Cómo poner gotas en los oídos a un gato

Tener un gato en casa implica no únicamente estar pendiente de su alimentación y cuidados elementales, sino además de su salud. Más allá de que, de entrada, no requieran tanta atención como otras mascotas, los gatos además son propensos a sufrir enfermedades, con lo que resulta necesario estar alarma ante ciertos signos que puedan señalarse la presencia de alguna cosa fuera de lo común.

Los ácaros o la acumulación de cera en los oídos de los gatos pueden generar infecciones que, muy probablemente, serán tratadas con gotas si así lo aconseja el veterinario. En este caso, el carácter independiente del animal al lado del hecho de que no es algo conocido para ellos puede ser un factor en contra en el momento de ponerle el fármaco. En Sabioz.com te explicamos de qué forma poner gotas en los oídos a un gato para hacer de ese momento lo menos traumático posible para tu mascota y para ti, de forma que pueda recobrarse velozmente.

Pasos a proseguirse:

Antes de saber de qué forma poner gotas en los oídos a un gato debes cerciorarte de que ciertamente necesite la medicación. Para eso, debes consultar con el veterinario si el gato presenta alguno de estos síntomas:

  • Olor desapacible procedente de sus orejas.
  • Manchas negras de suciedad en sus oídos. Esto es una señal de que el gato está generando más cera de la frecuente, muy probablemente como una defensa natural de su cuerpo frente a la presencia de ácaros.
  • Problemas de equilibrio, en tanto que pueden ser el síntoma de algún género de inconveniente en su tímpano.
  • Si el gato se rasca mucho las orejas o si inclina su cabeza cara un costado de forma usual. En este caso, entre otros posibles inconvenientes, probablemente tenga tu gato tenga otitis. Hay que tener singular cuidado cuando se decide humidificar al gato en casa y secar realmente bien sus oídos para evitar las otitis.
Cómo poner gotas en los oídos a un gato - Paso 1

Si ciertamente el gato requiere algún fármaco precripto por el veterinario especialista y este es en formato de gotas para los oídos, debes asegurarte primero de tener todo lo que precisas a mano, preferiblemente ya preparado sobre una mesa.

Como bien sabes, poner gotas en los oídos de un gato no es una cosa que acostumbra a conseguirse de forma fácil a la primera, con lo que debes tener todo organizado para cuando llegue el momento. Principalmente, el material que vas a especificar es el próximo:

  • Una manta o toalla seca extendida
  • Las gotas de fármaco ótico que te ha recomendado el veterinario
  • Unos discos de algodón o unas gasas estériles

Si quieres tener más probabilidad de éxito al momento de poner gotas en los oídos de tu gato, espera a que tenga sueño o a que desee tener contacto contigo, en tanto que en los dos casos estará más apacible y obediente.

No lo tomes por sorpresa pues se pondrá violento y será difícil mantenerlo. Si puedes contar con la ayuda de otra persona, bien sea para que lo sostenga o para que aplique el fármaco, será mucho mejor en tanto que tendrás más control sobre la situación.

También puedes envolverlo en una manta para asistirte en el caso de que estés solo. Lo ideal es llevar al gato a un lugar apacible y con buena iluminación para que puedas ejecutar mejor la labor.

Tras conseguir tener a tu gato lo más quieto posible con la ayuda de alguien o envolviéndolo en una toalla o en una manta, vas a deber proseguirse estas instrucciones para saber de qué forma poner gotas en los oídos a un gato:

  1. Limpia sus orejas anteriormente para evitar que el exceso de cera o la acumulación de sangre o pus (si fuera el caso) obstruya el paso del fármaco, pues reduciría su efecto.
  2. Para ello, puedes adquirir un producto singular para adecentar orejas de gato en las tiendas de mascotas o preguntarle al veterinario y aplicarlo esmeradamente con gasas estériles o algodón, evitando ir muy profundo para evitar daños en el oído del animal.
  3. Con las orejas del gato ya limpias, inclina la cabeza de tu compañero piloso cara un costado, aplica las gotas conforme las indicaciones del veterinario y además inmediatamente hazle un masaje en los oídos para acudir a que el fármaco penetre más de manera profunda.
  4. Lo normal es que conforme se vaya cumpliendo el tratamiento el gato presente signos de mejora. En caso contrario debes acudir de nuevo al especialista.
Cómo poner gotas en los oídos a un gato - Paso 4

Como ves, aprender de qué forma poner gotas en los oídos de un gato no es tan complicado si tienes todo a mano y aprovechas los momentos de docilidad de tu mascota. Ahora solo resta esperar a que se recupere satisfactoriamente y que consultes con tu veterinario de confianza todo lo que sea preciso.

Si quieres leer más artículos similares a Cómo poner gotas en los oídos a un gato, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario