Saltar al contenido

Mascarilla de avena y leche

14 julio, 2021
Mascarilla de avena y leche
Mascarilla de avena y leche

Actualmente podemos hallar una gran pluralidad de productos para cuidar de forma recomendable nuestra piel en cualquier tienda de cosméticos. Sin embargo, muchos habitúan a ser bastante costosos con lo que en el artículo de Sabioz te queremos ofrecer una alternativa sensiblemente más asequible y saludable: las mascarillas faciales naturales.

Las mascarillas faciales son un tratamiento efectivo tanto para el cuidado de la piel facial para prevenir algunos inconvenientes que pueden surgir en el rostro como acne o resequedad, especialmente si están elaboradas con ingredientes naturales. Una de las mascarillas caseras que más se está empleando hoy en día son las que están hechas con avena y leche, dos productos naturales que destacan especialmente por sus propiedades nutritivas y limpiadoras, entre otros beneficios. ¿Quieres saber más sobre este antídoto natural? En las próximas líneas te explicaremos de qué forma preparar la mascarilla de avena y leche y sus diferentes propiedades para la piel del rostro. ¡Sigue leyendo!

Propiedades de la avena para la piel

La avena, además conocida a nivel científico como Avena Sativa, es un cereal que hoy en día se usa como ingrediente para diferentes antídotos y mascarillas caseras debido, primordialmente, a su gran pluralidad de nutrientes. Dentro de estos nutrientes destacan su alto contenido en fibra soluble y además insoluble, proteínas, minerales (calcio, magnesio, cinc, hierro y potasio), vitaminas (A, E, C y B) y ácidos grasos saludables.

Debido a esta composición nutricional, la avena cuenta con las próximas propiedades para la piel:

  • Propiedades exfoliantes: la avena cuenta con un efecto limpiador que la transforma en un exfoliante natural que limpia de manera profunda el rostro y elimina las células fallecidas y otros restos de suciedad amontonados en la piel. Gracias a estas propiedades, la avena ayuda a que nuestro rostro luzca más suave y además alumbrado.
  • Propiedades humectantes: debido a su contenido en minerales y vitaminas, este cereal cuenta con un poderoso efecto hidratante que ayuda a que nuestra piel absorba y mantega la humedad durante más tiempo. De esta forma, podemos prevenir algunos inconvenientes cutáneos como la resequedad de la piel.
  • Propiedades astringentes: debido a su alto contenido en fibra soluble, la avena consigue absorber la grasa y el sebo amontonado en los poros de la piel y previene la aparición del acne y algunos de sus síntomas como los picores, las molestias y el enrojecimiento de la piel. Debido a este poder astringente, la mascarilla de avena casera es un antídoto ideal para regular el pH de las pieles grasas.
  • Propiedades antiinflamatorias: la mascarilla elaborada con este cereal además es un excelente antídoto para pieles muy secas o sensibles, pues cuenta con un poder calmante idóneo para calmar síntomas como la sequedad, el enrojecimiento de la piel o la aparición de descamaciones.

Si quieres descubrir más detalladamente cuáles son los beneficios de la avena para la piel, no te pierdas este otro artículo de Sabioz.

Mascarilla de avena y leche - Propiedades de la avena para la piel

Propiedades de la leche para la piel

Para aumentar los efectos de la mascarilla de avena casera, es esencial que la realicemos así como otro ingrediente natural que podemos hallar en cualquier hogar: la leche. Este producto de origen animal es una excelente opción para preparar antídotos caseros, en tanto que cuenta con diferentes nutrientes saludables como vitaminas (B, A, C, D y E), minerales (calcio, fósforo, hierro, cinc y magnesio), ácidos grasos (omega 3 y omega 6), lisozima y ácido láctico. Gracias a estos nutriente, la leche aportará a tu mascarilla casera las próximas propiedades:

  • Propiedades hidratantes: gracias a su riqueza en ácido láctico y en vitamina A, la leche es un poderoso humectante natural que hidrata de manera profunda nuestra piel y la ayuda a sostener la humedad absorbida durante más tiempo. Debido a ello, este producto ayuda a nuestro rostro a lucir más suave y nutrido.
  • Propiedades astringentes: la leche es una alternativa muy recomendable para pieles grasas, en tanto que debido a su poder astringente ayuda a adecentar y suprimir el sebo amontonado en los poros de la piel. Gracias a estas propiedades, la leche además ayuda a cerrar los poros de la piel para prevenir la acumulación de grasas y la aparición de inconvenientes como el acne.
  • Propiedades antiinflamatorias: debido a su contenido en ácidos grasos y lácticos, esta bebida además tiene un enorme efecto calmante que ayuda a calmar los síntomas que habitúan a surgir en pieles atópicas como irritación, enrojecimiento, descamaciones y picores.
  • Propiedades antioxidantes: gracias a su riqueza en ácido láctico y vitamina E, la leche estimula la producción de colágeno y previene los signos de envejecimiento de la piel como las arrugas o las líneas de expresión que aparecen en el contorno de los ojos.
  • Propiedades blanqueadoras: de nuevo, gracias a su aporte en ácido láctico este producto natural unifica el tono natural de la piel y ayuda a aclarar las máculas oscuras del rostro, especialmente las ojeras. En el siguiente artículo de Sabioz, te desvelamos de qué forma aclarar la piel con leche.
Mascarilla de avena y leche - Propiedades de la leche para la piel

Mascarilla de avena y leche: de qué forma prepararla y usarla

Ahora que sabemos las propiedades de nuestros ingredientes, ahora te explicaremos de qué forma preparar y emplear la mascarilla de avena y leche. Solo precisarás las próximas cantidades:

  • 20 gramos de avena molida
  • 125 ml de leche entera

Preparación y tratamiento:

  1. Añade en un recipiente las cantidades que hemos indicado de leche y avena y, ahora, remueve los ingrediente hasta crear una pasta sutilmente compacta.
  2. Cuando tengas lista la mascarilla de avena casera, lava bien tu cara para suprimir los restos de suciedad y aplícate el antídoto teniendo singular cuidado con la zona de los ojos.
  3. Una vez hayas aplicado la mascarilla por todo el rostro, deja que actúe durante 15 minutos y entonces retírala con agua fría.

Aplica la mascarilla 2 veces a la semana.

Mascarilla de avena y leche - Mascarilla de avena y leche: cómo prepararla y usarla

Mascarilla de avena, leche y miel

La miel es un excelente ingrediente si buscas fortalecer los efectos de la mascarilla de avena y leche, pues cuenta con diferentes beneficios para la piel, entre aquéllos que destacan sus propiedades hidratantes, astringentes, antioxidantes y asépticas. La miel es además un ingrediente idóneo para realizar exfoliantes caseros, con lo que no vaciles en incorporarla a esta mezcla para dar con la mascarilla facial perfecta:

  • 1 cucharada de miel
  • 6 cucharadas de leche entera fría
  • 2 cucharadas de harina de avena

Preparación y tratamiento:

  1. Mezcla en un recipiente las cantidas que te hemos indicado de leche, avena y miel hasta conseguir una pasta compacta.
  2. Con el rostro bien limpio, extiéndelo por este efectuando pequeños círculos suaves para que penetre mejor en la piel.
  3. Ahora deja que actúe durante 15 minutos y entonces retíralo con rebosante agua fría.

Aplica esta mascarilla casera entre 1 y 2 veces a la semana.

Mascarilla de avena y leche - Mascarilla de avena, leche y miel

Mascarilla de avena para el acne (que incluya avena, limón y pepino)

Si buscas una mascarilla de avena casera que sea especialmente eficaz contra el acne, es recomendable que agregues ingredientes como el limón y el pepino. Por un lado, el limón es una fruta cítrica con poderosas propiedades astringentes que eliminan la acumulación de sebo y bacterias en los poros de la piel. Por otro lado, el pepino cuenta con excelentes propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes que alivian los síntomas del acne y aceleran el proceso de curación de las heridas provocadas por esta afección.

Para preparar esta mascarilla precisarás las próximas cantidades:

  • 2 cucharadas de avena molida
  • Medio pepino
  • Jugo de un limón
  • 1 cucharada de miel

Preparación y tratamiento:

  1. Añade todos los ingredientes a una licuadora y procésalos hasta conseguir una especie de pasta.
  2. Una vez consigas la mascarilla para el acne, asegúrate de adecentar bien tu rostro antes de aplicarla.
  3. Aplica la mascarilla por todo el rostro (especialmente sobre las zonas con granos) y deja que actúe durante 15 minutos.
  4. Finalmente, retira el antídoto del rostro con rebosante agua templada.

Utiliza esta mascarilla natural entre 1 y 2 veces a la semana.

Si quieres leer más artículos similares a Mascarilla de avena y leche, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Entradas relacionadas: