Saltar al contenido

Cómo endurecer el merengue para decorar

11 agosto, 2021

El merengue es un preparado a base de huevo y azúcar que se emplea para preparar el conocido postre de merengue, para hacer la cubierta en diferentes postres, en especial en las tortas. Según la receta que se utilice, este puede ser más duro o más blando, con una textura más restallante o esponjosa o, incluso, puede tener algún sabor alén del propio como, por poner un ejemplo, de chocolate o café. Por medio de diferentes elementos como el almíbar o la gelatina sin sabor, además de esto de las claras de huevo más grandes, es posible conseguir una consistencia más dura. Se pueden preparar merengue italiano, merengue suizo, etc., pero lo más difícil es hacer que cualquiera de estos pase a ser un merengue duro para decorar o para comer en piezas pequeñas. Así, es uno de los más bastante difíciles de preparar por la presencia del almíbar, ya que ha de estar muy caliente y conforme se enfría y se endurece cuesta más moverlo.

Para mayor información sobre de qué manera endurecer el merengue para decorar, lee este artículo de Sabioz en el que verás consejos y pasos para endurecerlo y emplearlo para decorar, entre más detalles.

Cómo hacer merengue duro al horno

El merengue francés, suizo o italiano se puede hacer en su versión dura, también conocida como suspiro o suspiros de merengue, y este es el que más se usa para decorar los pasteles, debido a su consistencia. Este se identifica por llevar un tanto de almíbar, una mezcla a base de azúcar derretido, el como ayudará a que las claras puedan cocerse, pero evitando que el merengue se baje. Si quieres saber de qué manera hacer merengue italiano duro para decorar, prueba a preparar esta receta:

Ingredientes

  • 5 claras de huevo.
  • 400 g de azúcar.
  • Agua.
  • 1 cucharadita de vainilla.

Pasos para hacer merengue italiano duro

  1. Bate las claras de huevo a puntito de nieve y pon a precalentar el horno a 100 ºC.
  2. Prepara el almíbar en una olla, donde pondrás los 400 g de azúcar con un tanto de agua, asegúrate que no sea demasiada, sino cubra todo el azúcar.
  3. Colócala en el fogón a fuego medio hasta el momento en que se disuelva por completo. Esta debe conseguir los 118 ºC de temperatura. Sabrás que está perfecto si se encuentra en punto de “bola blanda”. Para repasarlo, puedes tomar una pequeña porción con una cuchara, esperar a que se enfríe un tanto y realizar una bola pequeña con tus dedos y verás si está en este punto o si todavía precisa más tiempo.
  4. Vierte el almíbar en la mezcla de los huevos en forma de hilo, o sea, echándolo poquito a poco y sin dejar de batir.
  5. Una vez que hayas terminado, añade la vainilla y mezcla un tanto más.
  6. Puedes poner el merengue en pequeños envases o con una manga pastelera hacer pequeñas porciones (que serán los llamados suspiros de merengue empleados para decorar tartas o rosas de merengue, conforme la forma que le des) sobre una bandeja, con un papel de horno de base. y llévalo al horno.
  7. Hornea el merengue durante 1 hora entre 100 ºC y 120 ºC. Como máximo, puedes dejarlos 1 hora y media.
  8. Saca la bandeja al pasar una hora, deja que se enfríe y verás que el resultado es un merengue duro o seco y delicioso.

Te recomendamos conocer también esta receta sobre Cómo hacer merengue italiano para complementar esta información.

Cómo endurecer el merengue para decorar - Cómo hacer merengue duro al horno

Cómo hacer merengue duro sin horno

Si no dispones de horno para hacer este postre, puedes emplear un microondas para cocinarlo y endurecerlo. Sigue esta receta de merengue duro al microondas punto por punto y verás que hacerlo de esta forma también es muy simple.

Ingredientes

  • 1 clara de huevo
  • 300 g de azúcar glas
  • 1 cucharadita de maicena

Pasos para preparar merengue duro sin horno

  1. En un bol grande añade la clara de huevo, el azúcar flor o glas y la cucharadita de maicena y remueve bien hasta el momento en que se haga una masa o pasta compacta.
  2. Coge con las manos un tanto de la masa resultante y amasa para darle la forma que desees (redonda, disco…).
  3. Coloca un papel mantequilla o de horno sobre un plato grande (cerciórate de que cabe en el microondas).
  4. Coloca cada pieza de merengue seco o duro sobre el papel mantequilla, intentando que no se toquen.
  5. Pon el plato con los merengues en el microondas prolongándolo a máxima potencia por 30 segundos.
  6. Abre el microondas y comprueba de qué manera ha quedado cada pieza, probablemente todavía les falte un tanto para quedar duros y bien hechos. Por tanto, vuelve a poner el plato en el microondas a la misma potencia y por un máximo de 30 segundos más.
  7. Observa que la masa sube un tanto y al finalizar el tiempo del microondas habrán quedado como aguardabas: piezas de merengue duro y de color blanco. Por supuesto, si quieres que tengan color, solo vas a deber agregar unas gotas de colorante alimenticio cuando mezcles la masa.

Con estas cantidades te pueden llegar a salir entre 30 y 40 suspiros de merengue, dependiendo del tamaño. Aprende más sobre la preparación de diferentes géneros de merengues con estas otras recetas Cómo hacer merengue francés y Cómo hacer merengue suizo.

Consejos para endurecer el merengue

En el momento que lo requieras, puedes emplear los próximos trucos para que no se baje el merengue y quede duro:

  • Coloca un tanto de fécula de maíz o incluso de patata a las claras de huevo y bátelas hasta el momento en que la maicena quede bien disuelta.
  • Otra opción que puedes tener en consideración es la de agregar gelatina sin sabor anteriormente disuelta. Para hacer este último procedimiento, será preciso poner la gelatina sin sabor en polvo en un bol con agua fría. En el momento que esta se encuentre hidratada, llévala al microondas para que pueda disolverse mejor y quitar los grumos. No obstante, es esencial que esta no llegue a calentarse. Seguidamente, sácala y déjala descansar. Cuando tenga la temperatura ambiente, viértela sobre la mezcla del merengue y revuélvela hasta el momento en que quede más duro.
  • Asimismo, puedes agregar un tanto de azúcar glas al merengue en caso que este no tenga la consistencia deseada. Si quieres que este sea blanco, solo bastará con agregar un tanto de jugo de limón, de lo opuesto, unas gotas de colorante serán precisas para pintarlo del color que desees.

Es esencial apuntar que el merengue duro, si se guarda bien, puede preservarse en la nevera hasta por 13 meses. Aprende más sobre preparar merengue duro con esta receta de Sabioz sobre Cómo hacer suspiros de merengue.

Cómo endurecer el merengue para decorar - Consejos para endurecer el merengue

Si quieres leer más artículos similares a Cómo endurecer el merengue para decorar, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Recetas.