Árbol de la vida: significado, qué es y origen – CON FOTOS

Árbol de la vida: significado, qué es y origen - CON FOTOS

Seguro que en más de una ocasión has visto un tatuaje del árbol de la vida y es que se trata de un símbolo viejísimo que oculta un enorme mensaje sobre nuestra vida. En general, este árbol representa nuestra existencia, desde que nacemos con las raíces arraigadas al suelo, hasta el momento en que llegamos al final de nuestra vida. En este artículo de Sabioz vamos a descubrirte el significado del árbol de la vida como su origen, de esta forma, podrás entender de una vez por siempre y en todo momento qué es lo que significa este símbolo que tantas personas deciden marcar en su piel.

Qué es el árbol de la vida: definición fácil

Tienes que saber que el árbol de la vida, normalmente, hace referencia al ciclo de la vida. Sin embargo, se trata de un símbolo que puede tener diferencias significativas dependiendo de la cultura en la que lo encontremos. No obstante, la base es siempre y en todo momento la misma: este árbol representa nuestra vida desde el nacimiento hasta nuestro fin que es cuando el árbol llega a los cielos. El tronco representa esa unión entre la vida y la muerte que es la vida y todas las ramas que aparecen en el árbol son los múltiples caminos que nos podemos localizar pero que, al final, todos acaban llevándonos a nuestro tronco.

Este símbolo ha formado una parte de muchas religiones como, por ejemplo, la cristiana, la judía o la celta y, además ha sido tratado como un símbolo puramente espiritual y de desarrollo personal. De hecho, esta última lectura de este árbol es la que ha hecho que muchas personas hoy en día luzcan esta imagen en sus pieles o en su vestimenta.

Árbol de la vida: significado, qué es y origen - CON FOTOS - Qué es el árbol de la vida: definición sencilla

Origen del árbol de la vida

Pero vamos a dialogar ahora sobre el origen del árbol de la vida. Como ya hemos dicho, muchas religiones le han dado múltiples significados al árbol de la vida, por eso, ahora vamos a examinar ciertas de las más esenciales con sus interpretaciones pertinentes.

En la religión judía

Los hebreos además hicieron del árbol de la vida un símbolo principal de su cultura. Sin embargo, este árbol estaba formado por 10 nodos que estaban todos conectados entre síes, algo que representaba la armonía y la restauración de la paz en el planeta. Este significado que aparecía en la vieja Kabbalah fue reinterpretado por muchas otras tradiciones religiosas como, por ejemplo, el cristianismo. Para los judíos, este árbol hace referencia, además, a que hay una fórmula muy compleja de existencia y creación, o sea, de los terrenal a lo divino.

El árbol de la vida en el cristianismo

En la religión cristiana se calcula que el árbol de la vida es el mismo árbol que Dios plantó en el paraíso perdido. Ese árbol que dio una manzana como fruto y en el que la serpiente persuadió a Eva. En la Biblia aparece esta referencia al árbol de la vida, como en el Génesis donde se apunta que tenía propiedades mágicas en tanto que podía ofrecer la inmortalidad.

En la concepción cristiana, muchas veces se ha equiparado el árbol de la vida con la cruz de Cristo. El motivo de este símil es pues el árbol da la vida a la humanidad, igual que hizo la cruz. Este árbol aparece descrito como uno espléndido, pasmante, que llegaba más alto que los misos cipreses y que no era comparable a ningún otro árbol del jardín de Dios. Se describe como un árbol con muchas ramas y con una altura que era capaz de llegar prácticamente a las nubes.

En la cultura celta

El origen del árbol de la vida además debe buscarse en la cultura celta donde, desde siempre y en todo momento, los árboles han sido seres vivos con una gran relevancia. El motivo de ello es que, para los celtas, los árboles les resguardaban del frío y de la lluvia, les daba la madera para crear fuego, además les daban frutos para su comestible y les dejaban edificar sus casas gracias a la madera. Por tanto, los árboles eran muy venerados por los miembros de esta cultura.

Además, los árboles eran considerados como los símbolos de la vida en tanto que podían comunicarse con el ambiente de una manera completa: con la tierra gracias a sus raíces, con el exterior gracias al tronco y con el cielo gracias a las ramas. Para los celtas, el árbol era el ser vivo que podía comunicar la tierra con el cielo y, por esta razón, era tan respetado.

El árbol de la vida en la cultura norteña

Los nórdicos fueron los que le dieron un visión pagana a este árbol en tanto que no configuraron su simbología con ninguna religión en específico. Para ellos, el árbol era un ser infinito, no tenía ni principio ni fin. La energía entre él se movía de forma ascendiente y descendente y, por eso, se estimaba que comer los frutos de un árbol sostenía a las personas jóvenes y en plena forma.

Árbol de la vida: significado, qué es y origen - CON FOTOS - Origen del árbol de la vida

El significado del árbol de la vida y sus interpretaciones

Ahora que conocemos el origen y qué es el árbol de la vida, es interesante que nos detengamos a conocer cuál es su significado base y las diferentes interpretaciones que se le puede dar a este símbolo. Básicamente, debemos partir de la idea de que el significado de este árbol se relaciona con las propias partes del mismo, o sea:

  • Raíces hundidas en la tierra
  • El tronco que crece de lo que se alimentan las raíces
  • Las ramas que se confunden y se bifurcan
  • Las hojas que son los elementos que se hacen cargo de recoger el agua y, por ende, la fuerza
  • Los frutos que aparecen gracias al buen estado del árbol

Estos elementos son los que forman al árbol y, en sentido metafórico hablando, además son los que conforman nuestra existencia. Además de esto, no debemos olvidar que los árboles son esenciales para que haya vida en la Tierra pues nos proveen de oxígeno, por ende, un árbol además puede hacer referencia al mismo acto nuestro de respirar, que es esencial para poder estar vivos.

Las hojas del árbol de la vida son las que ofrecen su “curación” en tanto que lo provee del agua que cae del cielo y deja que esté fuerte y sano. Y estas hojas, vistas desde cierto punto de vista más metafórico, son nuestras herramientas para poder curarnos a nosotros mismos, una curación no vista desde cierto punto físico sino, sobre todo, espiritual.

Los elementos en el árbol de la vida

Además de esta connotación con el ciclo de la vida, este árbol además está relacionado con los 4 elementos de nuestro planeta, o sea: el aire, el agua, el fuego y la tierra. Todas estas fuerzas esenciales en nuestro planeta son las que dejan dar la vida al árbol. Por lo que, ahora, vamos a examinar de dónde proceden estas fuerzas y de qué manera asisten a que el árbol esté en perfectas condiciones:

  • Fuego: la luz solar es la que deja que el árbol de la vida pueda nacer y crecer
  • Tierra: este es el factor que provee al árbol de comestible en tanto que nutre las raíces
  • Agua: el agua se filtra por las raíces y por las hojas y le da la esencia vital de la vida pues, sin agua, el árbol no podría dar frutos y dar comestible
  • Aire: el árbol de la vida llega hasta lo más alto, hasta el aire, y gracias a esto puede favorecer el medio ambiente y ofrecernos, a nosotros, el oxígeno para poder respirar

Por tanto, este género de árbol es un ser vivo que se adentra en el planeta Tierra de una manera plena y profunda. La abraza con sus raíces, precisa al Sol para poder crecer y extender sus raíces y de la lluvia y del aire es de donde puede crear vida y comestible.

Árbol de la vida: significado, qué es y origen - CON FOTOS - El significado del árbol de la vida y sus interpretaciones

Si quieres leer más artículos similares a Árbol de la vida: significado, qué es y origen – CON FOTOS, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Cultura y Sociedad.

Deja un comentario