Cómo hacer y plantar esquejes de rosal

En el planeta de la jardinería, las rosas siempre y en toda circunstancia han ocupado un lugar singular, pues su belleza y olor las transforma en flores imprescindibles para cualquier jardín. Si todavía no tienes en casa tu rosal, ¡deja de preocuparte!, pues en el presente artículo te explicamos todo lo que has de saber.

En jardinería, los esquejes representan una técnica realmente útil para facilitar la reproducción de las plantas. Al recortar fragmentos del tallo para entonces introducirlos en la tierra, se consiguen nuevas raíces que dejan conseguir nuevas plantas idénticas a sus precursoras. A continuación, desde Sabioz, te descubrimos la mejor forma de conseguir nuevos rosales y te explicamos de qué manera hacer y plantar esquejes de rosal. ¡Vamos allá!

Qué son los esquejes de rosal

La forma más fácil para conseguir un nuevo rosal es a través del procedimiento del esquejado. Los esquejes, o estacas, son los tallos tomados de un rosal para conseguir una nueva planta, con lo que podemos decir que estaremos aprendiendo de qué manera plantar rosales desde tallos.

La aplicación de esta técnica tiene dos ventajas: por un lado, deja reproducir variedades más viejas de rosas y, por otra, es una técnica muy asequible que garantiza buenos resultados y sin tomar riesgos.

Los rosales germinados por medio de esquejes son genéticamente idénticos a su planta de origen, con lo que no tendrás sorpresas indeseadas cuando afloren las nuevas plantas. Sin embargo, por medio de la aplicación de esta técnica, ciertas variedades se desarrollan con mayor sencillez que otras, motivo por el como no hay que perder el ánimo si un esqueje no ha dado sus frutos en primavera.

Cómo plantar un rosal sin raíces: plantar esquejes

Existen distintos factores que intervienen en el momento de multiplicar un rosal por medio de esquejes. En Sabioz te invitamos a aplicar los siguientes pasos para asegurar el mejor nacimiento posible de tu rosal y para aprender cómo plantar rosales desde tallos:

  • Identifica el momento ideal para recortar tu esqueje: los especialistas aconsejan tomar los esquejes en primavera o bien otoño , pero ten presente que, en cualquier caso, los mejores esquejes tienen como máximo un año de vida en su planta de origen.
  • Selecciona un buen esqueje: sabrás que es el esqueje ideal si la rama en cuestión mide entre 6 y 10 milímetros de grosor. La edad del rosal de donde pretendas tomar el descendiente además importa, pues el tallo ha de estar semimaduro o maduro, en tanto que las ramas tiernas o viejísimas no servirían. Si de ese tallo ya ha surgido una flor, sabrás que ese es un tallo perfecto.
  • Corta tu esqueje del tamaño recomendable: la medida ideal se encuentra entre los 15 y 20 centímetros de largada y vas a deber tener en cuenta como cautela que el tallo debe tener al menos una yema. Debes hacer el corte en bisel, o sea, en diagonal y siempre y en toda circunstancia sobre la yema o brote.
  • Prepara tus esquejes esmeradamente: elimina todas las hojas y emplea hormonas de enraizamiento para promover el surgimiento de las raíces para que nazca el nuevo rosal. Puedes decantarse por suprimir la corteza del tallo o hacer un pequeño corte en su base para facilitar el brote de las raíces.
  • Planta tu esqueje: son distintos los métodos que existen para conseguir el rosal por medio de esquejes. En cualquier caso, lo esencial es sostener el esqueje lejos del sol directo (cerca de 20°C de temperatura), y observar que la humedad no acabe dañando el nuevo rosal.
  • Cómo plantar rosales en maceta

    La germinación del esqueje se puede conseguir por medio de la hidroponía, o sea, de la colocación del descendiente en agua. Otro procedimiento recomendado por especialistas es plantar el esqueje de rosal en patata, pues si te preguntas de qué manera plantar un rosal sin raíces, has de saber que este tubérculo ayuda a sostener la humedad idónea para que se desarrolle apropiadamente el esqueje. Si quieres descubrir Cómo plantar un rosal de otras formas, no te pierdas este otro artículo de Sabioz.

    Sin embargo, te adelantamos que la siembra del esqueje de rosal en maceta sigue siendo el procedimiento más empleado:

    Cómo plantar rosales en maceta

  • Para plantar tu esqueje de rosal en maceta, comienza por seleccionar una apropiada. Toma en cuenta que sus dimensiones han de estar entre los 30 centímetros de fondo y los 24 centímetros de diámetro.
  • Luego, vierte en la maceta elegida una mezcla de sustrato y turba. Puedes añadir otros componentes como sustratos singulares para esquejes o plántulas pero, en cualquier caso, lo más esencial será humidificar bien el sustrato antes de la plantación.
  • Posteriormente, abre un hueco en el sustrato y además introduce tus esquejes de rosal anteriormente preparados. Cada tallo debe plantarse a unos 15 centímetros de profundidad, dejando unos 8 centímetros de distancia entre uno y otro.
  • Para finalizar, si te hallas en un lugar caluroso, puedes cubrir la maceta con un plástico para evitar la transpiración excesiva. Recuerda que en todo momento la maceta ha de estar bien irrigada y lejos del sol directo.
  • Cuando tus esquejes de rosas tengan rebosantes raíces, vas a deber poner cada uno de ellos de ellos en su maceta… y prepararte para diseñar tu espacio con un fantástico rosal. Si quieres aprender más sobre Cómo cuidar un rosal, no te pierdas esta guía.

    Si quieres leer más artículos similares a Cómo hacer y plantar esquejes de rosal, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Jardinería y plantas.

    Deja un comentario