Cómo sanar una ampolla abierta – los mejores consejos

Si tienes una ampolla, esta puede dolerte mucho y además incluso complicarte aspectos rutinarios, como caminar o escribir, conforme donde tengas este inconveniente en la piel. Aunque duela, es mejor que esté cerrada, pues una ampolla reventada puede inficionarse con mucha sencillez y, por esta razón, no se aconseja hacerlo uno mismo. Puede que, por poner un ejemplo, con un simple roce del zapato, esta se abra por sí misma y vas a deber tener precaución. Para tratar una ampolla reventada lávate bien las manos, lava bien la parte perjudicada con jabón neutro y agua y deja que se seque, antes de aplicar algún fármaco y taparla.

Si te resulta interesante conocer de qué manera sanar una ampolla abierta pasito a pasito y más consejos para los cuidados siguientes, hasta el momento en que esta desaparezca, en Sabioz, te invitamos a leer el siguiente artículo en el que te lo detallamos todo.

Cómo sanar una ampolla reventada pasito a pasito

Tener una ampolla puede ser realmente doloroso, algo que a veces se pasa cuando se revienta o se levanta la piel, en tanto que el líquido retenido se libera. No obstante, la curación es mejor si no se abre, en tanto que al hacerlo y convertirse en herida, que puede sangrar o no, existe la posibilidad de que haya una infección, se extienda su cura y además, incluso, que llegue a doler más. Sin embargo, en el caso de que se reviente, es necesario conocer de qué manera sanar una ampolla abierta en la mano, en la planta del pie o en el talón, pues son los lugares más frecuentes. Sigue estos pasos para tratar la ampolla reventada:

  1. Lávate bien las manos.
  2. Lava bien la zona perjudicada con jabón neutro y agua fresca rebosante.
  3. Deja que la ampolla se seque al aire, aunque seques la piel de alrededor con una toalla limpia y suaves toques.
  4. No te toques la piel levantada.
  5. Aplícate una crema o pomada antibacteriana en la zona abierta de la piel, cuidadosamente y toques suaves.
  6. Coloca una venda o gasa limpia sobre la lesión y pon esparadrapo alrededor para que quede fija, sin apretar la herida.
Cómo curar una ampolla abierta - los mejores consejos - Cómo curar una ampolla reventada paso a paso

Cómo sanar una ampolla en el pie en carne viva

Cuando la herida es algo más grave y además se ha levantado piel sana y no solamente la que cubría la ampolla, por poner un ejemplo por el roce del zapato, la forma de sanar la herida en carne viva es muy similar. Estas indicaciones sirven para estas heridas en cualquier parte del cuerpo, como el pie o la mano, pero si se da en mucosas lo mejor es acudir al médico directamente.

  1. Lava tus manos y la parte perjudicada y seca cuidadosamente.
  2. La diferencia con los pasos precedentes es que, antes de aplicar la pomada antibiótica, se aconseja aplicar un tanto de agua oxigenada, que ayuda a detener la pequeña hemorragia y a adecentar de forma profunda.
  3. Cuando se seque, aplica un tanto de yodo, con la ayuda de una gasa limpia, y deja que se seque al aire unos minutos.
  4. Limpia de nuevo la herida con mucho cuidado y esta vez, en lugar del agua oxigenada y el yodo, aplica la pomada antibiótica y tapa la herida.

Ahora que sabes qué se puede hacer para sanar una ampolla con la piel levantada, y además incluso encarnada, vas a deber prestar atención a los cuidados y curas que siguen hasta el momento en que se cure de forma plena y desaparezca.

Cómo sanar una ampolla inficionada

¿Cómo sanar una ampolla inficionada en la planta del pie o en la mano? Esta es otra pregunta común, en tanto que cuando la piel se levanta es muy simple que la herida se infecte, algo que puede pasar aunque no haya sangrado. Así, si observas que el dolor aumenta, la lesión no para de supurar y que aparece pus, entonces se te ha inficionado y precisas curarla con más paciencia. Lo mejor es que un médico vea tu herida y te indique si es necesario que hagas algo más para tratarla. No obstante, estos son los pasos básicos a proseguirse:

  1. Lava bien tus manos con jabón neutro.
  2. Lava la zona perjudicada con jabón neutro y agua rebosante, cerciórate de que no queda pus a la vista, aunque la herida supure líquido.
  3. Nunca aprietes la herida, solo limpia la superficie.
  4. Deja que la ampolla abierta se seque al aire.
  5. No te toques la piel levantada, salvo que cuelgue mucho pedazo. Si es de esta forma, puedes recortar la piel sin que las tijeras entren en contacto con la herida.
  6. Aplica una pomada antibacteriana o antibiótica en la piel herida, mejor que sea una pomada indicada por tu médico.
  7. Coloca una gasa limpia sobre la ampolla y fíjala con esparadrapo.
  8. Toma antibióticos orales, siempre y en todo momento tal como te recete el médico.

Conoce en este otro artículo de Sabioz más detalles sobre Cómo identificar y sanar una herida inficionada.

Cuidados para una ampolla abierta

Cuando ya has hecho las primeras curas para este género de lesión en la piel, debes proseguirse examinando de qué manera está la herida y curarla si es necesario de nuevo o bien, solo aplicar un tanto más de crema antibiótica y volver a tapar. Es recomendable que lo hagas 2 o 3 veces al día.

Sobre ampollas reventadas o en carne viva, nunca apliques apósitos para tratar ampollas, en tanto que estos solo están hechos para curarlas cuando están cerradas, dejando que el cuerpo las reabsorba bien sin llegar a hacerse herida. Si se ponen sobre la lesión abierta, lo más probable es que duela más y se cree una infección.

Cómo curar una ampolla abierta - los mejores consejos - Cuidados para una ampolla abierta

Cómo prevenir las ampollas

Por último, en Sabioz te damos una serie de consejos para evitar la aparición de ampollas en los pies:

  • Calza zapatos de tu talla, ni más grandes ni más pequeños, para evitar los roces.
  • Si las precisas, emplea plantillas que estén en buen estado, que sean cómodas y te dejen apoyar bien el pie en todos y cada pisada.
  • Usa calcetines recomendables, por poner un ejemplo, elige calcetines deportivos si vas a hacer algo de ejercicio y evita los que te hagan sudar los pies.
  • Evita el sudor en los pies, en tanto que este reblandece la piel y facilita la aparición de heridas. Puedes emplear, además de esto de calcetines recomendables, antitranspirantes, como desodorantes o polvos de talco, como lubrificantes para pies, vaselina o vendajes singulares, en especial cuando vas a caminar mucho.
  • Cambia tu calzado habitualmente.

Evitar las ampollas en otras partes del cuerpo, se limita a prevenir las rozaduras, por poner un ejemplo del bolso, la mochila o incluso ciertas joyas, como evitar sufrir quemaduras, empleando protección recomendable, de esta forma sea en la cocina o efectuando otros géneros de tareas o actividades.

Si quieres leer más artículos similares a Cómo sanar una ampolla abierta – los mejores consejos, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario