Saltar al contenido

Cómo educar a mi cánido a no subir al sofá

15 mayo, 2022
Cómo enseñar a mi perro a no subir al sofá

¿Siempre que llegas a casa hallas el sofá lleno de pelos? Está claro que tu mejor amigo aprovecha tu ausencia para subirse al sofá y dormir cómodamente en sus agradables cojines. Si quieres corregir este hábito y evitar que se suba al sofá cuando tú no estés o cuando estés en casa puedes instruirle siguiendo unas pautas específicas que te ayudarán a trasmitirle el mensaje y que el cánido lo comprenda. En este artículo de unComo vamos a darte consejos para que sepas de qué forma educar a un cánido a no subir al sofá y que puedas, de esta manera, mejorar vuestra convivencia. Tan solo precisarás paciencia, constancia y recompensas.

Pasos a proseguirse:

Subirse al sofá es uno de los hábitos más frecuentes de los perros pero ¿por qué lo hacen? Hay diferentes causas que pueden provocar que el animal se sienta con la libertad de invadir ese espacio que, en un principio, no está concebido para él:

  • Recuerdos de cachorro: los perros son animales con una gran capacidad retentiva y, por tanto, si cuando era pequeño lo subías al sofá o lo cogías en brazos y tú te sentabas en el sofá ahora, al crecer, es lógico que siga pensando que esta conducta la aceptas y no comprenda que ahora no puede hacerlo. Por eso, desde el instante en que son cachorros debemos evitar subirlo al sofá para que esté educado dese su infancia.
  • Nos echan de menos: también probablemente se suba al sofá en el momento en que nos fuimos de casa pues ahí hay indicio de nuestro olor. El animal se sube para poder estar en contacto con nuestro olor y, de esta manera, no echarnos tanto de menos durante la ausencia.

Si te hallas a tu cánido en el sofá cuando vuelves del trabajo o de cualquier otro lugar debes reaccionar de forma inmediata, esto es, no le saludes ni le hagas cariños sino debes reñirle en ese momento para que comprenda que ha hecho algo mal. Cuando llegamos a casa es muy normal que siempre y en toda circunstancia prestemos atención al animal pues llevamos un rato fuera y tenemos ganas de verlo, igual que él a nosotros. Así que, si al llegar, rompes con la costumbre y le riñes, entonces él entenderá que hay algo que no ha hecho bien y estará predispuesto para entenderlo.

Tendrás que decirle un «NO» déspota y concluyentes al paso que lo acompañas a bajar del sofá. Es esencial que no te rías ni que le des ningún beso o carantoña pues, sino, el animal no entenderá a qué te refieres. Es posible que debas insistir con el «NO» y que, en otra ocasión, debas repetir esta conducta para que, poquito a poco, vaya entendiendo el mensaje.

Cómo enseñar a mi perro a no subir al sofá - Paso 2

Pero es esencial que puedas educar a tu cánido a no subir al sofá por medio de una sesión de entrenamiento que te ayudará a mejorar la entendimiento del animal. Para hacerlo vas a deber ponerte de pie al lado del sofá y aguantando a tu cánido a tu costado; entonces, apunta el sofá y dile que no, suéltale del collar y observa su reacción. Si ves que tiene intención de subirse, vuelve a cogerle por el collar y dile «NO», puedes acompañar tu voz con una palmada para que se asuste y se ponga alarma. Cuando se quede quieto vas a deber darle una recompensa para que comience a comprenderte.

Deberás repetir este procedimiento durante múltiples días y también, incluso, semanas hasta el momento en que el animal comprenda el aprendizaje que quieres remitirle. Ten en cuenta que, para que la asimilación sea más simple, se aconseja que este entrenamiento se haga desde el instante en que es cachorro pues es más simple inculcar un nuevo mensaje que alterar un hábito de conducta. En unComo te damos otros consejos para entrenar a un cachorro y enseñarle desde bien pequeño.

Cómo enseñar a mi perro a no subir al sofá - Paso 3

Es esencial que para que el animal comprenda exactamente lo que le dices le ofrezcas una alternativa al sofá, por eso, es recomendable que le adquieras una cama o un cojín agradable que hará que el animal esté cómodo y no desee subir al sofá contigo o cuando tú no estás en casa. Tienes que procurar que el cánido disfrute de sus cosas y no desee usurpar las tuyas, por eso, es esencial adquirirle una cama de calidad para que pueda descansar apropiadamente sin precisar mudar de lugar.

Cuando el animal se quede en su cama, sobre todo durante los primeros días del aprendizaje, dale un premio para que comprenda que ese comportamiento es el recomendable. Te recomendamos que esté cerca tuyo, colócalo al lado del sofá para que sienta tu presencia y no deba irte a buscar, cree que son animales muy cariñosos y que siempre y en toda circunstancia desearán estar en contacto contigo. En unComo te contamos de qué forma educar a un cánido a dormir en su cama para que se sienta cómodo en el cojín que le has comprado.

Cómo enseñar a mi perro a no subir al sofá - Paso 4

Hemos hablado durante múltiples ocasiones que para poder educar a un cánido a no subir al sofá debes premiarle cuando su comportamiento sea el aguardado. El sistema de recompensas positivas es uno de los más convenientes para el entrenamiento de animales pues es la forma de entender que si realiza un acto en cuestión, recibirá un premio. Esto debes hacerlo durante los primeros días o semanas pero, después, vas a deber ir reduciendo los premios pues el animal ya habrá comprendido el término.

Además, en el momento en que nos referimos a «premios» no solo conversamos de comida o golosinas para perros sino también conversamos de muestras de cariño o atenciones pues es una forma de que el animal obedezca nuestro mensaje si, a cambio, jugamos con él, lo abrazamos o le damos cariño.

Cómo enseñar a mi perro a no subir al sofá - Paso 5

Existe la posibilidad de poder educar que el animal no se suba al sofá solo cuando hay visitas pues hay personas que sí que desean acorrucarse con su amigo pero no quiere que imponga su territorio cuando hay gente en casa. Así, puedes precisar dos órdenes muy distinguidas como, por poner un ejemplo, «arriba» y «abajo», palabras que el cánido asociará con el mensaje que le das y, por tanto, ayudará a la convivencia de los dos.

Para poder enseñarle este término vas a deber ponerte a la vera de él en el sofá y con el orden de «arriba» acompañarlo hasta el sofá, prémialo y, ahora, dile «abajo» acompañándole cara abajo. Este término es más difícil de educar pero no por esta razón imposible: con paciencia y reiteración conseguirás que el cánido pueda captar tu mensaje.

Cómo enseñar a mi perro a no subir al sofá - Paso 6

Pero si quieres que el animal no suba nunca al sofá entonces puedes acompañar el procedimiento que te hemos comentado anteriormente con otras praxis que te ayudarán a sostener a ralla al cánido cuando tú te vayas de casa. Así pues, puedes realizar lo siguiente:

  • Cierra la puerta del comedor: es una de las formas más fáciles de que el cánido no suba al sofá pues no podrá acceder al salón cuando estés fuera de casa. Esta práctica sobre todo vas a deber realizarla al inicio del entrenamiento pues, hasta el momento en que no comprenda el mensaje, es mejor que no tenga tentaciones.
  • Sábana con repelente de perros: en el mercado hay unos productos preparados cuyo aroma actúa como un repelente para los canes con lo que, una buena forma, es rodear el sofá con una sábana y rociarla con este producto para que el olor sirva de ahuyentador.
  • Los bordes del sofá con papel de aluminio: es un truco muy bueno para conseguir evitar que el cánido suba al sofá. Cuando te marches de casa y también intente subirse oirá el estruendo del aluminio y se amedrentará al no entender de dónde procede ni de qué se trata.

Si quieres leer más artículos similares a Cómo educar a mi cánido a no subir al sofá, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Productos relacionados