Cómo cerrar una dilatación de oreja

¿Estás pensando en cerrarte la dilatación que tienes en la oreja? Es posible volver a recuperar el tamaño natural del lóbulo de la oreja, siempre y en toda circunstancia y cuando, la dilatación no haya excedido más de 10 milímetros de diámetro pues, si es de esta forma, será más difícil que la piel se regenere y se cierre por completo. De todas formas, hay un procedimiento quirúrgico que te ayudará a tener de nuevo la oreja que tenías antes de hacerte este piercing y, por ende, con una fácil intervención te quitarán el exceso de piel para cerrar la abertura lo máximo posible. En este artículo de unComo vamos a informarte sobre de qué forma cerrar una dilatación de oreja descubriéndote todas las formas que existen hoy en día y que te ayudarán a lograrlo.

Pasos a proseguirse:

Debes saber que para poder cerrar una dilatación de oreja es esencial que tengamos presente múltiples aspectos precedentes como, por ejemplo, el tamaño de la dilatación. En principio, los agujeros que se han extendido más de 8 o 10 milímetros son más bastante difíciles de cerrar que los menores pues, probablemente, la piel se ha roto y es difícil de reparar. En estos casos, lo que los especialistas aconsejan es que se pongan a cargo de un cirujano que, con una fácil operación, van a devolver el aspecto natural de la zona.

Además de esto además debemos tener en cuenta el trato que le has dado al agujero, esto es, si llevabas pesados piercings o materiales de un enorme peso, probablemente el tejido de la dermis se haya desgarrado y resulte más difícil que se repare.

Para comenzar a cerrar una dilatación te invitamos a que empieces a hacerlo de forma progresiva, metiendo en tu oreja expansores que sean más pequeños que el que empleas hoy en día; de esta forma, la piel se amoldará al nuevo tamaño y, poquito a poco, irá empequeñeciéndose. Por ejemplo, si empleabas un pendiente de 10 mm, colócate ahora uno de 9 mm que, a simple vista, apenas se aprecia la diferencia pero tu piel sí que lo apreciará.

Se aconseja que uses este pendiente de menor tamaño durante, por lo menos, una semana pues este es el tiempo medio que tardará tu piel en volver a ponerse al nuevo tamaño. Pasado este tiempo podrás reducir de nuevo el tamaño del pendiente y volver a dejar pasar 7 días o hasta el momento en que aprecies que la piel se ha encogido. La semana es el tiempo estándar pero, dependiendo de cada persona, probablemente necesite más días para repararse conque ve verificándolo tú.

Existe otro procedimiento que te dejará cerrar la dilatación sin cirugía como, por ejemplo, aplicar aceites esenciales que tengan propiedades regenerativas y, por ende, aceleren la curación de esta “herida” o “cicatriz” que nos hemos hecho a conciencia. Para realizar este tratamiento, lo primero es que nos quitemos el pendiente y, después, deberemos hacer un suave masaje en el lóbulo con aceite de jojoba o vitamina E, dos aceites que asisten a cicatrizar más veloz.

También puedes decantarse por aplicar gel de aloe en tanto que esta planta cuenta con interesantes propiedades cicatrizantes y regeneradoras que son ideales para esta situación. Si tienes una planta en casa, te invitamos a este otro artículo sobre de qué forma hacer gel de aloe.

Cómo cerrar una dilatación de oreja - Paso 3

Cuidar al máximo la salud de la piel además te ayudará a que sane más veloz, por eso, te invitamos a que tras cada ducha o antes de dormir le des un extra de hidratación a la piel de la dilatación para que, de esta forma, esté adecuadamente nutrida y saludable. Además, humidificar la zona además te ayudará a suprimir la piel fallecida y, por ende, evitar infecciones, rubicundeces o irritaciones.

Existe además otro truco para cerrar un dilatación en la oreja consistente en aplicar una crema de hemorroides. Sí, sí: ¡has oído bien! Estos bálsamos asisten a cicatrizar la piel y reducir la expansión que haya sufrido (de esta forma sea por hemorroides como por otros factores, como un pendiente). Si no acaba de persuadirte esta idea, puedes adquirir en la farmacia cremas singulares para las orejas dilatadas que tienen el mismo objetivo: regenerar la dermis y acelerar su cicatrización.

Aplica esta crema sobre la yema de tus dedos y frota con suavidad el lóbulo de la oreja haciendo un suave masaje para que, de esta forma, los principios activos penetren de manera profunda. Repite este procedimiento cada noche antes de dormir y, poquito a poco, verás de qué forma el tamaño ha disminuido.

Cómo cerrar una dilatación de oreja - Paso 5

Si ninguno de estos trucos marchan, la última opción que tienes para cerrar la dilatación es recurrir a la cirugía. Las personas con dilataciones muy grandes habitúan a tener que someterse a este género de intervención para volver a recuperar el tamaño natural del lóbulo de la oreja. Se trata de un fácil procedimiento en que se acostumbra a utilizar un escalpelo cilíndrico con el que se realizan distintos puntos de sutura.

Lo que se busca con esta práctica es suprimir el exceso de piel que ha dejado la dilatación. Normalmente se realiza una incisión vertical que elimina la piel interior de la dilatación y, de esta forma, se puede unir de nuevo. Esta intervención deja cicatrices que, normalmente, se esconden tras la oreja.

Si quieres leer más artículos similares a Cómo cerrar una dilatación de oreja, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario