Saltar al contenido

Cómo saber si tengo el himen imperforado

9 mayo, 2022
Cómo saber si tengo el himen imperforado

El himen es una membrana que se encuentra en la entrada de la vagina y que tiene unos agujeros por los que salen al exterior tanto las secreciones vaginales como el flujo de la regla. Sin embargo, puede darse el caso de que estos agujeros no existan y, por consecuente, la abertura vaginal quede absolutamente cubierta por el himen, lo que hace que sea imposible que el flujo y la regla salgan de forma recomendable. Esta condición se conoce como himen imperforado y se trata de una obstrucción de la vagina que se presenta ya desde el momento del nacimiento y de la que se ignora su causa. Una vez diagnosticada, será preciso someterse a una pequeña cirugía para solucionar el inconveniente. Sigue leyendo este artículo de unComo en el que explicamos de qué forma saber si tienes el himen imperforado y de qué forma debe tratarse.

Signos y síntomas de himen imperforado

La imperforación del himen, por lo general, no causa síntomas hasta la etapa de la pubescencia, cuando tiene lugar el inicio del periodo menstrual. Es en ese momento, cuando la pequeña perjudicada sufre en consecuencia lo que tiene por nombre amenorrea primaria, que es la ausencia de la regla a pesar de su desarrollo. Esto ocurre debido a que el flujo de sangre no puede salir cara el exterior pues el himen no cuenta con ningún agujero y bloquea toda la abertura de la vagina. La ausencia de la regla he de ser un motivo urgente de consulta ginecológica, pues será la única forma de conseguir un diagnóstico médico acertado y seguro y poder empezar el tratamiento o el procedimiento que se requiera en todos y cada caso.

Los síntomas de himen imperforado pueden manifestarse cuando el flujo de la regla no sale al exterior y se va amontonando en la vagina, el útero y la trompas de Falopio. Esta situación puede dar lugar a síntomas como los que detallamos ahora:

  • Dolores en la parte inferior del abdomen, los que pueden ser de carácter cíclico.
  • Sensación de llenura o presencia de masa en la zona inferior del abdomen.
  • Dolores de estómago.
  • Dolores en la espalda.
  • Retención urinaria (síntoma eventual).
  • Estreñimiento (síntoma eventual).
Cómo saber si tengo el himen imperforado - Signos y síntomas de himen imperforado

Diagnóstico de la imperforación del himen

Generalmente, el himen imperforado se diagnostica en el nacimiento, cuando el médico al observar la zona genital de la recién nacida contempla que el himen cubre la abertura vaginal en su totalidad y no hay agujero.

En el caso de que se diagnostique en la pubescencia dado a que la paciente haya acudido a consulta por amenorrea o síntomas como los que hemos descrito en el apartado precedente, el médico realizará una exploración física y pormenorizada de la pelvis y del área genital y, además de esto, puede pedir la realización de ciertas pruebas como una ecografía y otros exámenes para cerciorarse de que se trata de imperforación del himen y no de otro inconveniente de salud. Con la ayuda de estos exámenes, también se podrá valorar la cantidad y el volumen de flujo sanguíneo amontonado, lo que será determinante para el próximo tratamiento y la evolución de la perjudicada.

Tratamiento del himen imperforado

El tratamiento del himen imperforado consiste en una intervención quirúrgica simple por medio de la como se realizan unas aberturas sobre el himen para extraer la membrana extra y permitir la salida del flujo menstrual y de las secreciones vaginales. Es esencial apuntar que cuando esta condición es diagnosticada en el momento del nacimiento, se aguardará a que la pequeña medre y haya comenzado la pubescencia para efectuarle esta operación; por lo general, se haz cuando las mamas se están desarrollando, se presenta un tanto de vello púbico pero todavía no le ha llegado la regla; esto puede ser en torno a los 8 o 9 años de edad.

La intervención quirúrgica no acostumbra a acarrear mayores dificultades, pues las posibilidades de dañar otros órganos internos es casi nula, y es que la operación se haz en la zona más externa y superficial del área genital femenina. Así mismo, el riesgo de infección o sangrado rebosante es mínimo y caso de que se presentasen inconveniente de esta clase, serían muy simples de tratar y solucionar.

Por otro lado, es conveniente aclarar que el hecho de tener que someterse a este género de cirugía no implica inconvenientes de fertilidad ni reduce las probabilidades de tener hijos en un futuro, pues en prácticamente ningún caso se ven perjudicados los órganos que intervienen en la fecundación y la gestación. No obstante, sí que resulta necesario un diagnóstico y un tratamiento precoz, en tanto que si se advierte de forma muy tardía o no se trata, puede aumentar las posibilidades de sufrir afecciones como endometriosis, adenosis vaginal o hemoperitoneo.

Cómo saber si tengo el himen imperforado - Tratamiento del himen imperforado

Cuidados y cautelas tras la cirugía

Tras la intervención quirúrgica, es muy esencial tener en consideración una serie de medidas y cuidados que aseguren el bienestar de la paciente y dejen que la herida sane cuanto antes. Así, se debe prestar singular atención a pautas como las próximas:

  • Guardar reposo durante las primeras 24 horas tras la operación. Por lo general, el segundo día la paciente ya está en estupendas condiciones y puede hacer vida normal, aunque se deben evitar las actividades físicas y/o los grandes sacrificios.
  • Es recomendable evitar el consumo de comidas irritantes durante las primeras 24 horas tras la intervención.
  • No resulta necesario llevar una cura específica de las heridas, pues estas son pequeñísimas y también internas, con lo que sanarán por sí solas.
  • Es posible que el médico aconseje la introducción de un dilatador en la vagina durante unos 15 minutos al día tras la operación. De esta forma, la incisión no se va a cerrar y la abertura vaginal se sostendrá abierta.

Es probable que el médico pida una visita médica con la paciente a los 8, 15 y 30 días de la intervención para revisar de qué forma van evolucionando las heridas y la cicatrización de las mismas. Será esencial acudir con urgencia a un centro médico si se presentan signos de infección tras la cirugía, como dolores, secreción de pus o fiebre elevada, o bien si se observa que la abertura vaginal se está cerrando o el dilatado no entra con sencillez y provoca molestias en el momento de introducirlo.

Cómo saber si tengo el himen imperforado - Cuidados y precauciones después de la cirugía

Este artículo es meramente informativo, en Sabioz no tenemos capacitad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún género de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier género de condición o malestar.

Si quieres leer más artículos similares a Cómo saber si tengo el himen imperforado, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Productos relacionados