Cómo poner papel pintado

Aunque el papel pintado fue la tendencia estrella de la década de los 60 y los 70, todavía hoy sigue siendo una alternativa veloz, fácil y económica para decorar las paredes de tu hogar. Es simple de poner y la gran pluralidad de colores y estampados que existe nos deja amoldar cada uno de ellos de los espacios a nuestro estilo, proporcionándoles un aire distinguido y bien elegante.

Si piensas en emplear esta técnica y darles un toque diferente a las estancias de casa, presta atención al siguiente artículo de Sabioz. A continuación, te explicamos de qué forma poner papel pintado y conseguir un acabado perfecto. Descubre las mejores técnicas, pautas y consejos para renovar tu hogar con esta apuesta segura.

Consejos para elegir el papel pintado

El papel pintado es una alternativa ideal y práctica para vestir las paredes de tu hogar y, además de esto, ofrece opciones decorativas infinitas y variadas. Estampados, flores, papeles planos, infantiles, detalles… ¡Hay tanto dónde elegir! Y sus ventajas son variadas: su mantenimiento es realmente simple ya que son lavables, protegen tu pared de rozaduras, se pueden combinar con paredes pintadas, pueden recrear ambientes y texturas diferentes en todos y cada pared y son ideales para tapar grietas, máculas o cualquier otro desperfecto.

Antes de elegir el papel pintado para la estancia deseada, debes tener en consideración tus necesidades y qué quieres conseguir con él:

  • Destacar una pared: si tu objetivo es resaltar una de las paredes de la estancia escogida, te animamos a hacer una combinación de papeles. Opta por uno en tonos claros y otro en tonos atractivos. También es buena opción apostar por vinilos de letras o de algún motivo específico, para darle a la pared el estrellato que se merece.
  • Ampliar la habitación: si quieres que la estancia parezca más grande, opta por los papeles planos y, a poder ser, en tonos claros. Estos van a dar sensación de amplitud y iluminación a la habitación. Recuerda que si el propósito es justo el contrario, reducir la amplitud de los espacios más grandes, vas a deber apostar por colores oscuros.
  • Habitación acogedora: con papeles de tonos cálidos conseguirás un efecto agradable en cualquier estancia.
  • Transformar tus muebles: si por algo se caracteriza el papel pintado es por su poder de crear un ambiente diferente en tu hogar. Por ello, son una apuesta segura si quieres renovar moblaje sin deshacerte de tus muebles. Con un papel pintado en la pared, de fondo en una estantería o un armario, conseguirás una renovación veloz, fácil y económica. Y si lo que deseas es renovar un mueble con esta técnica, no te pierdas este otro artículo: “Cómo decorar un mueble con papel pintado”.

Tipos de papel pintado

Las opciones en el momento de hacerte con un papel pintado son infinitas, ya que hay una gran pluralidad de estilos de papel (planos, estampados, imitación de materiales…) y de diferentes texturas. No obstante, si piensas en decorar tus paredes con ellos, es esencial conocer los modelos más frecuentes para poner el papel pintado más recomendable:

  • Vinilo: se compone de una base de papel y una capa de vinilo. Es fuerte y resistente a la luz y a la humedad, con lo que se aconseja su empleo en paredes recorridas. Lo mejor de los vinilos, además de esto de sus múltiples posibilidades decorativas, es su veloz y fácil colocación: encolas el papel y puedes pegarlo de forma libre en la pared que desees.
  • TNT (Tejido no tejido): se trata de un papel con base textil y vinilo. Es ideal para habitaciones infantiles, baños, cocinas o corredores, dada su resistencia al desgaste. Al igual que el vinilo, el TNT tiene una simple colocación a base de cola.
  • Papel: el papel como tal es más frágil que las opciones precedentes, por este motivo se aconseja ponerlo en paredes menos recorridas. Su composición con base textil y papel deja que los resultados tras su colocación sean muy bien elegantes y complejos. Es la opción menos veloz, ya que se debe encolar papel y pared, no obstante, los resultados son expepcionales.

A la hora de elegir un papel debes tener en consideración, también, la superficie que vas a empapelar. Por eso se desaconsejan, por poner un ejemplo, las paredes con gotelé o madera. En estos casos, poner papel pintado es más difícil. En el gotelé conseguirás que el papel quede arrugado, lo que dará una sensación de mala colocación y el resultado no será bonito ni satisfactorio. En el caso de la madera, podrías hacerlo toda vez que su superficie sea plana y estable. En esos casos, se aconseja emplear los papeles TNT, pues son los más indicados para muebles y superficies de madera.

Cómo poner papel pintado en la pared

Ahora que sabes qué es el papel pintado y cuáles son las opciones que tienes en el momento de decorar las paredes de tu hogar, has de saber de qué forma poner papel pintado en la pared. Así, te invitamos a proseguirse estas instrucciones para empapelar:

  • Prepara la habitación. Antes de comenzar la labor de empapelar la pared, debes preparar la estancia donde trabajarás. Si bien la colocación acostumbra a ser simple, es esencial desplazar los muebles que te impidan trabajar cómodamente. Despeja la habitación para trabajar sin obstáculos.
  • Prepara la superficie. Preparar la superficie donde vas a empapelar es básico, tanto para elegir el papel para trabajar adecuadamente. La pared ha de estar lista, uniforme y ser absorbente. En caso de que haya grietas o huecos, se aconseja enmasillar la pared para dejarla uniforme. Y si la habitación que quieres empapelar ya tiene papel pintado, vas a deber quitarlo para poder poner le nuevo. Para ello, no te pierdas este artículo: “Trucos para suprimir el papel de la pared”.
  • Corta el papel. A continuación, debes recortar el papel que vas a emplear. La recomendación es medir la altura de la pared en múltiples puntos y dejar siempre y en todo momento unos 5 cm más de margen en la parte superior y la inferior. Corta el papel a tiras haciendo el próximo cálculo: divide la longitud del rollo por la altura de la pared más la mitad de reiteración.
  • Encola. Con el papel que vas a emplear preparado, es hora de encolar para poner el papel pintado sobre la pared. Recuerda que si se trata de un vinilo o TNT bastará con poner cola en la base, en cambio si se trata de papel, vas a deber encolar también la pared. Prepara la pasta consultando las instrucciones y ayúdate de un pincel para extenderla sobre el papel.
  • ¡A empapelar! Es hora de poner el papel pintado sobre la pared. Ve poniendo tira a tira, de forma que queden pegadas y extendidas sobre la pared, sin dejar huecos entre ellas. Pasa el cepillo de empapelar o la mano para que el papel quede absolutamente liso. Es un trabajo de precisión, pues lo esencial es que el papel esté alineado entre sí, de forma que no se aprecien las tiras. A la hora de empapelar esquinas, marcos de puertas o ventanas, o saltar algún obstáculo, como en el caso de los radiadores, vas a deber dejar unos centímetros excedentes y recortarlos con la ayuda de un cúter o una tijera.
  • Empapelar una pared no es una labor realmente difícil, pero sí precisa de paciencia, cuidado y sacrificio. Si quieres que el resultado sea satisfactorio, no intentes hacerlo deprisa. Ahora que sabes de qué forma poner papel pintado adecuadamente, tómate tu tiempo para conseguir un resultado recomendable a tus esperanzas.

    Si quieres leer más artículos similares a Cómo poner papel pintado, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Interiorismo y Decoración.

    Deja un comentario