Cómo adecentar el ombligo

A veces, en el momento de bañarnos vamos tan deprisa que se nos puede olvidar adecentar ciertas partes que están más ocultas, como puede ser el ombligo. Quizás no le das la relevancia suficiente a adecentar esa parte del cuerpo, y aunque solo se precisa agua y jabón para mantenerlo limpio, hay que hacerlo con bien, cuidadosamente y de forma frágil.

En Sabioz te explicamos de qué forma adecentar el ombligo de la mejor forma, tanto en adultos como en bebés. También respondemos a ciertas dudas relacionadas con esta parte oculta del cuerpo y su cuidado.

Cómo adecentar el ombligo

Para aprender de qué forma adecentar bien el ombligo solo debes proseguirse estos pasos:

  • Aprovecha a limpiarlo en el momento en que te estés bañando, es lo mejor para mantenerlo bien limpio, pues se tratará de un momento que puedes introducir simple en tu rutina.
  • Utiliza jabón y agua para realizar la limpieza, ningún otro producto resulta necesario, excepto que te lo haya mandado el médico.
  • También puedes utilizar una toalla pequeña humectada para frotar cuidadosamente, o bien un bastoncillo o hisopo de algodón, y de esta forma quitar la suciedad que puede quedarse dentro, pues las pelusas y la suciedad se acumulan con sencillez dentro del ombligo. Cuando emplees una toalla o un bastoncillo, siempre y en toda circunstancia pásalo con suavidad
  • Una vez has acabado sécalo con suavidad para que no se puedan crear bacterias o hongos.
  • No uses aceites, cremas o lociones diariamente o en exceso a menos que te lo haya indicado tu médico, no es recomendable y posiblemente provoques que se creen más bacterias al quedar resto. Si empleas, aplica poquísima cantidad para que la piel pueda absorberlo todo de forma fácil.
  • Lávalo con más exuberancia en el caso de haber estado sudando, tras hacer ejercicio o en días calurosísimos.
  • Cómo saber si tengo algo en el ombligo

    Si sigues los pasos indicados en el momento de bañarte para sostener limpio tu ombligo, difícilmente se te amontonará pelusa o bien otros restos. Aun de esta forma, en el caso de sentir picores y/o irritación, lo mejor es que visites a tu médico para que te haga un análisis más profundo de esa zona.

    Además, en el caso de haber sudado mucho o vestido tejidos que sueltan pelo, por ejemplo lana, probablemente hayas amontonado algo de pelusa, con lo que es esencial tocar suavemente tu ombligo para ver si la notas y de esta forma poder limpiarla. Asimismo, si al pasar el dedo cuidadosamente notas algo embrutecido o una costra, te invitamos a ir al médico.

    En estos otros artículos de Sabioz te explicamos Por qué pica el ombligo y Por qué duele el ombligo.

    Costra en el fuerzo de un adulto: ¿por qué sale?

    Como venimos diciendo, la higiene del ombligo es muy esencial en las rutinas de limpieza diaria tanto en pequeños como en adultos De hecho, en los adultos pueden salir costras por carencia de higiene y se puede generar una infección llamada onfalitis.

    Es normal que un adulto pueda coger una infección en el ombligo o le salga una costra si no se tiene presente adecentar bien esa zona. En caso de una onfalitis en los adultos acostumbra a ser de evolución lenta, no se trata de una nosología y puede desaparecer con una buena higiene del ombligo. No obstante, en el caso de ver que en unos días la costra sigue ahí lo mejor es visitar al médico para que nos dé un antídoto más eficaz.

    Asimismo, pueden aparecer costras en el ombligo de un adulto, si se lleva un piercing mal curado o si se ha rascado fuerte, generando una pequeña herida. Si en tu caso tienes un piercing, aquí te contamos Cómo sanar un piercing inficionado en el ombligo.

    Cómo adecentar el ombligo de un bebé

    Cuando nace un bebé se le debe recortar el cordón umbilical. A partir de entonces, resulta necesario sostener una limpieza profunda y rutinaria de esa parte hasta el momento en que el resto del cordón umbilical se seque y caiga por sí mismo. Suele tardar entre 8 y 10 días y una vez desprendido deja una pequeña herida que cicatriza a los 3 o 5 días. Durante este tiempo, y además incluso unos días después, el cuidado del ombligo de un bebé debe hacerse con productos como clorhexidina, un líquido desinfectante, para evitar las infecciones.

    Pasado este tiempo y con el cordón umbilical caído, adecentar el ombligo del bebé debe proseguirse siendo una parte de la rutina de baño para evitar que se ensucie, se amontonen bacterias perjudiciales y pueda inficionarse. Es muy esencial que quien lo bañe tenga las manos bien limpias y con un tanto de jabón y una esponja suave lo lave con delicadez. A la hora de secarlo debe hacerse cuidadosamente y observando que no se le quede agua dentro, si resulta necesario se puede utilizar un disco de algodón para retirar las gotas de agua que queden.

    En en caso de que se le cree alguna costra, alguna pequeña herida o tenga un color rojizo, lo primero que se debe hacer es pedir hora al pediatra, para evitar una infección o tratarla cuanto antes si ya la hay.

    Este artículo es meramente informativo, en Sabioz no tenemos capacitad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún género de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier género de condición o malestar.

    Si quieres leer más artículos similares a Cómo adecentar el ombligo, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

    Deja un comentario