Cuidados de la planta menta piperita

Cuidados de la planta menta piperita

La menta piperita o Mentha x piperita, como se le conoce por su nombre científico, es una planta aromatizada herbácea, que se emplea mucho en gastronomía y también en el campo de la salud y de la medicina. Es una planta procedente de Asia central y de la zona del Mediterráneo, que puede tenerse en casa y cultivarse de manera fácil, siendo posible emplear de esta forma sus hojas en cualquier momento. La ventaja es que no precisa muchos cuidados específicos. En general, se cultiva como otras plantas medicinales o que se emplean en gastronomía como el romero, el orégano o el rabo de toro, en tanto que son todas de la misma familia: la lamiaceae o labiatae.

Si quieres tenerla en casa, desde Sabioz te explicamos los cuidados de la planta menta piperita para que siempre y en toda circunstancia la tengas libre cuando la precises o, simplemente, la emplees como planta ornamental.

Ubicación ideal de la planta menta piperita

La menta piperita es una planta de exterior. La elección del lugar perfecto es singularmente esencial pues precisa algo de sol, pero no una exposición directa, sobre todo, a las horas de mayor radiación solar.

De esta forma, hay que buscar un lugar que sea brillante pero con sombra parcial, o sea un lugar con semisombra. Es la mejor ubicación para que medre bien, aunque es una planta bastante resistente a pesar de que, en un principios y a simple vista, no lo parezca.

Cuidados de la planta menta piperita - Ubicación idónea de la planta menta piperita

Qué temperatura es recomendable para cuidar de la menta piperita

La menta piperita precisa temperaturas cálidas, sobre todo, en el verano. No obstante, a pesar de ello, soporta bien el frío. De hecho, puede sobrevivir con temperaturas de cero grados centígrados.

No obstante, estas bajas temperaturas solo las soporta si son durante unos días o periodos de tiempo no prolongadísimos. Es decir, que en un tiempo friísimo es difícil que viva durante un buen tiempo en perfectas condiciones y lo que realmente precisa es un tiempo temperado o algo caluroso.

Cómo regar la menta piperita

La planta piperita es una planta que precisa ser regada frecuentemente, sobre todo, en el verano. De hecho, lo recomendable es regarla, entre cada 5 días aproximadamente en temporadas de calor, siendo recomendable que la tierra siempre y en toda circunstancia esté húmeda, que no significa encharcada.

Sin embargo, tampoco hay que excederse. Y es que, aunque resulta necesario que el suelo sostenga la humedad, la menta piperita no soporta el encharcamiento ni una cantidad elevada de agua.

El exceso de agua, por su lado, presenta una serie de inconvenientes. Y es que, además de esto de mustiarse y ponerse lacia, se va a facilitar la aparición de enfermedades, primordialmente, de hongos.

Además de estas generalidades, hay que tener singular cuidado con el riego cuando se corta alguna parte para ser usada. En este caso, siempre y en toda circunstancia se debe:

  • Regar un par de veces antes de cortarla por primera vez.
  • Regarla diez días antes de volver a realizar algún corte de hojas.

Características de la tierra para la menta piperita

Una de los beneficios de la menta piperita es que puede plantarse en prácticamente cualquier género de suelo pues, en este sentido, no es una planta muy exigente. Sin embargo, sí se debe tener en cuenta que la tierra no he de ser demasiado seca. Tampoco los terrenos arcillosos son los más recomendados. Siempre que se pueda, es recomendable decantarse por tierras o terrenos calcáreos.

Si la menta piperita está en maceta en lugar del suelo, lo más conveniente es que sea una tierra fértil, que sostenga bien la humedad y con un pH de entre 6,5 y 7,5. Es clave que en la maceta –del mismo modo que si está en suelo-, haya un buen drenaje para que la tierra esté húmeda, pero no se genere un encharcamiento.

Además, es esencial abonar la tierra, independientemente de que la menta piperita esté en suelo o en maceta. Siempre hay que poner abono orgánico, además de esto de agregarle magnesio y manganeso.

Cuidados de la planta menta piperita - Características de la tierra para la menta piperita

Cómo reproducir la menta piperita

La menta piperita puede reproducirse de cuatro formas: esquejes, brotes laterales, rizomas y semillas. Cada una de ellas tiene sus particularidades, conque vamos por partes:

  • Esquejes: en un caso de esta forma, la plantación debe realizarse solo a fines del invierno o principios de la primavera
  • Brotes laterales: también se conocen como estolones y se deben plantar en primavera o principios de otoño.
  • Rizomas: para plantarlos, hay que extraer a lo largo del otoño fragmentos de la raíz de unos tres centímetros de longitud. Los rizomas se plantan directamente en la maceta, siendo recomendable que estén en un lugar frío y protegido para poder ser transplantados en verano.
  • Semillas: es el procedimiento más difícil pues no siempre y en toda circunstancia habitúan a crecer bien en casa. Esta plantación se hace en primavera, aunque se ponen en su terreno terminante en verano.

Con independencia del sistema elegido, no hay que olvidarse de que hay siempre y en toda circunstancia y cuando regar tras haber realizado la plantación. Además, a los 10 o 20 días, en función de de qué manera este la tierra, es recomendable volver a regar de nuevo. Aquí te contamos más sobre Cómo plantar menta.

Desde Sabioz, aguardamos haberte ayudado a saber más sobre los cuidados de la menta piperita. Ante cualquier duda o inconveniente con esta planta, siempre y en toda circunstancia es recomendable que consultes con un especialista de tu floristería o vivero para que puedas tener la menta piperita en perfectas condiciones.

Si quieres leer más artículos similares a Cuidados de la planta menta piperita, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Jardinería y plantas.

Deja un comentario