Diferencia entre sístole y diástole

¿Conoces todo lo que deberías saber sobre tu salud cardiovascular? Una de las lecciones más esenciales que todos deberíamos tener en consideración es que nuestro corazón sigue un ciclo cardiaco con dos fases esenciales para su recomendable funcionamiento. ¿Has oído dialogar de la sístole y la diástole? Si no es de esta manera, despreocúpate, pues desde Sabioz te explicamos con todo lujo de detalle qué son y de qué manera marchan estas dos fases del corazón.

Descubre, ahora, en qué consisten estas funciones y cuál es la diferencia entre sístole y diástole.

Qué es la sístole

Para empezar, te contamos que la sístole es el proceso consistente en la contracción del tejido muscular auricular y ventricular cardiaco. Cada una de las fases realiza una función de bombeo por medio de presión para transportar la sangre de un campo del corazón a otro. La sístole auricular, por ejemplo, es el paso inicial de este proceso y se ocupa de que las aurículas del corazón (las dos cavidades superiores separadas por un tabique) se contraigan y den paso al flujo sanguíneo cara las válvulas ventriculares (las cámaras inferiores del corazón).

La sístole ventricular, por otro lado, consiste en el aumento de presión en la parte interna de los ventrículos y en la expulsión de la sangre guardada en estos. Básicamente, podemos entender la sístole ventricular como una contracción que haz el tejido muscular cardiaco de los ventrículos del corazón. Durante este proceso, las válvulas bicúspide y tricúspide se cierran y también impiden que el volumen sanguíneo vuelva a las cavidades gracias a la presión natural que se genera con el bombeo del corazón.

Posteriormente, la sangre sale cara las arterias de los pulmones y la aorta. Estas arterias tienen unas válvulas llamadas sigmoideas que asisten a que no se generen reflujos sanguíneos. Una vez realizado este proceso de contracción del ciclo cardiaco, el propio corazón queda en estado de relajación, conocido como diástole.

Qué es la diástole

La diástole es el proceso cardiaco que realiza el corazón una vez la sangre sale del órgano por medio de la sístole cardiaca. La diástole es el momento en que el corazón se relaja absolutamente y deja que el flujo sanguíneo, procedente de los pulmones y las arterias, vuelva a ingresar a las cavidades ventriculares y auriculares para que, más tarde, se vuelva a repetir el siclo cardiaco. Este periodo en que el corazón deja de bombear sangre y queda en un estado de reposo mientras que se llena y se prepara para la sístole transcurre en apenas 0,5 segundos.

Al igual que la sístole cardiaca, la diástole entiende dos fases: la primera es la de relajación de las aurículas y los ventrículos y, la segunda, comienza con la dilatación de las cavidades cardiacas, las que se llenan del fluido sanguíneo para dar pie de nuevo, como hemos dicho, a la sístole cardiaca.

Durante la diástole, las aurículas se marchan llenando de sangre por medio de la vena cava superior y la inferior. Esto genera una subida de la presión auricular interna. Seguidamente, la diástole ventricular hace que la presión de los ventrículos quede a niveles más bajos que los de la sístole, lo como hace que la válvula mitral se dilate y el ventrículo izquierdo del corazón se llene con el flujo sanguíneo. Lo mismo ocurre con el ventrículo derecho al bajar la presión hasta niveles inferiores a los de la aurícula derecha, consiguiendo conque la válvula tricúspide se abra y deje que la aurícula derecha se cargue de sangre.

Este artículo sobre Cómo trabaja el corazón puede mostrarte, más detalladamente, todo el proceso que haz el órgano principal del aparato circulatorio.

Diferencia entre sístole y diástole

La sístole y la diástole comprender el ciclo cardiaco completo, y ninguna podría realizarse sin la otra. Por otra parte, aunque las dos dependan de la otra, las diferencias entre sí son bastante extensas.

Como hemos citado anteriormente, mientras que que la sístole es una contracción del órgano para expulsar la sangre cara los pulmones y las arterias, la diástole es una fase de relajación que deja la dilatación de las válvulas del corazón para que este se vuelva a completar de sangre.

Otra diferencia a tener en consideración, es que la sístole precisa de presión alta para realizar adecuadamente sus funciones, mientras que que la diástole precisa una presión baja, pues de lo opuesto no podría dilatarse. Por su parte, en la diástole los vasos sanguíneos siempre y en todo momento siguen relajados y, en la sístole, contraídos.

Generalmente, un adulto con una salud cardiaca estable tiene una presión sistólica de 120 milímetros de mercurio (mmHg) y una presión diastólica de 80 mmHg. Para que esta presión se sostenga estable y nuestro corazón se encuentre en perfectas condiciones, es necesario cuidar de nuestra salud cardiovascular. No te pierdas este artículo sobre Cómo prevenir las enfermedades cardiovasculares para conocer los principales puntos a tener en consideración para llevar una vida sana.

Si quieres leer más artículos similares a Diferencia entre sístole y diástole, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Formación.

Deja un comentario