Saltar al contenido

¿Cómo hacer un texto expositivo?

4 agosto, 2021
¿Cómo hacer un texto expositivo?

¿Qué es un texto expositivo exactamente? Antes de explicarte de qué manera hacer un texto expositivo pasito a pasito y desvelarte algunos trucos y ejemplos útiles, cabe dejar claro qué es un texto expositivo. Estos géneros de documentos se emplean fundamentalmente para la divulgación, especialmente cuando pueden comunicarse datos específicos. Los campos principales en los que encontrarás textos expositivos son el académico, el científico, el jurídico y el económico, entre otros.

Ahora que sabes de qué vamos a hablar, ¿quieres saber de qué manera hacer un texto expositivo pasito a pasito y con ejemplos y consejos? Si la contestación es afirmativa, presta atención al siguiente artículo de Sabioz, pues te damos todas las claves para que conozcas los géneros de textos expositivos que hay y sus estructuras, como buenos ejemplos que puedan servirte de guía.

Características de un texto expositivo

El texto expositivo es un documento en el que se escribe o describe un término, una idea o un hecho de forma objetiva, aportando datos específicos que asistan al lector a situarse y entender lo que se está exponiendo. Su principal función es la sociable, pues este género de textos notifican del tema que se trata por medio de un léxico formal y específico. Veamos más detalladamente las principales características particulares de un texto expositivo:

  • Vocabulario específico: estos textos se sirven de un léxico específico y bastante formal, acorde con la disciplina tratada. Se trata de un lenguaje formal y con mucha precisión para que el texto sea claro y brev.
  • Aportan referencias: además de esto, los textos expositivos habitúan a aportar muchas referencias al lector por medio de ejemplos, reformulaciones o definiciones de conceptos clave.
  • Texto objetivo: una de las principales características particulares de los textos expositivos es que siendo objetivos carecen de las creencias personales del autor. Por ello habitúan a estar escritos en tercera persona.
  • Léxico denotativo: aunque ya hemos hablado del léxico, cabe resaltar que estos textos emplean conceptos claros y generales que no dan lugar a la confusión. Hay que evitar dobles sentidos o significados ocultos, ya que el lector no debe hacer su interpretación del texto, sino proseguirla a rajatabla.

Tipos de textos expositivos

Las características particulares de estos documentos dependerán también del género de texto expositivo que debamos escribir. Están los próximos:

  • Divulgativos: textos dirigidos a un público extenso que puede no tener conocimientos precedentes sobre el tema a tratar. Se encuentran primordialmente en periódicos, libros académicos o bien otras publicaciones de consumo extendido.
  • Especializados: textos dirigidos a un ámbito de público específico que sí tiene conocimientos elevados sobre el tema que se trata, pues son muy técnicos y complejos y emplean un léxico específico. Estos documentos son comunes en áreas como la medicina, la ciencia, la economía o el derecho, entre otros campos.

Dependiendo del género de estructura del relato, también podemos distinguir entre:

  • Inductivos: yendo de un término específico hasta una conclusión genérica.
  • Deductivos: yendo de lo general a lo específico.

Cabe mentar que los textos expositivos se distinguen de los argumentativos pues los primeros no intentan convencer, sino dar datos precisos y objetivos sobre el campo que tratan. Si, por poner un ejemplo, te preguntas de qué manera hacer un texto expositivo argumentativo, vas a deber tener en cuanta una mezcla de características particulares de los dos géneros de texto; vas a deber exponer datos específicos pero, ahora sí, con el propósito de convencer al lector.

¿Cómo hacer un texto expositivo? - Características de un texto expositivo

Estructura de un texto expositivo

La estructura de un texto expositivo debe sostener una clara jerarquía para que el lector comprenda el mensaje de forma clara, directa y breve, sin dar lugar a confusiones. El texto debe sostener una estructura básica dividida en tres partes: introducción (donde se presenta la idea), desarrollo (para aportar todos los datos precisos) y conclusión (donde se da por finalizada la exposición y se compendian los aspectos más esenciales). Veamos más detalladamente cuáles son las partes de un texto expositivo a apreciar:

Introducción

La primera una parte de cualquier texto debe usarse para introducir al lector al tema que se va a exponer ahora. En la introducción de un texto expositivo también debe presentarse la temática principal de una manera simple y práctica para orientar y situar al lector en el texto. ¿De qué vas a dialogar? ¿Por qué es relevante?

Desarrollo

Después de la introducción se empieza el desarrollo del tema. Se trata de la parte más esencial del texto, pues en ella se deben exponer los argumentos, conceptos, ideas o datos que asistan al lector a entender el tema en su profundidad. El texto debe presentarse de forma clara, ordenada y coherente, siempre y en todo momento siguiendo un orden lógico que deje entender la exposición en su totalidad tras que el creador haya hecho el trabajo de investigación pertinente al respecto.

Conclusión

Para dar cierre al texto se debe incluir una conclusión. Esta parte es esencial para resumir todas aquellas ideas esenciales que se hayan expuesto a lo largo del texto; ten presente que el propósito de esta parte es sintetizar las ideas principales del tema y, después, determinar los resultados conseguidos o la conclusión final del texto.

¿Cómo hacer un texto expositivo? - Estructura de un texto expositivo

Cómo hacer un texto expositivo pasito a pasito

Con los conceptos principales del texto expositivo claros, ha llegado el momento de saber el pasito a pasito para que puedas escribir tu texto. A continuación, te damos un ejemplo de de qué manera hacer un texto expositivo para que cumpla con todas las premisas anteriormente comentadas.

Busca el tema para exponer

¿Tienes claro qué vas a explicar? Antes de empezar la redacción es muy esencial tener claro cuál será el tema a exponer. Una vez hayas elegido el tema, vas a deber prepararlo haciendo un listado con todos aquellos detalles o datos que quieres incluir en el texto como explicación. Si ves que la lista es muy larga, céntrate solo en los más esenciales para hacer un texto entretenido y evitar que sea inabarcable.

Preparación precedente a la redacción

Durante el periodo de preparación vas a deber reunir todos aquellos datos y referencias que debes emplear para realizar tu exposición. Recuerda que se trata de un texto objetivo en el que el creador debe aportar datos que mantengan su tesis.

Durante la preparación precedente también vas a deber decidir el enfoque que darás al tema expuesto. Eso sí, es esencial evitar dar creencias y fundamentarte solo en datos objetivos.

¿A quién te diriges?

Además del tema y del enfoque, antes de comenzar a escribir vas a deber determinar el público al que te dirigirás. El texto deberá amoldarse dependiendo de los lectores a los que te dirijas, pues no emplearás el mismo léxico si escribes un artículo expositivo para un periódico que si debes realizar una tesis doctoral más técnica y formal. ¿Harás un texto expositivo divulgativo o especializado?

Distribución de los parágrafos

Una vez tengas todos los elementos precedentes claros y hayas realizado la investigación pertinente, debes repartir toda la información en diferentes parágrafos para que esta sea coherente y pueda ir ligándose pasito a pasito, pues es esencial que el lector no pierda el hilo del texto. Para que te resulte más simple, ten presente la introducción, el desarrollo y la conclusión.

Empieza la redacción

¡Hora de escribir! Empieza la redacción siguiendo la estructura básica y ten presente estos consejos:

  • Oraciones breves: escribe oraciones breves para evitar que el lector se pierda y deba releerlas.
  • Conectores: además de esto de hacer empleo del listado principal de conceptos que debes añadir, te invitamos a hacer empleo de conectores para que las ideas se entrelacen bien durante todo el relato
  • Lenguaje formal: no olvides emplear un léxico formal y específico, como evitar palabras generales que no aportan nada, como «cosa, hacer, inconveniente…». Procura procurarlos términos justos para que el texto sea admisible y natural.
  • Sinónimos: estos géneros de textos se basan en un tema o idea, con lo que vas a deber emplear bastantes sinónimos para evitar crear un texto repetitivo.

Revisión final

Una vez tengas el texto acabado, déjalo descansar durante un rato y repásalo para pulirlo. La idea es que primero hagas un boceto sobre el como puedas trabajar y mejorarlo, desechando aquellas oraciones vacías, palabras repetitivas o ideas que no hayan quedado bien integradas. El repaso, además de esto, es imprescindible para revisar que no se hayan cometido faltas de ortografía y para cerciorarte de que el término que deseabas expresar se ha transmitido adecuadamente.

Te recomendamos revisar este artículo sobre Cómo hacer la conclusión de un ensayo, donde encontrarás otras pautas interesantes.

¿Cómo hacer un texto expositivo? - Cómo hacer un texto expositivo paso a paso

Temas para hacer un texto expositivo

Un texto expositivo puede englobar cualquier tema, término, idea o hecho que desees exponer de forma precisa para que otras personas puedan ampliar sus conocimientos. No obstante, si no sabes sobre qué puedes escribir, ahora te facilitamos algunos ejemplos de textos expositivos que suscitan mucho interés actualmente:

  • Las consecuencias de la polución medioambiental
  • ¿Se puede combatir el calentamiento global de forma individual?
  • La ciudad sostenible
  • El derecho energético ambiental
  • El veganismo y la salud mental
  • La educación sexual en adolescentes
  • Diversidad de género en distintas organizaciones
  • El techo de cristal en el trabajo social
  • Cómo se representan las estructuras sociales en las redes sociales
  • Redes sociales aplicadas a prácticas enseñantes
  • La evolución del personaje del antihéroe en España

Escojas el ejemplo de texto expositivo que elijas, recuerda que lo más esencial es fundamentarte siempre y en todo momento en fuentes de información auténticas para desarrollar tu exposición de forma profesional. Si puedes, apuesta siempre y en todo momento por conseguir la información de primera mano, pues sin duda va a aumentar la calidad de tu trabajo.

Puede que también te interesen estos casos de Preguntas de investigación, donde encontrarás más temas para inspirarte.

Si quieres leer más artículos similares a ¿Cómo hacer un texto expositivo?, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Formación.