Cómo disimular una puerta

¿Alguna de las puertas de tu hogar te ha quedado inútil? Sí, somos conscientes de que asemeja extraño pero puede darse el caso de que una puerta ya no conduzca a parte alguna, ya no sea funcional o simplemente no esté puesta en el mejor lugar y rompa con la estética del diseño de cualquier estancia. Si alguna vez te has parado a pensar “¿qué hago con esta puerta?”, te invitamos a no dejar de leer el siguiente artículo de Sabioz.com y descubrirás de qué manera camuflarlas. Hemos recogido los mejores trucos para mostrarte de qué manera disimular una puerta: pintura, vinilos, estanterías, espéculos, tela… ¿Con qué opción te quedas?

Pasos a proseguirse:

Píntala del mismo color de la pared. La idea de uniformizar puerta y pared te ayudará a camuflarla a simple vista. Es una idea fácil, veloz y económica, con la que no perderás completamente la funcionalidad de tu puerta, pero conseguirás integrarla de forma homogénea en la sala o habitación en la que se encuentre. Puedes hacerlo, por ejemplo, con las puertas de un armario empotrado en la pared de la habitación. ¡Quedará total!

Cómo disimular una puerta - Paso 1

Otra buena opción para disimular una puerta y también integrarla, de esta manera, con tu pared es emplear vinilos. El papel pintado puede convertirse en tu mayor aliado para ocultar una puerta, además de esto, tienes rebosantes diseños y puedes seleccionar el que más se ajuste a tu estilo y a la decoración de tu estancia.

Eso sí, para conseguir un acabado total sería bueno que la puerta no tuviera marcos, de esta manera evitarías que su volumen entorpezca el resultado final. Con esta apuesta conseguirás que la puerta sea prácticamente inapreciable siempre y en toda circunstancia y cuando esté cerrada. Engañarás bien a los ojos y darás uniformidad y homogeneidad al espacio.

¿Y una pared panelada? Esta es una engrandece idea para disimular una puerta. Para realizar esta fácil opción solo debes emplear el mismo material en pared y puerta para esconder los límites de esta última. El material más empleado para ocultar la puerta con este procedimiento es la madera que además de esto le dará a tu estancia un espíritu moderno y moderno. Si quieres un acabado uniforme y esconder por completo tu puerta, esta es de las mejores soluciones.

Cómo disimular una puerta - Paso 3

Si quieres disimular una puerta, la tela siempre y en toda circunstancia podrá asistirte. Te proponemos crear una pared de tela o añadir una cortina que la disimule. Tan solo vas a deber seleccionar una tela que se adapte al estilo de la decoración de tu estancia y ponerla sobre la puerta. ¿Cómo? Puedes poner dos ganchos a los dos lados de la puerta (dentro del marco) y pasar un alambre por ellos para poder sostener la cortina con anillas, pinzas o ganchos. ¿Te apuntas?

¿Por qué no convertir la puerta en espejo? Esta idea es útil singularmente si tu puerta ya no tiene utilidad. De este modo, no solo conseguirás disimularla y camuflarla, sino le darás profundidad y espacio a la estancia. ¡Usa tu imaginación!

Por último, si tu puerta a dejado de tener funcionalidad en alguna estancia de tu hogar, de los mejores métodos para disimularla, ocultarla o bien ocultarla es poniendo un mueble delante de ella o creando tu mueble en ella. Para hacerlo, puedes emplear la puerta para colgar estanterías, por ejemplo, y llenarla de libros. ¡Qué mejor forma de ocultar una puerta!

Si quieres leer más artículos similares a Cómo disimular una puerta, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Interiorismo y Decoración.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario