Juegos amenos para la cena de Navidad – gozaréis al máximo

La cena de Navidad es buen momento para socializar con la familia, los amigos o los miembros de la compañía. Pero posiblemente, o bien apenas os conozcáis y no sepáis de qué dialogar, o bien no deseéis hacer de ese encuentro un recuerdo desganado, o bien no sepáis de qué manera amenizar una cena de empresa.

Por suerte hay muchos juegos jocosos a los que se pueden jugar en una cena de Navidad. Si no tenéis ni la más mínima idea de de qué manera os podéis entretener y pasároslo en grande, en Sabioz os traemos una serie de juegos amenos para la cena de Navidad. ¡Que los gocéis!

El juego del lobo o “el pueblo duerme”

También llamado “el pueblo duerme”, este mítico juego, que en la actualidad puede conseguirse como juego de mesa o de cartas, puede jugarse usando solo papel y bolígrafo.

En qué consiste el juego del lobo

Se trata de un juego de rol en el que, primero, se reparten unos papeles. En la cena de Navidad se pueden escribir a mano, doblar los papeles, meterlos en algún recipiente y que cada persona coja uno:

  • El lobo o lobos:pueden ser hasta 2 o 3, dependiendo de la cantidad de gente que haya en la cena de Navidad.
  • El pueblo: la gran mayoría.
  • El cazador: esta persona deberá intentar coger al lobo.
  • El narrador: esta será la persona encargada de dar órdenes.

No obstante, este juego tiene tantas versiones como papeles libres, como la hechicera, que puede resucitar y matar a alguien solo una vez, o la pequeña, que puede verlo todo. Aún de esta forma, en todos y cada versión los mismos personajes pueden jugar papeles diferentes, incluso vosotros mismos podéis inventaros nuevas reglas. No obstante, nosotros te presentamos el juego básico.

Las reglas del juego

Una vez repartidos los papeles, comienza el juego:

  1. Para dar inicio al juego, el narrador tendrá que decir “el pueblo duerme”. En ese momento, todos los participantes van a deber cerrar los ojos, incluidos el lobo y el cazador.
  2. Acto seguido, el narrador afirmará “se lúcida el lobo”. Seguidamente, el lobo abre los ojos y debe señalar a alguien. La persona señalada va a pasar a estar fallecida al momento sin todavía saberlo. Al terminar, el narrador afirmará “se duerme el lobo”, y este vuelve a cerrar los ojos. En caso de haber más de un lobo, habrá más de una muerte.
  3. Después, el narrador aster afirmará ahora “se lúcida el cazador”. Este abrirá los ojos y tendrá que señalar a quien/quienes estima que es el lobo/lobos. El narrador le afirmará meneando la cabeza si es o no es el lobo. Si falla, el narrador afirmará “se duerme el cazador”.
  4. Luego, el narrador afirmará “se despiertan todos menos…” y nombra al fallecido o fallecidos. En ese momento, se debe generar un acuerdo y decidir entre todos quién es el lobo. Si fallan, el juego sigue adelante y se repite el paso número 1.

El juego concluye cuando cogen al lobo o lobos. Otra forma todavía más asequible de jugar al lobo es que alguien vaya uno por uno diciendo qué papel van a deber jugar: si hacer de pueblo, de lobo o de cazador, por ejemplo. Eso sí, la persona que vaya diciendo los papeles deberá elegir su rol además antes de comenzar a repartirlos.

Juegos divertidos para la cena de Navidad - disfrutaréis al máximo - El juego del lobo o "el pueblo duerme"

El juego de imitar a alguien

Este es otro gran tradicional, uno de los juegos más jocosos para cenas. Se puede jugar de dos formas: o bien imitando a alguien de la cena de Navidad, o bien imitando a algún personaje insigne.

