Cómo hacer la introducción de un trabajo

Cómo hacer la introducción de un trabajo

¿Estás estudiando ahora de tu vida? No importa si te hallas efectuando una carrera en la universidad, un máster, un ciclo de capacitación profesional o un bachillerato, hay ciertas pruebas que se repiten durante todos ellos y que son usadas por los profesores para valorar cada materia, sobre todo de forma continua a lo largo del curso.

Uno de los géneros de prueba más habituales que sirven a este fin a los profesores son los trabajos, de esta manera como, obviamente, los exámenes. Pero es verdad que actualmente, por el estilo de educación que está implantada en la sociedad, en el que se recurre a una evaluación continua durante todo el curso para dar una nota final más justa, los trabajos se han transformado en una de las herramientas esenciales. Y para hacerlos de una manera recomendable hay que comenzar bien desde el comienzo, con la introducción. Por eso, en Sabioz, te explicamos de qué manera hacer la introducción de un trabajo.

Cómo hacer una introducción de un proyecto

Probablemente ya te hayas debido enfrentar en numerosas ocasiones a hacer un trabajo, aproximadamente extenso. Y seguro que en todos los casos has incluido una introducción, en tanto que es una parte esencial de tu trabajo, aunque no te lo parezca en ciertas ocasiones.

¿Por qué una introducción es una parte tan esencial en todos los trabajos? Por un lado, has de saber que es la primera impresión para aquel que vaya a leerlo o corregirlo y valorarlo, por lo tanto si haces una introducción mal redactada o mal explicada, incluso poco atrayente, esa primera impresión tan esencial no será muy recomendable. Intenta que lo sea para que la persona que se encargue de poner la nota a tu trabajo comience su lectura interesado y con sensaciones positivas.

Por otro lado, la introducción no solo es una impresión positiva, su función esencial es la de explicar al lector o al corrector de qué trata el trabajo, esto es, como es el contenido que va a hallar en sus páginas. Es esencial que el desarrollo de la explicación presente en la introducción sea coherente y fiel a todos los apartados presentes en el trabajo, de forma que se haga un resumen recomendable del mismo.

Por ejemplo, si el trabajo que vas a escribir es sobre una investigación, te invitamos a este otro artículo de Sabioz sobre Cómo hacer la introducción de una investigación.

Cómo hacer la introducción de un trabajo - Cómo hacer una introducción de un proyecto

Cómo comenzar una introducción de un trabajo

Como todos los apartados que forman una parte de un trabajo práctico, la introducción también está dividida en partes distinguidas que han de estar ordenadas de una manera específica y coherente. Hacerlo de una manera desordenada solo va a conseguir que tu lector o evaluador sienta confusión, por eso es esencial que el paso inicial para hacer esta una parte de tu trabajo sea ordenar la introducción en parágrafos, teniendo presente el contenido de cada uno de ellos. La cantidad de líneas o parágrafos va a depender del tema pero, este es un ejemplo de la estructura introducción de un trabajo práctico escrito:

Primer parágrafo de la introducción

En primer lugar te invitamos a que empieces tu introducción con una o dos oraciones en las que expliques de forma general en qué consiste el trabajo. Recuerda que en ellas debes se ser realmente sucinto.

Segundo parágrafo de la introducción

En el próximo parágrafo te invitamos a que incidas en todos los apartados que conforman tu trabajo, pero de una manera breve, resumida pero que incluya todos los datos más esenciales. Incluso puedes recurrir a mentar el propósito o bien principales objetivos de tu trabajo, pero no te extiendas demasiado, en tanto que ese será otro apartado del mismo.

Último parágrafo de la introducción

Por último puedes añadir como parágrafo final los estudios (caso de que hayas recurrido a ellos) en los que se basa tu trabajo.

Consejos para hacer una introducción de un trabajo

Ahora que conoces de qué manera hacer la introducción de un trabajo escrito, te damos ciertas recomendaciones para que puedas hacer una introducción lo más conveniente posible para que, de esta manera, quien lea tu trabajo lo encare de una manera positiva desde el comienzo de su lectura:

  • Intenta ser sucinto. Sabemos que a veces puede ser difícil resumir, especialmente si tu trabajo es muy extenso y contiene un enorme número de datos esenciales, pero recuerda que, como mucho, la introducción debe ocupar un folio.
  • Recuerda que debes incluir todos los apartados, aunque sea de forma muy breve. Es esencial que el lector conozca los aspectos de tu trabajo antes de leerlo.
  • Si puedes, incluye tu introducción también en inglés. Demostrarás tus conocimientos en otro idioma y probablemente sorprendas a tu lector de forma positiva.

Ahora que sabes de qué manera hacer la introducción de un trabajo, posiblemente también te interese este otro artículo de Sabioz sobre Cómo hacer una conclusión de un ensayo.

Si quieres leer más artículos similares a Cómo hacer la introducción de un trabajo, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Formación.

Deja un comentario