Cómo cultivar tomate de árbol

Cómo cultivar tomate de árbol

Cuando pensamos en los tomates nos acostumbra a venir a la mente ese fruto de un rojo intenso, asociado al sol del verano y que crece en las huertas en forma racimos que se acumulan en las ramas de diferentes matas que medran a ras de suelo si no se ponen apropiadamente con espalderas para facilitarles su desarrollo. Sin embargo, además hay otro género de tomate que, aunque no es tan conocido, además he de ser considerado como un tomate de pleno derecho. Aunque, en un caso de esta forma, hablamos de tomates que medran en árboles.

Se trata de un fruto que se puede consumir tanto crudo como cocinado, igual que sucede con los tomates comunes. Es un fruto realmente útil en el momento de emplearlo en la gastronomía, con lo que convendría no perderlo de vista tanto para guisos para ensaladas. Si quieres conocer un tanto más de esta planta, como saber de qué manera cultivar tomate de árbol, sigue leyendo Sabioz y te lo contamos todo sobre el cultivo del tomate de árbol.

Qué es el tomate de árbol

El tomate de árbol, además llamado tamarillo o tomate arbóreo de Perú, es un género de tomate muy semejante al tomate usual pero que se identifica por crecer como un árbol frutal en lugar de hacerlo en mata en forma de arbusto como ocurre con los tomates más conocidos.

Aunque su origen lo encontramos en Sudamérica, singularmente en la zona andina, hoy día se puede localizar con sencillez en gran parte del continente americano, desde Argentina a Estados Unidos. Asimismo, además es un árbol popular en otras zonas tan dispares como pueda ser Nueva Zelanda, Kenia, Sudáfrica o, incluso, en países como India y Sri Lanka.

El árbol de tomate es un árbol de hojas perennes que puede conseguir hasta los cuatro metros de altura. Su fruto es muy semejante al tomate común, aunque, en un caso de esta forma, acostumbra a presentarse como un fruto más ovalado.

Puede que además te interese Beneficios del tomate de árbol.

Cómo cultivar tomate de árbol - Qué es el tomate de árbol

En qué se distingue el tomate de árbol de los tomates comunes

Como ya mentábamos, una de las particularidades que distinguen al tomate de árbol de los tomates comunes es que se trata de un árbol y no de un arbusto ni una mata. Asimismo, además su fruto es algo diferente al tomate común. En el caso del tomate de árbol, se trata de un fruto que tiene una forma más ovalada en lugar de redondeada. Además, aunque su sabor es semejante, en el caso del tomate de árbol puede decirse que se trata de un sabor más cercano al amargo, al paso que que, en el caso de los tomates comunes, lo más frecuente es que su sabor cambie entre el ácido y el dulce dependiendo de lo maduro que esté el fruto.

Por lo demás, se trata de una fruta con muchas coincidencias. Presentan diferentes tonalidades que pueden ir desde el verde al rojo intenso pasando por el amarillo y el rosa. Tiene una piel plana y brillante, y en su interior se pueden localizar las semillas repartidas en filas en torno al centro del fruto, igual que sucede con el tomate común. Además, sus particularidades nutricionales son muy similares, siendo una excelente fuente de vitamina C cuando se consume crudo.

Cuidados del árbol del tomate

Otra de las semejanzas entre el tomate común y el tomate de árbol la vamos a localizar en su forma de cultivo. El cultivo de tomate de árbol precisa de temperaturas medias, preferiblemente entre los 13 y los 24 grados. Al igual que sucede con el tomate común, el cultivo de tomate de árbol debe tener singular cuidado con las bajas temperaturas y las heladas, en tanto que podrían matar el árbol en una noche. Es por tal razón que su cultivo acostumbra a estar asociado a zonas ribereñas, donde las temperaturas habitúan a ser temperadas durante todo el año.

Riego del árbol del tomate

Por otro lado, además hay que tener en cuenta que se trata de un árbol singularmente sensible a las sequías. Requiere de rebosante agua, pero sin que las raíces se lleguen a pudrir. De hecho, lo más conveniente será que el suelo siempre y en toda circunstancia esté húmedo pero sin que llegue a encharcarse. Uno de los motivos con lo que hay que observar el exceso de agua es que se trata de un árbol singularmente sensible a la presencia de hongos, lo que podría verse acrecentado en el caso de un exceso de humedad.

El abono del árbol del tomate

Prefiere los suelos ricos, con lo que es recomendable abonarlo una vez por año, preferiblemente en primavera o en otoño. El abono tendrá que ser suave y en una cantidad moderada, lo que evitará que las raíces se quemen por un exceso de nutrientes.

Cuándo podar el árbol del tomate

Finalmente, además resulta conveniente podarlos una o un par de veces por año, preferiblemente a inicios de la primavera o finales del otoño, de forma que el árbol pueda aprovechar su energía en las partes más esenciales de sus ramas.

Ahora que sabes de qué manera cultivar tomate de árbol, posiblemente además te interese este otro artículo de Sabioz sobre Cómo cultivar aguacates.

Cómo cultivar tomate de árbol - Cuidados del árbol del tomate

Si quieres leer más artículos similares a Cómo cultivar tomate de árbol, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Jardinería y plantas.

Deja un comentario