Cómo hacer un kimono

Desde hace múltiples temporadas, hemos visto como el kimono se ha transformado en una de las prendas preferidas de las bloggers de todo el planeta. Tanto en invierno como en verano, como accesorio playero sobre un bikini o con camiseta y vaqueros para una salida informal o, incluso, sobre un vestido por la noche, esta pieza de ropa tan versátil asemeja haber llegado para quedarse en nuestros vestidores.

Si todavía no has cedido al encanto de estas prendas de origen nipón o no has encontrado uno que se adapte a tu estilo, has de saber que, con un tanto de interés, puedes elaborar esta prenda tú misma y a tu gusto. Si quieres aprender de qué forma hacer un kimono, solo debes proseguirse los pasos que, desde Sabioz, te vamos a enseñar.

Cómo hacer un kimono DIY – Materiales

Antes de empezar con la confección, es esencial que dispongas, anteriormente, de los materiales precisos. Aprender de qué forma hacer un kimono es realmente simple pero, además de esto, además puede puede ser económico, aunque siempre y en todo momento va a depender del género de tejido por el que te decantes. Para empezar tu kimono, precisarás:

  • 2 metros de tela si quieres hacerte un kimono corto o 5 metros si prefieres uno pero largo: elige la tela que más te guste (estampada, llana, con motivos geométricos o florales, etc.). Cada temporada afloran nuevas tendencias tanto en color como en tejidos, con lo que aprovecha y sácale el máximo partido a tu kimono con las propuestas que te van a ofrecer en las tiendas textiles. Normalmente se aconsejan las lonas viscosas o de seda por su caída suave y por lo simple que es trabajar con ellas.
  • Algo más de tela: te invitamos a que adquieras siempre y en todo momento un tanto más para evitar quedarte a medias. Además, si te sobra algún retazo, siempre y en todo momento podrás elaborar un turbante o una diadema de tela a juego con el kimono para conseguir un total look. (Si no tienes claro qué es el total look y de qué forma marcha, no te pierdas este otro artículo).
  • Cinta de raso cortada al bies: elige la cinta en cuestión dependiendo del estampado o color de la tela que hayas elegido para el kimono. Puedes seguir con la misma gama cromática para darle equilibrio al conjunto o adquirir un color absolutamente diferente y rompedor para darle originalidad.
  • Hilo: el hilo he de ser del mismo color que la tela y he de ser de calidad para evitar su ruptura.
  • Alfileres: los alfileres son esenciales para poder sostener los dobladillos y las piezas de tu kimono hasta el momento en que las hayas cosido, con lo que no te los olvides.
  • Aguja de coser: aunque es verdad que se puede hacer con aguja de coser, si tienes una máquina de coser, te invitamos a que te hagas con ella.
  • Otros materiales esenciales: tijeras recomendables para recortar tela, adhesivo para tela, plancha.

Cómo hacer un kimono largo punto por punto

Los kimonos largos aportan elegancia cuando van conjuntados con una camisa y un pantalón estiloso. Además, son ideales además si estás en casa y quieres vestir una prenda cómoda sin perder un pellizco de estilo. Para aprender de qué forma hacer un kimono largo debes hacer, punto por punto, lo que te señalamos ahora:

  • Une los patrones con cinta adhesiva o de pintor: lo mejor será que tomes prestado un kimono ya confeccionado y saques las medidas tú/a, aunque además puedes hacerte con ideas de patrones de kimono en gacetas o en Internet. No obstante, aquí te facilitamos las indicaciones para que puedas sacar un patrón básico y ponerte manos a la obra: corta 4 piezas rectangulares del largo de tus brazos y el ancho que desees (desde la medida mínima +5 centímetros de tu brazo).
  • Después, corta dos piezas rectangulares tomando como medida el ancho de tu espalda y el largo que desees que alcance tu kimono para hacer la parte delantera y trasera. Los kimonos cortos habitúan a llegar hasta media cadera, al paso que que los largos llegan hasta las rodillas o los tobillos.
  • Dobla la tela elegida por la mitad, pon el patrón anteriormente unido con cinta adhesiva y sujétalo a la tela con alfileres, uniendo así las distintas partes del kimono que después coserás.
  • Corta el patrón a la vera de la tela. Ten en cuenta que, si elaboras tú/a tu patrón, vas a deber haber tenido en cuenta un margen de costura de un mínimo de 3 centímetros de ancho.
  • Une la parte superior de las dos mangas (las piezas rectangulares más pequeñas) al hombro del kimono (la pieza cuadrangular más grande) con aguja y además hilo, efectuando un pespunte fácil que una la tela pero que no sea terminante.
  • A continuación, une los costados del kimono y la parte inferior de cada manga.
  • Si quieres hacer dobladillos en las mangas y los bajos para que este quede más bien elegante, puedes coser las dos partes con aguja y además hilo o bien emplear un adhesivo para tela, pues con el calor de la plancha, te hará conseguir el mismo efecto.
  • Cose la cinta al bies en la parte delantera del kimono y en el cuello, creando una especie de solapas.
  • Si lo quieres, puedes recortar una cinta de unos 20 o 20 cm de ancho y hacerle un pequeño dobladillo, pues así podrás anudar el kimono como fajín o cinturón.
  • Una vez finalizado tu kimono y, si quieres aportarle ese algo que crees que lo hará único, puedes coser a sus mangas unas tiras de encaje o de flecos, consiguiendo un estilo de kimono boho idóneo para verano. Si quieres descubrir Cómo conseguir un look boho-chic, no te pierdas este otro artículo de Sabioz.

    Kimono o yucata

    El kimono corto es empleado en Japón para liturgias formales y ocasiones muy singulares. Su inclusión en las pasarelas lo ha transformado en una prenda tanto de vestir a veces esenciales para llevar en situaciones más informales. Sin embargo, por el tejido empleado y por el uso que se le da en occidente, el kimono corto se asemeja más a la pieza de ropa conocida con el nombre de yukata. La yukata, aunque a primer aspecto pueda parecer similar, tiene particularidades que la hacen diferente del frecuente kimono nipón:

    • La tela: la yukata siempre y en todo momento acostumbra a ser de algodón y no de seda (como ocurre con el kimono nipón tradicional).
    • Para todo género de ocasiones: además de esto, su aceptación social es muy extensa y es muy empleada como prenda casual para los looks más informales, para ocasiones más singulares.
    • Perfecta para verano: si la yukata es una prenda fantástica para los meses de primavera y verano se debe al algodón, pues su calidad ligera lo transforma en una alternativa fresca y bonita.
    • El fajín: la yukata acostumbra a llevar un fajín, no como el kimono que lleva dos. Sin embargo, debido a la occidentalización de la pieza, puede no llevar fajín.

    Veamos, ahora, un kimono tradicional (izquierda) hecho con seda y una yukata (derecha) hecha con algodón.

    Cómo hacer un kimono corto punto por punto

    En Japón, los kimonos cortos no son frecuentes, pero su comercialización en otros países ha hecho que sus medidas se amolden a las preferencias y necesidades de sus compradores. Tanto si te agradan los kimonos para mujeres para hombres (hoy, un kimono es una prenda de la misma manera interesante en un armario masculino), te diremos de qué forma hacer un kimono corto punto por punto. Los materiales que vas a especificar son los mismos que para la confección de un kimono largo, pero vas a deber adquirir una tercera parte menos de tela para el largo y para las mangas (si lo quieres puedes hacerlas largas, a media manga o de estilo manga corta).

  • Recorta 2 paneles grandes tomando como medida la espalda de la persona que va a vestir el kimono y añádele 5cm para las costuras.
  • Recorta 4 paneles más pequeños, tomando como medida los brazos, y añádele 5 cm de más.
  • Une los 2 paneles grandes por los hombros, dejando un hueco en la zona del cuello y dos en la zona de los hombros.
  • Une los paneles pequeños en la zona de los hombros, formando las mangas.
  • Recorta el hueco de la zona del cuello dándole una forma encorvada.
  • A continuación, corta en vertical y deja la misma distancia entre las dos partes; la pieza grande delantera cara abajo hasta el momento en que esta esté absolutamente abierta.
  • Realiza dobladillos en mangas y bajos para evitar que la tela se deshilache.
  • Confecciona un cinturón o fajín de la medida que desees, tomando como medida el contorno de la cintura para calcular el ancho y añadiéndole un mínimo de 30 cm.
  • Como puedes ver, la realización de un kimono o de una yukata, así sea para hombre o mujer, precisa de algo de paciencia y de ciertas horas de dedicación. Si eres apasionado o apasionada a la moda y te agrada hacer pinitos en el planeta de la costura, seguro que esta prenda te resultará de lo más arrebatadora. Si no tienes muy claro con qué vestir esta prenda, no te pierdas este otro artículo sobre Cómo combinar un kimono.

    Si quieres leer más artículos similares a Cómo hacer un kimono, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Moda y Estilo.

    Deja un comentario