Características del estilo vanguardista en decoración

Si en la actualidad hiciéramos una investigación del interiorismo en los hogares, muy probablemente hallaríamos el estilo vanguardista a la cabeza de las mayores tendencias para el diseño de interiores. El estilo vanguardista supone modernidad, tecnología y sobre todo comodidad en el hogar, con espacios extensos y lumínicos, líneas fáciles y formas simples.

Para crear un ambiente como este son tres los conceptos que debes tener claros: el color, el moblaje y la decoración. Continúa leyendo este artículo de Sabioz y descubre cuáles son las características particulares del estilo vanguardista en decoración y de qué forma puedes integrarlo en los espacios de tu hogar.

Colores de estilo vanguardista

El color es un factor esencial para conseguir los espacios extensos (que no grandes) y con buena iluminación que caracteriza al estilo vanguardista, pues es clave para promover el paso y el reflejo de la luz.

Las paredes de las estancias deben ser preferiblemente blancas, aunque una pared puede resaltar en un color más atractivo con el que combinen el resto de elementos ornamentales de la estancia o con un papel pintado original que tome el estrellato.

Una de las tendencias de color más frecuentes en este estilo es combinar los blancos y negros con un color más potente que destaque y de vida a la estancia como un violeta, rojo o rosa, por ejemplo.

Características del estilo vanguardista en decoración - Colores de estilo vanguardista

Mobiliario

El moblaje de estilo vanguardista acostumbra a ser de aluminio, acero o PVC, aunque tampoco está absolutamente limitado la utilización de los muebles en madera, siempre y en toda circunstancia y cuando sepan amoldarse a las líneas fáciles que caracterizan a este estilo.

Si vas a decorar el salón con este estilo, es preferible que la superficie del sofá sea plana y que aportes un toque diferente con los estampados en otros textiles de dimensiones más reducidas, como, por ejemplo, los cojines, las alfombras o las mantitas que ponemos en invierno sobre el sofá. Destacan los sofás bajos, rectos y de líneas fáciles, como las lámparas verticales de diseño o las empotradas en las paredes y las vitrinas de cristal modernas y con un aire futurista.

Es esencial que tengas en mente la premisa de menos es más, pues una de las principales características particulares del estilo vanguardista en decoración es la de contar con escasos elementos que consigan crear un espacio de confort y comodidad, pero sin sobrecargar la estancia.

Si quieres plasmar este estilo en tu salón, puedes inspirarte con las ideas y consejos que mostramos en el artículo Cómo decorar un salón moderno.

Estilo vanguardista: decoración

El espacio extenso del que charlábamos antes no es otra cosa que repartir los muebles y los elementos ornamentales (que deben ser más bien pocos) de una manera en la que haya espacio suficiente para no sentirnos estresados y para poder pasar con sencillez por cualquier rincón. Por lo tanto, una buena organización es el punto básico de partida para un buen planteamiento.

Algunos complementos idóneos para decorar tu casa con estilo vanguardista son los cuadros con fotografías, las inmensas lámparas o los espéculos, por ejemplo. También puedes optar grandes jarrones, estatuas y cuadros muy modernos.

Si quieres leer más artículos similares a Características del estilo vanguardista en decoración, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Interiorismo y Decoración.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario