Cómo prevenir la disnea

La disnea es la complicad para respirar y es una afección que puede ser consecuencia de enfermedades respiratorias, cardiacas o el cáncer. Cuando padecemos esa complicad al respirar, debemos descubrir sus causas primero y ponernos en tratamiento, en tanto que aunque no es una enfermedad mortal, sí puede ser peligrosa para determinados pacientes por el hecho de que no todos la experimentan en el mismo grado. En unComo os daremos unos consejos sobre de qué manera prevenir la disnea para que nos antepongamos al inconveniente y evitemos, en la mayor medida, sufrir la incómoda sensación de que nos falta el aire.

Pasos a proseguirse:

Entre las distintas causas de la disnea, podemos localizar las próximas:

  • Un tumor que bloquea el aparato respiratorio.
  • Un broncoespasmo que puede aparecer de súbito, que es el estrechamiento de las vías respiratorias.
  • A causa de la hipoxemia, que ocurre cuando el oxígeno en la sangre se ve disminuido.
  • Por situaciones de ansiedad y agobio.
  • Por una neumonía.
  • Por una inflamación en los pulmones o una retención de líquidos entre estos y la caja torácica.
  • Por una cantidad deficiente de glóbulos colorados en la sangre.
Cómo prevenir la disnea - Paso 1

Para prevenir la disnea, singularmente si somos personas con un nivel de agobio y ansiedad elevado, lo primero que deberíamos hacer es parar de fumar si somos fumadores. Como sabemos, los componentes del tabaco son perjudiciales para facilitar el transporte de oxígeno en nuestra sangre y fumar puede generar disnea por la falta de oxigenación.

Cómo prevenir la disnea - Paso 2

Debemos intentar dormir las horas precisas, un mínimo de ocho día a día, pues un buen reposo repercute de forma positiva en nuestra respiración. La falta de energía provocará cansancio en nuestro cuerpo y una mayor falta de oxigenación en la sangre.

Evita los ambientes muy cargados, aquellos con humo, con falta de ventilación o con una calefacción excesiva, pues complicarán tu capacidad para respirar al obturar los pulmones. De lo que se trata es de respirar aire fresco y puro todo cuanto podamos, por ende, si te hallas en un espacio cerrado muy cargado, abre una ventana, deja que corra el aire o bien puedes emplear humidificadores si la estancia es demasiado seca y cerrada.

Cómo prevenir la disnea - Paso 4

Presta atención a tu postura al dormir. Lo ideal es dormir de lado, evitando hacerlo boca arriba y, en la medida de lo posible, ponte una almohada más alta para subir un tanto la cabeza. De esta forma, asistiremos a nuestro aparato respiratorio a que funcione mejor y se mantengan los niveles de oxígeno recomendables en nuestra sangre. Puedes ponerte también dos almohadas si la que tienes es demasiado fina.

Cómo prevenir la disnea - Paso 5

Evita hacer un ejercicio demasiado fuerte o intenso. Lo mejor es que realices actividades físicas a menudo pero que sean relajantes y de una intensidad leve o moderada, no te esfuerces demasiado para que no se altere tu respiración y aparezca esa incómoda sensación de que te falta el aire.

Los ejercicios de respiración pueden asistirte mucho a manejar una situación de disnea, como a prevenirla si los practicas diariamente. Trata de respirar de forma lenta por el hecho de que de esta manera regulamos la presión arterial dejando una recomendable depuración de la sangre y oxigenación de los tejidos. La respiración profunda puede causar hiperventilación y en casos de disnea, no es lo recomendable.

Como siempre y en toda circunstancia, una buena alimentación contribuirá a prevenir la disnea. La falta de hierro o anemia es una de las causas de la disnea, con lo que cuida tus niveles aportando a tu dieta diaria la cantidad suficiente de hierro precisa. En el siguiente artículo puedes ver cuáles son los comestibles más ricos en hierro.

Sigue, además de esto, una dieta baja en sal para evitar la hipertensión y toma mucho líquido, que mejora el transporte de oxígeno de nuestra sangre.

Cómo prevenir la disnea - Paso 7

En los casos más graves, los pacientes que sufran de disnea precisarán una ayuda extra de oxígeno, con lo que el médico será quien aconseje cuáles son las pautas a proseguirse. Si ves que sientes ahoga o mareo en un momento dado, puedes ponerte delante de un ventilador para percibir ese oxígeno extra que precisas antes de acudir al especialista.

Este artículo es meramente informativo, en Sabioz no tenemos capacitad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún género de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier género de condición o malestar.

Si quieres leer más artículos similares a Cómo prevenir la disnea, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario