Saltar al contenido

Cuidados del limonero en maceta

22 julio, 2021
Cuidados del limonero en maceta

El limón es uno de los frutos más populares de todos. Si bien es verdad que no acostumbra a consumirse directamente, sí que es un factor esencial de muchos platos y recetas, tanto salobres como dulces. Si quieres disfrutar de limones ecológicos y cuidados por ti, lo más conveniente es que plantes tu limonero en casa, lo que podrás hacer directamente en una maceta, siempre y en todo momento y cuando sigas una serie de consejos muy esenciales para se vea sano y fuerte. Si quieres conocer los cuidados del limonero en maceta, sigue leyendo Sabioz por el hecho de que aquí te contamos de qué forma cuidarlo adecuadamente.

Tamaño de la maceta del limonero

El limonero es una planta parcialmente simple de cuidar en maceta, por lo menos si tenemos presente que se trata de un árbol frutal, que por lo general precisan estar plantados directamente en el suelo para dar frutos. Por el contrario, el limonero es una planta que se amolda bien a la vida en maceta, siempre y en todo momento y cuando se trate de una maceta con las dimensiones recomendables.

Lo primero que tendremos presente en el momento de dialogar sobre de qué forma cuidar un limonero en maceta es, exactamente, el tamaño y la profundidad de la maceta. Así que, ¿qué tamaño de maceta precisa un limonero? Es esencial que nuestro limonero se encuentre en una maceta lo más grande posible. Si esto no es posible, precisará una maceta que, por lo menos, tenga unos 30 centímetros de diámetro. Así mismo, además es de la misma manera esencial que tenga la misma (o más) profundidad que el diámetro. Esto dejará que las raíces se extiendan por doquier por igual, una de las características particulares básicas del limonero.

Cuidados del limonero en maceta - Tamaño de la maceta del limonero

Riego del limonero en maceta

Otro de los aspectos más esenciales de los cuidados del limonero en maceta es, sin duda, el riego, en tanto que al utilizar maceta hay que llevar cuidado para no encharcar demasiado el sustrato y evitar ahogar al árbol. Así, en comparación con riego del árbol del limón en maceta, hay que resaltar que es un árbol que precisa rebosante agua pero sin que la tierra esté encharcada, en tanto que podría acarrear que las raíces se pudrieran. De esta forma, lo más conveniente será regarlo una vez cada 2 días en primavera y verano, y una vez a la semana en invierno.

No obstante, si queremos asegurarnos de que sea el momento más recomendable para el riego, bastará con tocar la tierra superficial con los dedos. Si el sustrato está todavía húmedo, podemos esperar uno o un par de días más antes de volver a regar. Por otro lado, además es muy esencial evitar que se acumule exceso de agua en el plato inferior de la maceta. Pasados unos 15 minutos tras el riego, lo mejor será retirar el exceso de agua que se pueda acumular en el plato.

Cuándo podar el limonero

Respecto a la poda, el árbol del limonero se deberá podar a fines del otoño, cuando entre en estado de hibernación. Lo más recomendable será recortar las ramas secas o más enclenques, como aquellas que estén medrando en exceso y que puedan complicar que la planta sostenga unas proporciones recomendables al lugar en el que se ubique la maceta.

Para más información sobre este aspecto de los cuidados del limonero en maceta, puedes leer este otro artículo de Sabioz sobre Cómo podar un limonero.

Cuidados del limonero en maceta - Cuándo podar el limonero

Cuántas horas de luz precisa un limonero

Otro de los aspectos esenciales que habrá que tener en cuenta en el momento de cuidar un limonero será la luz que le llegue. Este árbol precisa rebosante luz directa. En específico, la maceta debería estar ubicada en un lugar donde por lo menos tenga una 5 o 6 horas de luz directa al día, aunque si puede ser más tiempo mejor. De lo opuesto, lo más normal será que las hojas tengan un color desvaído y que el árbol no consiga crecer sano y de manera fuerte.

Cuidados del limonero en maceta - Cuántas horas de luz necesita un limonero

Abono para un limonero en maceta

¿Cuándo se debe abonar el limonero? Esta es otra duda usual en el momento de preguntarse sobre de qué forma sostener un árbol de limón en maceta para que se desarrolle bien y llegue a dar limones. Respecto al abonado, lo más conveniente será abonar el limonero una vez por año en primavera o, si vivimos en una zona cálida, incluso en otoño. Pero solo vamos a deber abonarlo una vez por año. Respecto al abono más recomendable, lo mejor será decantarse por uno elaborado de manera especial para cítricos, que se podrá localizar en tiendas de jardinería.

A la hora de aplicarlo, es muy esencial proseguirse adecuadamente las indicaciones del fabricante. De hecho, acostumbra a ser recomendable reducir un tanto la dosis precripta, en tanto que una sobredosis de abono podría ser más perjudicial para el árbol que la propia falta de nutrientes.

Te recomendamos leer además estos otros artículos sobre Qué son los abonos orgánicos y tipos y Cómo hacer abono natural.

Temperaturas que soporta un limonero

Por último, cabe mentar que el árbol limonero es una planta que acepta parcialmente bien las temperaturas frías. De hecho, podrá llegar a aguantar heladas en torno a los -1 o -2 grados. Sin embargo, todas las temperaturas que sean inferiores a estas podrían llegar a matar al árbol. Por ello, si nos encontramos en zonas donde se alcancen temperaturas inferiores en invierno, lo más conveniente será mudar de lugar la maceta durante los meses más duros, como decantarse por cubrir la planta con una manta térmica de jardinería o ponerla en un vivero.