Cómo se juega

Supongamos que jugaréis a imitaros entre vosotros:

  1. Se escribirán los nombres de todos los participantes en papeles que, más tarde, se van a doblar y meterán en algún recipiente.
  2. Se reparten los papeles. Si a alguien le ha tocado su nombre, ¡no vale no decirlo! Sino el juego perdería su gracia. En tal caso, se devolvería el papel al recipiente y se cogería otro papel.
  3. A partir de ese momento, todos van a deber meterse en la piel de la persona que le ha tocado, ya no solo en la actitud, sino además en la forma de dialogar o en los temas de charla que saquen.
  4. Conforme avance el juego, habrá que procurar descubrir quién te está imitando.

Si deseáis animar un tanto más el juego, podéis tomaros un chupito cada vez que falléis. Eso sí… ¡no vale fallar aposta!

El juego de la misión

Otro de los mejores juegos para cenas de conjunto es, sin duda, el juego de la misión. Para este juego, lo idóneo es conocer bien a todos los participantes de la cena de Navidad. Antes de comenzar a cenar, se le asignará a cada uno de ellos una misión que deben intentar conseguir antes que concluya la cena, eso sí, sin que el resto sepan cuál es su misión. Quien lo consiga, será premiado de alguna manera. Pueden ser cosas insensatas, como por ejemplo:

  • Conseguir que un rácano te deje dinero.
  • Conseguir darle un beso a alguien.
  • Conseguir que alguien se tome más de X copas (aunque no desee tomar más).
  • Conseguir que alguien se ponga a bailar o cantar (si le da vergüenza, mejor).
  • Conseguir que alguien te huela el sobaco.

La imaginación aquí no tiene límites. Podéis poner las misiones más jocosas y atrevidas que se os ocurran. Las risas que os echaréis no tendrán coste.

A una parte de retribuir a quien consiga cumplir la misión, además puedes meterle más vidilla al tema: si alguien adivina la misión de otra persona, esa persona deberá pasar por alguna situación absurda, como por ejemplo, quedarse sin postre o tener que hacer un streaptess delante de todos (quitándose solo alguna prenda).

El juego de las explicaciones

Otro de los mejores juegos para cenas de amigos o de empresa va dedicado a los amantes del mítico “Señor Oscuro”. En esta ocasión, les traemos esta idea muy similar y sin especificar utilizar cartas.

Cómo se juega

  1. Una persona debe hacer de narrador. Él o ella tendrá que pedir explicaciones sobre alguna situación falsa, como por ejemplo: “Esta mañana me he levantado y estaba absolutamente pelado. ¿Qué ha pasado?” En ese momento, deberá elegir a alguien para que comience a dar la explicación.
  2. La persona que comience a excusarse, debe hacerlo sin titubar en ningún momento. Puede pasarle el turno a otra persona cuando lo desee, diciendo cosas como “pero vi a tal en aquel lugar, que te siga contando él/ella”.
  3. La otra persona deberá proseguirse excusándose, siguiendo el hilo de la historia. También esta la opción de que alguien le interrumpa y le afirme que no es eso lo que pasó.
  4. El narrador además puede interrumpir y pedir otra clase de explicaciones a quien hable.
  5. Si alguien se queda dudando en de qué manera responder, deja de jugar.
  6. Finalmente, la partida acaba cuando solo quede un jugador.

Añadir extras

Se le pueden agregar otras reglas o extras, como por ejemplo introducir muchos papeles en un recipiente con palabras extrañas. Cuando sea el turno de alguien, debe coger 4 o 5 papeles y utilizar esas palabras para proseguirse excusándose. No puede terminar la disculpa hasta el momento en que no afirme todas las palabras, a menos que alguien le interrumpa.

Lo esencial es echarle imaginación y, de esta forma, pasarlo en grande con el resto. Si te han agradado todas estas ideas amenas para cenas de empresa que te hemos proporcionado en el presente artículo de juegos amenos para la cena de Navidad, posiblemente además te interese este otro artículo sobre Cómo hacer un alegato para la cena de Navidad de la compañía.

Juegos divertidos para la cena de Navidad - disfrutaréis al máximo - El juego de las explicaciones

Si quieres leer más artículos similares a Juegos amenos para la cena de Navidad – gozaréis al máximo, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Fiestas y Celebraciones.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario