Saltar al contenido

¿Después de hacer ejercicio es bueno ducharse con agua fría?

27 julio, 2021
¿Después de hacer ejercicio es bueno ducharse con agua fría?

Hacer ejercicio es esencial para sentirse bien tanto a nivel físico como mental. Unos beneficios que, no obstante, pueden verse mermados con un acto tan fácil y que se realiza tras cualquier actividad física: ducharse. Y es que hay mucha disyuntiva entre si es mejor hacerlo con agua fría o bien con agua temperada. Incluso, a veces, se apunta a la conveniencia de hacer una ducha que combine el calor y el frío o bien de contrastes.

Pero ¿realmente qué es lo más ventajoso para las personas? ¿Después de hacer ejercicio es bueno ducharse con agua fría? ¿O es mejor hacerlo con agua caliente? Desde Sabioz, te explicaremos lo que sucede en el organismo con la ducha tras hacer actividad física para que puedas sacar tus conclusiones, hacer lo más conveniente y ventajoso para que te sientas mucho mejor y saber cuál es el mejor momento para bañarte.

Los beneficios de ducharse con agua fría tras hacer ejercicio

Muchas personas eligen el agua fría para ducharse tras una sesión de ejercicio pues tiene muchos beneficios por el organismo. De hecho, es la opción más empleada por los atletas profesionales. Entre sus ventajas están:

  • Ritmo cardiaco normal: ayuda a recuperar el ritmo cardiaco normal tras el ejercicio.
  • Menos agujetas: reduce las posibilidades de tener agujetas pues reduce la rigidez con la que se asocian estas molestias.
  • Regenera la musculatura: en caso de que se hayan producido roturas de fibras musculares por un ejercicio intenso.
  • Facilita la restauración física más velozmente.
  • Tonifica el cuerpo: pues no contribuye a dilatar la musculatura y la piel como ocurre con el agua caliente, que favorece la flacidez.
  • Contrae los vasos sanguíneos: lo que deja bajar las inflamaciones en músculos, tendones o articulaciones que pueden aparecer cuando el ejercicio que se ha realizado ha sido de manera especial intenso.
  • Reduce la temperatura anatómico: por la constricción de los vasos sanguíneos.

Por todos estos beneficios, ducharse con agua fría es ventajoso tras hacer ejercicio. Si quieres saber más sobre los beneficios de la ducha con agua fría tras el ejercicio, posiblemente te interese este otro artículo de Sabioz sobre ¿Es bueno ducharse con agua fría?

¿Después de hacer ejercicio es bueno ducharse con agua fría? - Los beneficios de ducharse con agua fría tras hacer ejercicio

¿Siempre debo bañarme con agua fría tras entrenar?

Tras hacer ejercicio siempre y en toda circunstancia es bueno ducharse, aunque solo sea para quitarse el sudor y sentirse mejor. Sin embargo, muchas veces, no siempre y en toda circunstancia es bueno ducharse con agua fría. Y es que, generalmente, esta es la opción que eligen los atletas profesionales tras sus entrenamientos y participación en competiciones o pruebas deportivas pues les ayuda a recobrarse.

Cuándo ducharse con agua fría tras entrenar

Hay que tener en cuenta que los atletas profesionales practican con mucha intensidad, así sea durante los entrenamientos o en las pruebas de competición. Sin embargo, antes de tomar la resolución de ducharse con agua fría o caliente, es esencial tener en cuenta la intensidad del ejercicio que se ha realizado y el estado del cuerpo de cada uno de ellos. Por lo tanto, si te ejercitas intensamente, es recomendable que te duches con agua fría.

En función de estas variables primordialmente se podrá tomar esta resolución, siendo recomendable el agua fría cuando precises los beneficios que te hemos comentado en el precedente apartado o bien decantarte por el agua caliente en las situaciones en las que precises.

Cuándo ducharse con agua caliente tras entrenar

Como pauta general, se puede decir que la ducha he de ser con agua caliente si se busca relajación a través del ejercicio o se ha realizado un entrenamiento normal, al paso que que es preferible el agua fría si el ejercicio es intenso (tipo profesional) o se practican disciplinas como las artes marciales, boxeo o bien otras en las que haya contacto físico y la posibilidad de percibir golpes o de caerse.

De todos modos, aunque sea más recomendable el agua caliente, no hay por qué desamparar a la ducha de agua fría. Por ejemplo, si se ha hecho un entrenamiento normal, una buena opción es empezar con agua caliente (tampoco extremadamente), para ir bajando a temperada y finalizar con fría durante unos minutos.

Qué pasa si no te duchas tras hacer ejercicio

Muchas personas se preguntan si es malo no ducharse tras hacer deporte. Pero todo lo opuesto. Duchase no es solo una cuestión higiénica y social, sino te ayuda a recobrarte físicamente tras el ejercicio físico, de manera especial si esta ha sido intensísima.

De hecho, no ducharse tras hacer ejercicio puede acarrear diferentes inconvenientes de salud. Si tenemos presente que a lo largo del deporte nuestro cuerpo libera toxinas mediante la sudoración, no extraña que después la ducha sea precisa, en tanto que si no nos duchamos todas esas toxinas quedarán pegadas en nuestra piel, lo que podría causarnos irritación, espinillas, erupciones y hasta infecciones.

Además, tras hacer ejercicio, nuestro cuerpo precisa sentirse limpio y suprimir todo el sudor. Por lo tanto, aunque tu ejercicio haya sido más bien moderado o leve, resulta necesario que te des una ducha tras entrenar.

Cuánto hay que esperar para ducharse tras hacer deporte

A pesar de los beneficios de ducharse con agua fría, hay que proseguirse una serie de consejos para que no se generen daños en el organismo y que realmente ese momento en la ducha sea ventajoso. El principal consejo es esperar a ducharse tras haber hecho ejercicio. Un tiempo que es de unos 20 minutos y que se puede aprovechar para, por poner un ejemplo, hacer unos buenos estiramientos, que además ayudarán a que te sientas mejor.

El motivo de esta espera reside en que el cuerpo alcanza una temperatura anatómico a lo largo del ejercicio que puede superar los 39 ºC. De esta forma, al entrar en el agua fría, se puede generar una descompensación en el cuerpo. Esto tiene una serie de consecuencias negativas para el organismo y la salud:

  • Problemas en sistema circulatorio: como cambios en la presión arterial por la reacción de los vasos sanguíneos a consecuencia del contraste de temperatura.
  • Parálisis facial periférica: este es otro de los posibles riesgos que acarrea una ducha con agua fría si no se ha aguardado tras el ejercicio. Se genera pues el nervio se dilata con el aumento de la temperatura anatómico tras el ejercicio. El cambio de temperatura brusco le afectaría, quedando paralizado.

Con estas explicaciones y consejos, en Sabioz, aguardamos haberte respondido a tu pregunta de si tras hacer ejercicio es bueno ducharse con agua fría. Siempre frente a la duda, es esencial que consultes con médicos o fisioterapeutas la utilidad de emplear agua caliente o fría tras tu sesión de actividad física.

¿Después de hacer ejercicio es bueno ducharse con agua fría? - Cuánto hay que esperar para ducharse después de hacer deporte

Si quieres leer más artículos similares a ¿Después de hacer ejercicio es bueno ducharse con agua fría?, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Fitness.