Cómo aplicar vitamina C en el rostro

La vitamina C es un nutriente que no debe faltar en nuestra alimentación si queremos tener un sistema inmune saludable, además de esto de asistirnos a pelear contra la capacitación de los radicales libres que pueden generar el envejecimiento prematuro de las células y condiciones como el cáncer. Pero este ingrediente es además clave para asegurar la salud de nuestra piel, ayudándonos a que luzca sensiblemente más saludable, preciosa y singularmente joven.

¿Quieres incorporarla a tu rutina de belleza pero no sabes de qué manera? Sigue leyendo, pues en Sabioz.com te explicamos de qué manera aplicar vitamina C en el rostro y conseguir los mejores beneficios.

Beneficios de la vitamina C sobre la piel

Ingerir comestibles ricos en vitamina C es muy esencial para sostener nuestro sistema inmune saludable al paso que impedimos el envejecimiento prematuro de las células. Pero si queremos conseguir un efecto potente sobre la piel de nuestro rostro, entonces no es suficiente con consumir este nutriente en nuestra dieta, lo mejor es decantarse por su aplicación tópica para conseguir los mejores resultados.

Entre los beneficios de aplicar vitamina C en la cara destacan:

  • Sus altas propiedades antioxidantes, protegiendo la piel del rostro de los daños ocasionados por los radicales libres que afectan su juventud, iluminación y apariencia.
  • El efecto en la aminoración observable de las arrugas y líneas de expresión debido a que contribuye a la producción de colágeno. Esto al tiempo ayuda a retrasar la producción de nuevas arrugas.
  • Mejora la apariencia de pieles maltratadas por el sol, ayudando a reducir el daño que la dermis ha sufrido y previniendo futuras marcas debido a la exposición solar.
  • En una concentración superior al 10%, asisten a reducir la presencia de máculas en el rostro, mejorando la apariencia uniforme de la piel.
  • Mejora la circulación sanguínea, haciendo que las cremas y tratamientos faciales que aplicamos funcionen mejor.
  • Disminuye la inflamación en la piel y la hace lucir más sana y preciosa. La vitamina C aplicada en el rostro es idónea para reducir bolsas, zonas enrojecidas o áreas inflamadas.
Cómo aplicar vitamina C en el rostro - Beneficios de la vitamina C sobre la piel

Para quién se aconseja y de qué manera se aplica

En términos generales, la aplicación de vitamina C en el rostro es recomendable para:

  • Personas mayores de 30 años pues contribuye a la producción de colágeno y a la lucha contra el envejecimiento prematuro de la piel, que comienza a patentizarse desde esta edad.
  • Quienes cuentan con la piel del rostro muy dañada por el sol, esto puede presentarse en personas de cualquier edad, incluso menores de 30 años. En esos casos además se aconseja la aplicación de este nutriente de forma tópica.
  • Personas con la piel opaca, con falta de iluminación y aspecto cansado. Este nutriente ayuda a mejorar la apariencia de la dermis combatiendo estas condiciones.

En personas con eccemas, alergias, piel altamente sensible o demasiado bronceada, como en zonas en las que hay verrugas o herpes, no se aconseja la utilización de productos con vitamina C.

¿Cómo aplicar este nutriente en la cara?

Como explicaremos en los siguientes pasos, hay distintas formas de aplicar vitamina C en el rostro, no obstante es recomendable hacerlo siempre y en toda circunstancia con la cara bien limpia y en las noches, nunca en el día. La vitamina C se oxida con el sol, con lo que al aplicarla de día sus efectos no serían los esperados, al tiempo en las noches contribuye a regenerar la dermis siendo sensiblemente más eficaz y potente.

Debe aplicarse directamente sobre la piel, nunca sobre el maquillaje o de protectores solares, en tanto que en esos casos su absorción quedaría limitada.

Vitamina C en productos de cosmética

La forma más simple y común de aplicar vitamina C en el rostro es por medio de productos de cosmética enriquecidos con este nutriente, aunque en los centros estéticos además se puede decantarse por tratamientos faciales profesionales que aportan una buena dosis de este nutriente, ofertando iluminación a nuestra piel.

Los productos con vitamina C que más encontraremos en el mercado son:

  • Ampollas: se aplican directamente sobre la dermis como crema facial, las mismas ofrecen distintas concentraciones de vitamina C que van generalmente desde el 5 al 20% y pueden incluir otros nutrientes como vitamina E o propiedades hidratantes. Una vez abiertas debes emplearse en un plazo máximo de 24 horas o la vitamina se oxidará quedando inútil, pueden emplearse diariamente si se busca un resultado inmediato o intenso, o 3 veces a la semana en el caso de pieles jóvenes que deseen sostener la salud.
  • Sérums: ideales para pieles grasas, su textura ligera deja una simple aplicación. Se trata de productos enriquecidos con vitamina C que habitúan a emplearse como tratamiento intensivo durante 10 días consecutivos, aportando iluminación y alimentación al rostro. Ideales para las personas con la piel opaca o maltratada por el sol.
  • Cremas: es el producto idóneo para quienes desean disfrutar de los efectos de esta vitamina liposolubre a largo plazo, mezclada por norma general con otros compuestos que ofrecen propiedades hidratantes o antiedad en cremas nutritivas.
  • Vitamina C en polvo: este producto se mezcla con la crema o el suero de nuestra preferencia aportando de esta forma todos los beneficios de este nutriente a la dermis. Es una buena alternativa para quienes se sienten contentos con su línea de cosméticos pero desean agregar los beneficios de esta vitamina liposolubre a su rutina.
Cómo aplicar vitamina C en el rostro - Vitamina C en productos cosméticos

Mascarillas caseras con vitamina C

Esta claro que agregar un producto cosmético enriquecido con vitamina C en tu rutina de belleza marcará la diferencia, pero además de esto puedes decantarse por alternativas caseras que te ayudarán a disfrutar de los efectos de este nutriente sobre tu piel.

Aplica cualquiera de estas dos mascarillas siempre y en toda circunstancia con el rostro bien limpio y exfoliado y en las noches. Puedes utilizarlas una vez a la semana.

Mascarilla reafirmante y lumínica

Esta alternativa combina las propiedades nutritivas de la yema de huevo, la hidratación de la miel y el poder antioxidante y luminoso de la vitamina C para crear una mascarilla de simple aplicación que aporta buenos resultados. Para hacerla precisas:

  • 1 yema de huevo
  • 1 cucharada de miel
  • 1 pastilla efervescente de vitamina C

Bate la yema de huevo con la miel hasta conseguir una mezcla uniforme, después disuelve pastilla de vitamina C en una cucharada de agua y además incorpora al resto de la mascarilla. Aplica sobre el rostro limpio con una esponja o pincel y deja actuar durante 15 minutos. Retira con agua templada y disfruta de una piel preciosa.

Mascarilla nutritiva de naranja

Fácil y veloz de realizar, esta alternativa aporta hidratación y purifica el rostro gracias a la miel, al paso que que nos ofrece un buen contenido de vitamina C debido a los poderes del jugo de naranja natural. Para hacerla precisas:

  • 1 cucharada de miel
  • El jugo de una naranja recién exprimido

Mezcla los dos ingredientes hasta conseguir un producto homogéneo, aplica sobre el rostro limpio y anteriormente exfoliado y deja actuar durante 15 minutos. Retira con agua templada y disfruta de una piel llena de luz.

Cómo aplicar vitamina C en el rostro - Mascarillas caseras con vitamina C

Si quieres leer más artículos similares a Cómo aplicar vitamina C en el rostro, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario