Cuándo comenzar a duchar a un gato – aquí tienes la contestación

Si acaba de venir un gato a tu familia, probablemente te estés haciendo un sinnúmero de preguntas: ¿qué le doy de comer?, ¿con qué puede jugar?, ¿lo debo duchar?, etc.. Es normal que, en los primeros momentos, te sientas un tanto perdido no sabiendo de qué forma se debe cuidar un gato. Pero en el artículo de Sabioz vamos a asistirte a solucionar una de las preguntas más frecuentes: ¿en qué momento comenzar a duchar a un gato? Lo es verdad que lo recomendable es que sea desde los 3 meses de edad pero, recuerda, que los gatos son animales muy limpios y aseados y, en su gran mayoría, no precisan de baños o lavados extra.

El primer baño del gato: lo que precisas saber

La edad a la que se puede comenzar a duchar a un gato es un tema un tanto discutido. Hay especialistas que defienden que la edad ideal es desde los 2 meses, no obstante, lo más extendido es que sea desde los 3 meses cuando se bañe a un gato por primera vez.

¿Por qué? Básicamente pues, antes de este tiempo, el animal todavía no tiene bien definida su temperatura anatómico y, por ende, podría coger frío. De todas formas, siempre y en toda circunstancia es recomendable que cuidemos mucho su primer baño y que, si estamos en invierno, tengamos la calefacción abierta para que no pase frío en ningún momento.

Además, es a los 3 meses cuando se puede comenzar a duchar a un gato pues es también en esta temporada cuando se le ha puesto la primera vacuna. De hecho, someterle a un baño sin que esté bien vacunado podría ser peligroso para la salud y también, incluso, para la vida del animal. Así que ¡no te la juegues!

Consejos para el primer baño de un gato

Además de saber el mejor momento para comenzar a duchar a un gato, también es esencial que tengas presente otros consejos que te ayudarán a que la experiencia sea idónea para el animal. Aquí te damos ciertas ideas que te ayudarán a hacer esta labor:

  • Usa un barreño pequeño: la primera vez es sensiblemente más recomendable que bañes al gato en un barreño o una bañera para bebés. Pues, así, lo tendrás más controlado y evitarás que pueda resbalarse o asustarse.
  • 2 cm de agua como máximo: los gatos son muy curiosos, y más todavía cuando son cachorros. Por eso, es recomendable que no superes los 2 cm de agua para evitar que pueda asustarse o caerse.
  • Agua temperada (35ºC aprox.): evita duchar a tu gato con agua friísima o muy caliente. Lo mejor es que sea agradable y que el ambiente esté en estupendas condiciones de temperatura para que, como ya hemos dicho, no coja frío.
  • Relájalo: lo más habitual es que el animal esté tenso y inquieto no sabiendo exactamente qué ocurre. Pero, por esta razón, es recomendable que le converses con un tono suave y que lo acaricies para que pueda relajarse.
Cuándo empezar a bañar a un gato - aquí tienes la respuesta - El primer baño del gato: lo que necesitas saber

Cada cuánto duchar a los gatos

Ahora que tienes claro en qué momento comenzar a duchar a un gato, es esencial que dejemos claro que no hará falta que lo bañes cada semana ¡ni de broma! Los gatos son animales muy aseados y ellos se ocuparán de su limpieza diaria. Además, gracias a su lengua áspera podrán quitar la suciedad amontonada y el exceso de pelo que se acumule.

Por tanto, el bañado del gato va a depender mucho del estilo de vida que tenga en tanto que no se ensucia igual un gato familiar que un gato que sale cada día afuera. De hecho, si el gato no sale al exterior, con 1 lavado al mes será más que suficiente para sostener a raya su higiene.

En cambio, si el gato sale al exterior, su frecuencia de lavado podrá verse aumentada. Deberás duchar a tu gato en las próximas circunstancias:

  • Piel sucia: si ves que tu gato tiene máculas en el pelo o la piel, entonces vas a deber lavarlo (barro, aceite, etc.)
  • Contacto con productos químicos: si crees que tu gato ha entrado en contacto con lejía o productos que puedan ser tóxicos para él, será imprescindible que lo bañes de forma inmediata para evitar que pueda dañarse
  • Grasa en el pelo: como nuestra cabellera, la de los gatos también puede ser grasa (sobre todo en las razas de pelo largo). Por tanto, si ves que su pelaje está graso o extremadamente enredado, ha llegado el momento de un baño
  • Por recomendación del veterinario: también puede que el veterinario te aconseje que lo bañes para mejorar cualquier condición.

Cómo duchar a un gato en casa

Y acabamos este artículo dándote explicándote de qué forma puedes duchar a un gato en casa para que la experiencia sea positiva y relajada para los dos. Sobre todo, debes armarte con un sinnúmero de paciencia y mucho tacto en tanto que, lo más probable, es que el animal esté un tanto estresado y a la protectora.

Además, te invitamos a que en el barreño o bañera que emplees para el lavado pongas una alfombra que conseguirá evitar que se pueda resbalar y, por ende, asustarse todavía más. Antes de comenzar a duchar al gato precisarás:

  • Agua tibia (de unos 35ºC aprox.)
  • Champú singular para gatos
  • Toalla singular para secar su piel y pelaje

Bañar a un gato punto por punto

Una vez tengas todos los materiales listos, es el momento de comenzar con el baño. Para ello, vas a deber proseguirse estos fáciles pasos que te señalamos ahora:

  1. Moja la parte inferior de su cuerpo con tu mano o con una esponja que sea suavísima
  2. Poco a poco, asciende para que el gato no se asuste y se acostumbre al agua
  3. Aplica el jabón de forma suave, como si fueran caricias y deja que actúe 2 o 3 minutos para conseguir una limpieza mayor
  4. Después, aclara el jabón con agua templada intentando que quede bien limpio de cualquier resto (cree que el animal seguirá lavándose con su lengua diariamente, por ende, es mejor que no encuentre substancias extrañas en su cuerpo)
  5. Sécalo con una toalla sin ser nada brusco. Hazlo cuidadosamente y con una voz suave y relajada para que el gato esté apacible
  6. Dale un cepillado final para que esté perfecto y absolutamente adecentado

En caso de que bañes al gato en invierno, puedes secarlo con secador manteniendo, siempre y en toda circunstancia, una distancia de seguridad prudencial. Además, ten presente que el estruendo de este aparato podría atemorizarlo con lo que, si puedes, evita este procedimiento. El gato debe quedar bien seco para evitar que pueda constiparse o ponerse enfermo.

Cuándo empezar a bañar a un gato - aquí tienes la respuesta - Cómo bañar a un gato en casa

Si quieres leer más artículos similares a Cuándo comenzar a duchar a un gato – aquí tienes la contestación, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario