Cómo cuidar un ficus benjamina

Cómo cuidar un ficus benjamina

El ficus benjamina es una planta originaria del sur y sudeste asiático. En general, es una planta bastante frágil, sobre todo, cuando se opta por el ficus benjamina bonsái, que es menos resistente que el árbol ficus benjamina. De hecho, aunque son de la misma especie, tienen diferencias cuando a los cuidados que precisan.

Las enfermedades comunes del ficus benjamina son de la misma manera diferentes en el bonsái y en el árbol. Si tienes una de estas plantas o bien quieres tener una, desde Sabioz te explicaremos de qué forma cuidar un ficus benjamina para que lo tengas saludable y viva durante mucho tiempo en tu casa. Además, también te señalamos determinados inconvenientes comunes como las hojas amarillas en el ficus benjamina y otras de sus afecciones para que sepas qué le sucede.

Los cuidados del ficus benjamina bonsái

El ficus benjamina bonsái está más indicado para estar situado dentro de la residencia y en zonas en las que haya mucha luz. Sin embargo, también se puede situar en zonas de exterior, pero en las que no dé directamente el sol, en tanto que siempre y en toda circunstancia es recomendable que le intentes un lugar en semisombra.

Esta no es la única particularidad que se debe tener en cuenta al cuidar un ficus benjamina, en tanto que también es esencial prestar atención a otros aspectos:

  • Regar: el ficus benjamina bonsái siempre y en toda circunstancia debe tener la tierra algo húmeda. Es esencial que no se seque nunca. No obstante, se debe evitar regarlo demasiado para que no se estropeen sus hojas. En general, la pauta es regarlo cada dos o tres días, aunque en verano puede ser preciso que lo hagas entre cuatro o cinco veces a la semana.
  • Tierra: la mejor tierra o sustrato para el ficus benjamina bonsái está compuesta durante más de un 50 por ciento de mantillo, cerca de un 30 por ciento de arena gruesa y cerca del 10 por ciento de turba negra.
  • Poda: hay toda vez que podar un ficus benjamina bonsái en primavera. Pero, además de esto, hay que fijarse en que el tallo tenga entre cuatro y seis hojas. La primavera es también la estación ideal para transplantarlo, siempre y en toda circunstancia cada un par de años.
  • Alambrado: puede hacerse en cualquier momento del año para proteger el tronco y las ramas.

Los cuidados del árbol ficus benjamina

Si se opta por tener un árbol ficus benjamina, los cuidados son diferentes a los de ficus benjamina bonsái. De hecho, lo primero que cambia es su ubicación pues, en un caso así, es mejor que esté en el exterior y en una zona ajardinada extensa y ubicada a pleno sol. Es una especie bastante resistente, llegando incluso a aguantar temperaturas de cuatro grados en negativo.

Además de estas particularidades para su ubicación, no hay que olvidar otras particularidades como, por poner un ejemplo, ubicarlo a más de 10 metros de suelos, cañerías o de otras plantas altas. Y, ¿por qué? La contestación es fácil: el árbol ficus benjamina tiene un sistema radicular bastante invasivo. Pero, aparte, es recomendable dialogar de otros cuidados de ficus benjamina:

  • Suelo: el suelo sobre el que se plante el árbol ficus benjamina no tiene por qué tener particularidades específicas. De hecho, puede estar en cualquier sustrato.
  • Riego: aunque este ficus benjamina no es muy exigente cuando a suelo, sí lo es para el riego, en tanto que la tierra no ha de estar seca durante mucho tiempo, sobre todo, en verano. En general, es suficiente tres veces a la semana en el verano y entre una y dos en el resto de temporadas. No obstante, sí requiere que haya un buen sistema de drenaje.
  • Trasplante: lo mejor es trasplantarlo en primavera y siempre y en toda circunstancia en días con temperaturas que superen los 15 grados centígrados.
  • Poda: es mejor hacerlo a fines del invierno.
  • Multiplicación: se hace bien sembrando sus semillas o bien por esquejes en primavera.
Cómo cuidar un ficus benjamina - Los cuidados del árbol ficus benjamina

Las enfermedades comunes del ficus benjamina

Al dialogar de los cuidados del ficus benjamina, no se pueden obviar las enfermedades. Y es que tanto el bonsái como el árbol enferman. Y, ¿cuáles son las enfermedades comunes del ficus benjamina? En realidad, están relacionadas con las plagas que más les afectan:

  • Araña roja: son unas arañas pequeñas -0,5 mm-, de color rojo que se quedan adheridas a las hojas del ficus benjamina. Su presencia se aprecia por la aparición de máculas amarillas, que se vuelven cobrizos con el tiempo.
  • Pulgón: estos parásitos son un tanto mayores que la araña roja, en tanto que tienen 0,5 centímetros de longitud. Además, pueden ser verdes, amarillos y cobrizos, encontrándose en tallos tiernos y hojas nuevas.
  • Cochinillas: se sitúan en las hojas y se aprecian por su aspecto de pequeñas escamas de color cobrizo o bien por ser como el algodón.
Cómo cuidar un ficus benjamina - Las enfermedades comunes del ficus benjamina

¿Qué les pasa a las hojas del ficus benjamina?

Además de las enfermedades comunes del ficus benjamina, hay otras situaciones en las que el bonsái o el árbol asemejan enfermos, aunque no lo están. Es algo que se aprecia en el estado de sus hojas y que, normalmente, está relacionado con los malos cuidados. Estas son las principales causas de cada característica:

  • Hojas amarillas: las hojas amarillas en el ficus benjamina están relacionadas con un exceso de agua. No obstante, este aspecto también puede deberse a una falta de nutrientes en la tierra o sustrato o bien de determinados minerales como el hierro.
  • Hojas negras o oscurecidas: sucede cuando está expuesto a bajas temperaturas, llegando incluso a haberse helado. También puede ser señal de la presencia de hongos.
  • Hojas con la punta seca: habitúan a aparecer cuando el ficus benjamina no está bien situado y está expuesto a muchas corrientes de aire que no favorecen su desarrollo.

Desde Sabioz, aguardamos haberte ayudado con estos consejos sobre de qué forma cuidar el ficus benjamina a conocer más sobre sus necesidades y lo que debes hacer para que esté en perfectas condiciones tanto si tienes un ficus benjamina bonsái como un árbol ficus benjamina. Si esta información te ha resultado útil, posiblemente te interesen los siguientes artículos:

  • Árbol de la exuberancia: Cuidados, Significado y Leyenda
  • Cómo cuidar la Planta de Jade
  • Cómo cuidar la Planta de Lisianthus

Si quieres leer más artículos similares a Cómo cuidar un ficus benjamina, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Jardinería y plantas.

Deja un comentario