Cuidados del limonero en maceta - Temperaturas que soporta un limonero

Cuándo trasplantar el limonero

Por otro lado, habrá que tener en cuenta que el árbol limonero precisará ser trasplantado cada cierto tiempo a una maceta más grande. Dependiendo de cada caso, como del ritmo de desarrollo de la propia planta, lo más conveniente será hacerlo cada 3 o 4 años. En este sentido, es esencial trasplantarlo a una maceta que cumpla las mismas proporciones ya mentadas. Es decir, que tenga la misma profundidad que el diámetro.

Así mismo, además es muy esencial que, cuando se realice el trasplante, se haga a inicios de primavera, que será el mejor momento para que el árbol se adapte a la nueva maceta y al nuevo sustrato. Cuando se realice, habrá que tener un singular cuidado con las raíces, para que no se dañen y se alteren lo menos posible. Esto se debe a que se trata de unas raíces frágiles y que pueden sufrir un elevado agobio con el trasplante. Sin embargo, si se hace de forma cuidadosa y sin manipularlas en exceso, el limonero no debería resentirse en exceso y en poquitas semanas reiniciará su desarrollo y desarrollo frecuente.

Para más información sobre de qué forma cuidar un limonero en maceta, posiblemente además te interese este otro artículo de Sabioz sobre Cómo plantar un limonero y además conocer Cómo trasplantar una planta, pues esta guía te servirá para el momento de mudar de maceta a este árbol frutal.

Por qué mi limonero en maceta no da limones

Si tu limonero en maceta no llega a dar limones, vas a deber comprobar bien todos los aspectos comentados en esta guía para aprender a cuidar limoneros en maceta.

  • Revisa que tenga una maceta suficientemente ancha y profunda. Si tienes algo de dudas sobre si es un tanto justa o no, lo mejor será que directamente trasplantes el árbol a una maceta de mayor tamaño.
  • Mira además que el drenaje sea el mejor posible para evitar que el árbol frutal se encharque y se pudra, en tanto que durante este proceso dejará de crecer y de formar frutos.
  • Asegúrate de que lo riegas lo suficiente, aunque el drenaje he de ser buen, además debe percibir agua con suficiente asiduidad para que no pase demasiado tiempo seco.
  • Asegúrate de añadir abono y fertilizante en la época recomendable para que se desarrolle mejor y pueda tener frutos.
  • Comprueba que tenga suficiente luz solar. Si lo tienes en interior, aunque sea todo el año o por el hecho de que es temporada fría, acércalo lo suficiente a la ventana para que le llegue bien la luz natural.
  • Comprueba que no tenga plagas o enfermedades, como las que mencionaremos en los próximos apartados.

Plagas del limonero

Para cuidar el limonero, además debemos prestar singular atención a las plagas y enfermedades que este puede presentar. Las principales plagas de los limoneros son:

  • Minador: es un insecto que va marchitando las hojas, dejándole máculas cobrizos y arrugándolas hasta el momento en que mueren y caen. La mejor forma de combatirlo es con aceite de Neem.
  • Pulgón: se trata de una de las plagas más frecuentes en los limoneros y otras plantas. Suelen aparecer cuando hay mucha humedad. El pulgón acostumbra a ponerse sobre las flores y hojas, impidiendo que el desarrollo de los frutos y hojas nuevas. Para combatirlo, puedes leer este otro artículo sobre Cómo suprimir el pulgón del limonero.
  • Cochinilla algodonosa: acostumbra a aparecer en verano, debido a las altas temperaturas y el ambiente seco. Suelen estar tras las hojas y los tallos. Se puede combatir con una mezcla ecológica y fácil de agua, alcohol y una cucharadita de lavavjillas.
  • Araña roja: se trata de un insecto que crea telarañas en la planta con tal de desplazarse por ella velozmente. Aunque no es una plaga peligrosísima, sí que desgasta enormemente al limonero. Para combatirla, es suficiente con emplear aceite de Neem.
Cuidados del limonero en maceta - Plagas del limonero

Enfermedades del limonero

Tras conocer las plagas, podemos señalarse que entre las principales enfermedades del limonero en maceta o plantado en suelo destacan las próximas:

  • Alternaria alternata: causada por un hongo, por lo general derivado del exceso de riego, esta enfermedad desgasta el árbol y se advierte principalmente por las hojas dañadas, como los tallos.
  • Virus de la tristeza: se trata de una grave enfermedad que puede matar al limonero en poquitas semanas o meses. Lo habitúan a extender los pulgones y no tiene cura, con lo que hay talar el árbol y quemarlo.
  • Exocortis: es una enfermedad de los limoneros causada por un virus que genera escamas y grietas verticales en la corteza, enanismo y máculas amarillas en los nuevos brotes. Tampoco tiene cura, con lo que solo se puede talar el limonero y quemarlo.
  • Penecillium: es una enfermedad causada por un hongo que ataca al fruto, esto es, a los limones. Suele aparecer máculas circulares de moho en la cascarilla. Para evitarlo, hay que emplear fungicidas de cobre.
  • Psoriasis: aunque suene sorprendente, los limoneros además pueden sufrir esta enfermedad viral, que causa escamas en el tronco y en las ramas. No tiene cura, pero el limonero puede soportarte si vas raspando la corteza dañada a fines de primavera y la recubres con Zineb, un fungicida especializado.

Te recomendamos conocer más sobre este tema con este otro blog post de Sabioz sobre las Enfermedades del limonero.

Si quieres leer más artículos similares a Cuidados del limonero en maceta, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Jardinería y plantas.

Entradas relacionadas: