Cómo empezar a escribir un libro

Comenzar una carrera como escritor no es labor simple. Para ello se requiere, además de esto de ilusión y pasión por la escritura, trabajar con constancia para adquirir el hábito de escribir y un estilo propio que distinga tu trabajo literario del de el resto.

Si has descubierto tu auténtica vocación como escritor, te interesará conocer y aprender ciertas técnicas que te asistan a desarrollar tu escritura. En Sabioz te daremos pautas imprescindibles para que aprendas de qué manera empezar a escribir un libro de forma simple y punto por punto para que no te pierdas.

Cómo escribir un libro punto por punto

A la hora de enfrentarse a la página en blanco, hay que tener en cuenta que siguiendo una serie de indicaciones, conseguirás encararte a la labor de plasmar esa historia que ronda por tu cabeza sobre el papel. A continuación te explicamos de qué manera escribir un libro punto por punto para poner en orden tus ideas y para adquirir hábitos que te ayudarán a darle forma a tu historia:

  • ¿Cuál es el plan?: antes de ponerte a escribir cualquier historia, es muy esencial que sepas qué quieres contar exactamente y cara dónde quieres dirigirte. Improvisar y dejarse llevar por la inspiración y los impulsos está realmente bien a nivel creativo pero debes tener un esquema aproximadamente planeado que podrás ir alterando.
  • Escoge el narrador: otro punto esencial para aprender cómo empezar a escribir un libro paso paso es saber quién contará la historia. ¿Piensas hacerlo en primera persona para que tu escritura sea más directa o prefieres un narrador que lo cuente todo en tercera persona para dar más detalles? En muchas obras, se da el caso de múltiples voces en una novela pero esto es una cosa que se adquiere con mucha práctica y trabajo.
  • Define tus personajes: los personajes son parte imprescindible de cualquier relato. Gracias a ellos, comprendemos la historia y los acontencimientos que se desarrollan en un libro. Piensa bien de qué manera son, tanto a nivel físico como psicológico, y muestra aquello esencial para que el lector los conozca bien. Una buena descripción no precisa ser extensa pero sí contener los elementos y las palabras que hagan que tu personaje forme parte del imaginario del lector.
  • Define bien el lugar: una buena ambientación es esencial para conseguir que el lector se sumerja en tu historia. También es una especie de brújula que le ayudará a situarse en el lugar y el momento en que transcurre la historia.
  • Documéntate como se debe: si piensas escribir una novela histórica, no puedes empezar sin conocer bien el periodo histórico en el que la situarás. Los anacronismos y otros fallos podrían empañar una historia que, con la información recomendable, podría ser de lo más interesante. Antes de escribir, lee, documéntate y contrasta información.
  • Piensa en tu público: obviamente, no es exactamente lo mismo escribir para pequeños o adolescentes que para un público adulto. El lenguaje empleado, la trama y los temas a tratar cambiarán dependiendo del público a quien te dirijas.
  • Haz que el principio sea interesante: el principio, en un libro, es principal para captar la atención del lector. Con un comienzo interesante tendrás considerablemente más probabilidades de conseguir audiencia que con uno hastiado y sin chispa.
  • Ideas para escribir un libro

    Dentro de las ideas para escribir un libro que debes tener en cuenta, cabe mentar los libros autobiográficos, la narración de diferentes géneros (fabuloso, thriller o misterio, terror, etc.) y los libros de autoayuda entre otros muchos. En los próximos apartados te explicaremos de qué manera empezar a escribir un libro punto por punto teniendo presente cada una de estas ideas, no obstante, primero debes conocer estos consejos imprescindibles:

    • Escoge un lugar cómodo: Virginia Woolf lo dejó bien claro en su obra “Una habitación propia”. Encuentra un lugar cómodo y donde nadie te moleste que te deje concentrarte y ser tú como escritor.
    • La rutina es esencial: puede semejarte hastiado, pero al final, este paso forma una parte de la vida y el éxito de cualquier artista. Márcate un calendario con horarios y escribe sin parar hasta dar con algo que creas que vale la pena.
    • Conoce bien tus referentes: escribir es imposible sin unos buenos referentes que te inspiren y te enseñen. Empápate del talento de otros y haz que surja el tuyo.
    • Busca ayuda si lo crees preciso: si crees que tienes un talón de Aquiles en tu forma de escribir, busca ayuda. Apúntate a algún curso o taller de escritura específico. Por ejemplo: de qué manera crear personajes, de qué manera desarrollar una trama, etc.
    • Trabaja duro: un buen libro es el resultado de un trabajo comparable al de un artesano. Hay que trabajarlo y mejorarlo hasta conseguir que sea tal como tú lo imaginas. No te rindas si tardas en dar con el resultado que quieres, pues todo lo bueno requiere su tiempo.

    Cómo empezar a escribir una historia

    El inicio de una historia es la carta de presentación ante tus lectores y ante tus posibles editores. No se trata de conseguir un principio lleno de acción y enfrentamientos desde la primera página, sino de algo más sutil, tal como si fuera un hilo de seda que va tejiéndose poquito a poco.

    Una descripción breve pero intensa de un personaje principal o de un paraje determinado puede ser suficente. No resulta necesario que cuentes cosas esenciales o vitales sobre la historia. No siempre y en toda circunstancia lo más esencial es lo que cuentas sino de qué manera lo cuentas y de qué manera consigues dejar una huella que el resto desearán proseguirse.

    No hay una fórmula matemática idónea para aprender cómo empezar a escribir un libro o de qué manera empezar a escribir una historia, pero sí hay una serie de fallos que debes evitar para que su inicio sea excelente:

    • Nada de extensas descripciones: si empiezas tu historia con larguísimas descripciones llenas de adjetivos, el principio será demasiado pesado. Elige las palabras precisas para conseguir el efecto que quieres.
    • No des información excesiva: nunca des más información de la que el lector precisa saber. El objetivo es insinuar algo para que el lector quede prendado y desee saber más.
    • No intentes copiar a otros autores: sé original. Ser escritor significa localizar una voz propia y no ser una pura imitación de otros.
    • No te encierres en ti: no seas autocomplaciente. Deja que alguien en quien confías te lea. La opinión de un lector siempre y en toda circunstancia he de ser bienvenida.

    Si quieres aprender, más específicamente, Cómo escribir un relato corto, este otro artículo puede resultarte realmente útil.

     

    Cómo empezar a escribir un libro de mi vida

    Tan interesante como escribir un libro de ficción, resulta trabajar en un libro de tu vida. Si te preguntas de qué manera empezar a escribir un libro autobiográfico, no te pierdas los consejos que te proponemos ahora:

    • Elige bien qué quieres contar: no siempre y en toda circunstancia nos suceden cosas emocionantes que puedan resultar de interés para otros. Antes de ponerlo sobre el papel, medita y hazte la pregunta: si alguien me contase esto a mí, ¿realmente estaría interesado?
    • ¿Memoria o autobiografía?: si lo que quieres es contar una serie de anécdotas y hechos interesantes sobre tu vida que no tengan una continuidad lineal o argumental, lo que te resulta interesante es escribir una memoria. Si, por contra, quieres contar tu vida como de una novela se tratara, con un orden temporal y una coherencia argumental, entonces sí que estás interesado en escribir un libro autobiográfico.
    • Selecciona bien los temas: tal vez creas que tienes el material principal para escribir, pero siempre y en toda circunstancia es esencial que tengas presente qué tema o temas quieres tratar en tu libro. ¿Deseas dialogar sobre el tema de la pérdida, contando tu duelo? ¿o prefieres centrarte en desarrollar el tema del amor, el desamor y la soledad?
    • Cuenta los éxitos y los fracasos: a nadie le agrada leer un libro en el que el personaje viva en un planeta de color de rosa. Un personaje lleno de enfrentamientos y con inconvenientes que abordar, siempre y en toda circunstancia resulta más interesante y hace que el público se sienta identificado con él.
    • Contrasta tus recuerdos: si quieres escribir sobre momentos terminantes de tu vida, contrasta la información con aquellos que estuvieron a la vera de ti. A veces, nuestra memoria es antojadiza y recuerda las cosas de una forma diferente al que sucedieron.
    • Cuidado con lo que cuentas: si tratarás episodios en los que aparecen tus familiares, amigos o conocidos, es esencial que valores lo que puedes y debes contar. No se trata de autocensurarte, pero es esencial que pidas la opinión, de ser posible, de aquellos que saldrán en tu autobiografía.

    Si quieres más información sobre Cómo escribir una autobiografía, échale un vistazo a este otro artículo de Sabioz.

    Cómo empezar a escribir un libro de autoayuda

    Un libro de autoayuda es una herramienta idónea para aquel que quiere acudir a otros a conseguir algo esencial para mejorar sus vidas. Si piensas de qué manera empezar a escribir un libro de autoayuda, lo primero que debes proponerte es si realmente estás en posesión de ese conocimiento para poder acudir a otros. Normalmente, los libros de autoayuda se escriben a raíz de la propia experiencia del autor frente a un obstáculo, crisis o un periodo de su vida difícil al que debió enfrentarse y del que salió victorioso. Antes de explicarte de qué manera empezar a escribir un libro de autoayuda, queremos descubrirte ciertas de sus particularidades.

    Tipos de libros de autoayuda

    • Libro directo o recetario: donde se plantean cuestiones y fórmulas o “recetas” con las que dar soluciones.
    • Libro autobiográfico: como hemos comentado en el apartado precedente, muchas veces las autobiografías son un recurso con el que el creador pretende acudir a aquellos que la leen.
    • Libro indirecto o de relato: el narrador cuenta una historia falsa con la que pretende acudir al lector a entender ciertas cosas. Un ejemplo de siempre y en toda circunstancia podría ser el de las fábulas.

    Partes de un libro de autoayuda

  • Introducción o prólogo: aquí debes planear y responder preguntas como “¿quién eres y por qué crees que puedes acudir a otros con tu libro?”. Muestra tu carta de presentación y convence al lector de que serás capaz de inspirarle. Otra pregunta que también debes responder es: “¿qué puede hacer este libro por el resto?”. Para ello debes ser sucinto y claro; si empiezas a divagar, tus lectores perderán cualquier atisbo de confianza inicial cara ti y cara tu procedimiento.
  • El desarrollo o cuerpo del libro: este se divide en partes o episodios en los que debes responder las próximas preguntas: “¿Cuál es el inconveniente al que darás solución?”, “¿Qué género de inconveniente es el que expones?”, “¿Dónde comenzó tu inconveniente?”, “¿Cuándo te percataste de que se había transformado en tal?”, “¿Qué pasos diste para encararte a él y ponerle remedio?”.
  • El epílogo o resumen: aquí vuelves a mentar todos los puntos esenciales del libro, para que el lector pueda crearse un esquema mental en el que conste el binomio inconveniente-solución.
  • Si quieres leer más artículos similares a Cómo empezar a escribir un libro, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Formación.

    Deja un comentario