Cómo adecentar las amígdalas

El sistema inmunitario humano cuenta con distintos órganos encargados de rechazar, combatir y quitar anticuerpos que puedan provocar infecciones en el organismo. Uno de ellos son las amígdalas, esas pequeñas masas de tejido que se encuentran en el fondo de la garganta. Las amígdalas detienen los agentes patógenos en la boca, evitando que entren al resto del cuerpo.

Puesto que las amígdalas asisten a prevenir un sinnúmero de enfermedades y son una de las primeras líneas de defensa del cuerpo, son propensas a inficionarse y además inflamarse. La aparición de tonsilolitos en las amígdalas es común y pueden provocar desde mal aliento hasta infecciones graves. Para prevenir que aparezcan, es necesario limpiarlas con regularidad y cuidarlas. En Sabioz, te contamos de qué forma adecentar las amígdalas y de qué forma tratarlas si se inficionan.

Por qué hay que adecentar las amígdalas

Las afecciones más habituales de las amígdalas son la amigdalitis y la aparición de tonsilolitos, aunque acostumbra a haber una confusión extendida entre los dos términos. Los tonsilolitos son unas bolas blancas en la garganta que se acumulan a raíz de sales minerales, al paso que que la amigdalitis es la inflamación de las amígdalas causada, en su mayor parte, por la infección de un virus.

Estos puntos blancos en las amígdalas, además conocidos como cáseum, aparecen por diferentes causas. Pueden deberse a una mala higiene bucal (tanto en el cepillado de los dientes como en el lavado de la lengua) como a una deficiencia en las glándulas salivales. Estos cálculos provocan múltiples síntomas a tener en consideración como la halitosis, molestias en el momento de tragar, dolor en los oídos y en la garganta.

Para evitar los dos inconvenientes, es de máxima relevancia adecentar las amígdalas con regularidad y sostener una buena alimentación. Aquí te dejamos algunos consejos generales para prevenir las dos enfermedades:

  • Cuidar tu alimentación cuidará además tu garganta: no abuses de productos ácidos y con mucha grasa.
  • Visita al médico de forma inmediata al sentir una leve molestia en las amígdalas: si se deja pasar un buen tiempo, la inflamación va a aumentar y puede derivar en enfermedades más graves.
  • Sé muy precavido con la higiene de la boca, la lengua y los dientes: es esencial para eliminar los virus y las bacterias que habitúan a entrar a la boca.

Si quieres conocer más sobre Cómo evitar tener anginas, te invitamos a visitar nuestro artículo al respecto donde ampliamos todos nuestros consejos.

Cómo adecentar las amígdalas para evitar el mal aliento

Hay muchas formas de sostener una buena higiene en las amígdalas. Existen distintos antídotos caseros para adecentar las amígdalas, evitar la halitosis y prevenir infecciones. Descubre de qué forma adecentar las amígdalas de forma natural con ciertas de las opciones mejores:

Enjuagar la boca con agua salobre

El enjuague con agua salobre es buen tratamiento para sostener las amígdalas sanas. Para hacerlo apropiadamente solo debes tener en consideración lo siguiente:

  • Mezcla un tanto de sal (dos cucharadas) con agua hervida.
  • Haz gárgaras mañana, tarde y noche para adecentar las amígdalas.
  • Esto te ayudará a evitar infecciones y el mal aliento.
  • Enjuagar la boca con vinagre de manzana

    Los niveles de acidez del vinagre de manzana asisten a adecentar las glándulas y alejan el mal olor de tu boca. Para emplear este antídoto natural, solo sigue estos pasos:

  • Mezcla medio vaso de agua con medio vaso de vinagre de manzana
  • Enjuaga bien tu boca tras comer y antes de cepillarte los dientes.
  • La vinculación de los tonsilolitos con el mal aliento ha sido objeto de estudio para los estudiosos. Un estudio publicado en la revista Otolaryngology Head and Neck Surgery[1]afirma que el 3 % de los casos de halitosis se deben a las piedras en las amígdalas. Sin embargo, la publicación destaca la necesidad de realizar más investigaciones con la intención de establecer con mayor precisión una relación a nivel científico probada.

    Por otro lado, un informe de la revista Journal of Surgical Case Reports[2] asegura que la magnitud de los tonsilolitos se debe tener muy en consideración para saber de qué forma tratarlos, en tanto que sus síntomas pueden cambiar en gravedad. En función del tamaño de estas piedras, los antídotos caseros pueden servir para suprimirlas en casos leves. Por el contrario, en casos más graves, será preciso decantarse por un tratamiento médico recetado por un especialista.

    Cómo adecentar las amígdalas inficionadas

    Si tu sacrificio por cuidar tus amígdalas ha sufrido algún revés y para finalizar se han inficionado, hay otros antídotos para limpiarlas y, en consecuencia, curarlas. Los hisopos, los antibióticos y la cirugía son ciertas de estas soluciones. Sin embargo, es muy esencial que visites a tu médico antes de decantarse por cualquier género de tratamiento, pues las infecciones son sensiblemente más frágiles de tratar.

    Limpiar las amígdalas con hisopos

    Si quieres saber de qué forma quitar los tonsilolitos, los hisopos son uno de los métodos más usados. Algunas personas los emplean para adecentar con delicadeza las amígdalas. No obstante, su empleo precisa de cierta capacitación médica para evitar empeorar el inconveniente al emplearlos. Te recomendamos que consultes con un médico anteriormente antes de limpiarlas por tu cuenta.

    Tratamiento mediante antibióticos

    La amigdalitis requiere antibióticos para solucionar de forma inmediata las vicisitudes que afloran para tragar comestibles y líquidos, pero siempre y en toda circunstancia deben ser tratamientos bajo prescripción médica. Suelen tener una duración máxima de 10 días.

    Si quieres adecentar amígdalas con pus, ten presente que será el médico el que deberá drenar el pus amontonado en ellas. Además, te recetará antiinflamatorios y antibióticos para tratar la infección si la hay. No debes adecentar el pus con tus manos o con hisopos, pues seguirá apareciendo y podrías causarte heridas más graves.

    Cirugía

    La amigdalectomía es el tratamiento más extremo para las amígdalas inficionadas. Es un procedimiento en el como se extraen las amígdalas y se realiza frente a la nula eficiencia de antídotos y tratamientos precedentes para sanar la infección.

    Extraer las amígdalas es una resolución frágil, pues quitarlas tiene como consecuencia el debilitamiento del sistema inmunitario. Por esta razón, he de ser la última solución y se reserva, sobre todo, para casos de amigdalitis crónica o para infecciones muy graves.

    Si padeces de anginas o amigdalitis, puedes calmar el dolor y sanarte más velozmente con estos Remedios caseros para la amigdalitis.

    Este artículo es meramente informativo, en Sabioz no tenemos capacitad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún género de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier género de condición o malestar.

    Si quieres leer más artículos similares a Cómo adecentar las amígdalas, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

    Referencias

  • Ferguson, M, Aydin M, Mickel J. (2014). Halitosis and the tonsils: a review of management. Publicado por National Institutes of Health. Consultado el 14 de noviembre de 2019. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25096359
  • Dykes M, Izzat S, Pothula V. (2012). Giant tonsillolith – a rare cause of dysphagia. Publicado por National Institutes of Health. Consultado el 14 de noviembre de 2019. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3649527/
  • Deja un comentario