Dieta para el hiperinsulinismo

La insulina es una hormona encargada de regular la cantidad de glucosa que tenemos en nuestra sangre. Cuando los niveles de glucosa son elevados, el páncreas segrega más insulina para contrarrestar este exceso. Sin embargo, una hiperproducción de insulina genera dificultades para la salud que pueden dar lugar a sobrepeso, hipertensión y diabetes.

La hiperinsulinemia puede ser tratada para revertir sus efectos, pero precisa de voluntad y disciplina, en tanto que implica el cambio total en los hábitos alimenticios y además incluye una vida físicamente más activa. Una dieta para el hiperinsulinismo incluye comestibles saludables y frescos y otras recomendaciones que podrás leer ahora en el artículo de Sabioz.

Una vez que se diagnostica la hiperinsulinemia, probablemente el médico sugiera medicación para mejorar la condición y la sensibilidad a la insulina en el organismo. Las opciones dependerán del estado físico del paciente y de la gravedad de su caso. Es esencial cumplir con el tratamiento una vez este sea asignado. Interrumpirlo sin autorización médica o ser inconstante al tomar las dosis, puede empeorar el inconveniente.

Si hay sobrepeso, el tratamiento para el hiperinsulinismo ha de estar acompañado de un plan para adelgazar. Al bajar de peso, se mejora significativamente la sensibilidad de los receptores a esta hormona. Hay que aclarar que no se trata de recurrir a dietas espectaculares ni un entrenamiento extremo, sino de un plan coherente que combine actividad física regular con una dieta equilibrada. En el caso del ejercicio, se puede comenzar con travesías al día de 30 minutos conforme la capacidad del paciente y, más tarde, cuando se sienta menos agotado, agregar otras actividades como rutinas de gimnasio o deportes al aire libre.

La medicación y el ejercicio físico deben ir acompañadas de una dieta para la resistencia a la insulina. Lo ideal es comer cada tres o cuatro horas, lo que daría un total de 5 o 6 comidas al día de porciones pequeñas, dependiendo de las horas activas del paciente.

Alimentos para una dieta para el hiperinsulinismo

Estos son algunos de los comestibles que se deben incluir en la dieta:

Pescados

Especialmente aquellos ricos en Omega 3, como la caballa, el salmón, el arenque, el jurel, el atún y la sardina. El Omega 3 ayuda a prevenir la diabetes tipo 2, un sufrimiento que se puede desarrollar si no se controla el hiperinsulinismo, además de esto controla los niveles de triglicéridos, un género de grasa que se encuentra en la sangre y cuyos altos niveles pueden generar inconvenientes arteriales.

Alimentos ricos en fibra

El pan de grano entero, las lentejas, la avena, el brócoli y el arroz integral son algunos de los comestibles que más fibra poseen y cuyos beneficios residen en aumentar la sensibilidad a la insulina, regular los niveles de glucosa en la sangre, facilitar el tránsito intestinal y la eliminación de toxinas; estos dos últimos procesos son esenciales para un recomendable control del peso.

Frutas frescas

El consumo de frutas puede ser la alternativa para evitar las meriendas procesadas y azucaradas. Las más recomendables para quienes sufren hiperinsulinismo son manzana, pera, melón, naranja, cerezas, toronja, mandarina, sandía, arándanos, kiwi, frambuesa, mango y papaya.

Aunque pueden ser una alternativa a los postres o meriendas dulces, no hay que abusar de su consumo, en tanto que aunque sean naturales poseen azúcares que no deben ser consumidos en exceso. Lo ideal es cambiar el género de fruta cada día, consumirlas enteras (son más nutritivas que los jugos), en porciones breves y sin azúcar añadida.

Huevos

Los huevos poseen proteínas y son ricos en grasas saludables que contribuyen a generar sensación de saciedad (por eso muchos atletas habitúan a consumirlos tras sus entrenamientos), reduciendo las posibilidades de sufrir ataques de hambre incontrolables. Pero para aprovechar sus propiedades, hay que consumirlos completos, en tanto que tanto las claras como las yemas tienen proteínas.

El consumo de estos comestibles he de ser variado y proporcionado. Además, he de ser complementado con el consumo de agua, por lo menos 8 vasos diarios para contribuir a la sensación de saciedad y la recomendable eliminación de toxinas.

Dieta para el hiperinsulinismo - Alimentos para una dieta para el hiperinsulinismo

Otros comestibles buenos para el hiperinsulinismo

Existen otros comestibles que por sus propiedades deberían estar presentes en un régimen alimenticio para personas con resistencia a la insulina:

  • Cúrcuma: tiene un compuesto activo llamado curcumina cuya eficiencia para activar la glucosa ha resultado ser superior a la metaformina, uno de los fármacos contra la diabetes más empleados.
  • Jengibre: su consumo diario ayuda a reducir los niveles de azúcar en la sangre, en tanto que los jingeroles (uno de sus principios activos) contribuye a mejorar la secreción de insulina, regulando los niveles de glucosa en la sangre.
  • Canela: existen estudios que prueban que el consumo de canela desacelera la velocidad con la que se vacía el estómago tras comer, y esto influye de forma positiva en los procesos de generación y utilización de glucosa, como en la contestación insulínica.
  • Bayas: su consumo tras las comidas hace que el cuerpo requiera menos insulina para inspeccionar la glucosa, con lo que disminuyen la posibilidad de sufrir diabetes tipo 2 y asisten a combatir el hiperinsulinismo.

Ejemplo de dieta para el hiperinsulinismo

En este plan de dieta para el hiperinsulinismo podemos ver de qué manera se combinan algunos de los comestibles mentados anteriormente:

  • Desayuno: una taza de fruta, una porción de cereal, una onza de frijoles, un vaso de leche desnatada y una porción de aguacate.
  • Almuerzo: una taza de frutas, una taza de vegetales crudos o al vapor, dos onzas de carne, dos onzas de granos, un vaso de leche desnatada y dos porciones de aguacates o nueces.
  • Cena: 1 1/2 taza de vegetales crudos o al vapor con dos cucharaditas de aceite de oliva, dos onzas de pollo al grill, una taza de arroz integral y una taza de iogur sin grasa ni azúcar.
Dieta para el hiperinsulinismo - Ejemplo de dieta para el hiperinsulinismo

Alimentos no recomendados para el hiperinsulinismo

Así como hay comestibles que deben ser incluidos en una dieta para el hiperinsulinismo, además hay otros cuyo consumo hay que suprimir o reducir sensiblemente:

  • El azúcar refinada en cualquiera de sus presentaciones: bebidas gaseosas, bollería, golosinas procesadas, mermeladas.
  • Las grasas saturadas: comida morralla, comestibles fritos, mantequilla, leche entera, aceite de palma, embutidos, carnes rojas.
  • Los hidratos de carbono: la patata, la patata dulce, los panes, las pastas y el arroz aunque no deben ser excluidos absolutamente de la dieta, sí deben ser consumidos con prudencia y distribuidos durante el día. Una dieta balanceada incluye el consumo de hidratos de carbono, de allá que no se puedan suprimir por completo, a menos que el médico lo indique.

En este otro artículo de Sabioz te contamos de qué manera hacer una dieta baja en hidratos de carbono para que puedas mejorar tu salud.

Aunque la hiperinsulinemia he de ser diagnosticada por un médico, hay síntomas que deben llamar la atención de quien los sufre en tanto que podrían ser indicio de la aparición de esta condición:

  • Hipoglucemia: escalofríos, mareos, debilidad, sudoración, somnolencia, vista turbia y sudoración excesiva.
  • Sensación de hambre exagerada, en especial en horas vespertinas y nocturnas.
  • Pigmentación obscura en las axilas y la nuca.
  • Hipertensión arterial.

Este artículo es meramente informativo, en Sabioz no tenemos capacitad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún género de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier género de condición o malestar.

Si quieres leer más artículos similares a Dieta para el hiperinsulinismo, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Vida saludable.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario