Cómo desinficionar la lechuga

¿Sabes cuántas bacterias y gérmenes puede cobijar una simple hoja de lechuga? La verdad es que son muchos y también imagina, ahora, una hortaliza llena de ellos. Por suerte, aquí en Sabioz te vamos a enseñar cada detalle sobre la mejor forma de desinficionar la lechuga apropiadamente. No basta solo con llevar la hortaliza al grifo y bañarla con agua. Con ello solo conseguirás suprimir la suciedad observable, pero ¿qué ocurre con la que no se ve? Lo más seguro es que los microorganismos acaben en tu organismo al comer esta hortaliza y, aunque algunos son inofensivos o el cuerpo los combate sencillamente, otros son muy resistentes y pueden dar inconvenientes de salud.

Por ello, ahora, en el presente artículo, explicamos de qué forma desinficionar la lechuga apropiadamente para que la próxima vez que la comas no corras el riesgo de inficionarte de microorganismos, como bacterias, que afecten a tu salud de manera negativa.

Cómo lavar la lechuga

Lavar una lechuga no precisa de pasos enormemente elaborados. El proceso es muy semejante al que se usa con cualquier género de verdura. En Sabioz te enseñamos de qué forma hacerlo bien para que tus ensaladas y platillos no sepan a tierra o pesticidas. Saca lapicero y papel y anota los próximos pasos para lavar la lechuga apropiadamente:

  • Primero, debes hacerte con la lechuga, un cuchillo limpio y una tabla de picar.
  • Ahora, remueve las primeras hojas de la verdura, que componen la capa principal, en tanto que son las que poseen más pesticidas, bacterias y parásitos. Estas son reconocibles por su aspecto maltratado y amarillento o cobrizo, pues comienzan a oxidarse.
  • Posteriormente, debes separar las hojas sanas y llevarlas al grifo. Tienes que asegurarte que cada hoja reciba suficiente agua por las dos partes. Por supuesto, es necesario ser minucioso para que llegue rebosante líquido a todas las secciones de las hojas.
  • Luego las dejas secar y ya está. Aunque siempre y en toda circunstancia es recomendable, siguiente al proceso de lavado, hacer una desinfección completa de cada hoja de la lechuga para asegurarnos de suprimir cualquier parásito o microorganismo perjudicial que haya subsistido a la lavada.
  • en este otro artículo de Sabioz te contamos más sobre Cómo lavar la lechuga.

    Recuerda que si estás embaraza, o si preparas la lechuga para una mujer que lo esté, lo más conveniente es emplear los aparejos esterilizados, además de esto de lavar realmente bien tus manos con un jabón antibacteriano. El resto de los pasos para lavar verduras o una simple lechuga son idénticos, solo recuerda que después debe desinficionar las hortalizas. Más abajo te explicamos de qué forma.

    Cómo desinficionar la lechuga pasito a pasito

    Al momento de desinficionar la lechuga te aseguras de no ser abordado por bacterias o parásitos que pueden ser peligrosos para la salud. En Sabioz nos preocupamos por tu bienestar y por este motivo, también te vamos educar ahora de qué forma desinficionar la lechuga apropiadamente, solo debes proseguirse las próximas indicaciones:

  • Después del proceso de lavado explicado anteriormente, debes preparar un cuenco con agua.
  • Posteriormente, viertes 3 gotas de lejía de empleo alimenticio o yodo, también puedes emplear sal yodada, en el agua. Estos productos serán nuestros mejores aliados para desinficionar la lechuga.
  • Acto seguido, toma las hojas de lechuga, ya antes lavadas, y sumérgelas en la taza con agua tratada durante un máximo de 3 minutos, que son más que suficientes. Si pasa de ese tiempo posiblemente la lechuga pierda su textura crocante.
  • Después del proceso de desinfección toma las hojas de lechuga y lávalas con agua natural, o sea, que no sea del grifo.
  • Seguidamente, seca las hojas con papel de cocina. No emplees harapos, por el hecho de que la mayoría habitúan a estar contaminados.
  • Prepara tu plato preferido al gusto.
  • Ahora, si piensas si se podrá hacer el mismo proceso con todas las verduras, la verdad es que sí. Pero debes tener en cuenta que conforme la hortaliza, el tiempo de desinfección cambia entre 3 a 15 minutos. También es de recordar que las frutas o verduras que pasarán por un ciclo de cocción no requieren desinficionarse. Basta con darle una lavada profunda, de ser posible, empleando un cepillo para acudir a remover partículas microscópicas.

    También puede interesarte conocer Cómo conservar la lechuga por más tiempo.

    Por qué es tan esencial desinficionar verduras en el embarazo

    Un embarazo es algo frágil, en tanto que la mujer he de ser sensiblemente más cautelosa con lo que come y hace para proteger la salud de su bebé y la suya propia. Ahora, pensar en la alimentación en un embarazo nos lleva a opinar que las frutas y hortalizas son esenciales y esto es cierto, pero se debe tener mucho cuidado con la limpieza y desinfección de estos comestibles.

    Al no lavar y desinficionar una fruta o verdura apropiadamente, cualquier persona puede contaminarse con Toxoplasmosis. Si una mujer está en cinta podría existir alto riesgo de generar abortos, en tanto que puede afectar al feto directamente. Una vez que una mujer encinta está inficionada con el parásito, si su cuerpo no es inmune, las posibilidades de que el patógeno penetre la placenta son altas. Además, en el caso de no causarse la pérdida del feto, posiblemente al nacer el bebé presente dificultades de salud como infecciones oculares y también hidrocefalia, entre otras.

    Por otra parte, contaminarse con otro género de patógenos como el E. coli al consumir una verdura sin antes ser desinfectada es muy simple. La principal causa de polución se debe al empleo de agua para el regadío que está mezclada con estiércol de animales vacunos y rumiantes que están contaminados por el E. coli. Puedes darte cuenta que estás inficionado si presentas diarrea con presencia de sangre en las heces, fuerte dolor abdominal y vómito progresivo.

    A su vez, hay otras bacterias y gérmenes que pueden entrar en nuestro organismo mediante frutas y verduras mal lavadas y desinficionadas. Algunas de ellas son: Salmonella, Amebiasis, Estaphilococos aureus, Listeria y Leptospirosis, entre otras.

    Es de resaltar que no es suficiente con adecentar con agua, sino se requieren algunos pasos más para asegurar que las hortalizas y frutas estén 100% libres de patógenos y otros contaminantes, como pesticidas. Por ello, se aconseja realizar el lavado y después la desinfección.

    Si quieres leer más artículos similares a Cómo desinficionar la lechuga, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Comida y bebida.

    Deja un comentario