Mascarilla de avena y limón

¿Te complacería lucir una piel suave y cuidada sin gastarte una fortuna? Aunque en cualquier perfumería o tienda de estética puedes hallar una pluralidad de productos de cosmética conforme tu género de piel y tus necesidades, desde Sabioz te invitamos a que apuestas, de cuando en cuando, por antídotos caseros, pes son sensiblemente más económicos y están elaborados con ingredientes sensiblemente más saludables para el rostro.

Uno de los antídotos caseros más populares que encontrarás es la mascarilla de avena y limón, en tanto que debido a las propiedades de estos dos ingredientes naturales, puede usarse para tratar inconvenientes dermatológicos como el acne, la resequedad o la falta de iluminación del rostro. ¿Quieres saber cuáles son los beneficios de este antídoto casero? Sigue leyendo este artículo de Sabioz y te explicaremos de qué manera preparar y aplicar una mascarilla de avena y limón ideal para tu rostro.

Propiedades de la avena para la piel

La avena, además conocida a nivel científico como Avena Sativa, es uno de los cereales más usados en la actualidad, pues se trata de un comestible rico en un enorme número de nutrientes saludables: proteínas, fibra soluble, ácidos grasos saludables, minerales y además incluso ciertas vitaminas. Debido a esta riqueza nutricional, la avena además se emplea como ingrediente en diferentes cosméticos, en tanto que cuenta con las próximas propiedades para la piel:

  • Propiedades astringentes: este cereal es ideal para pieles grasas, en tanto que debido a su poder astringente, reduce la acumulación de sebo en los poros del rostro. Además, gracias a estas propiedades, además es buena opción emplear la mascarilla de avena para el acne, pues al reducir la grasa amontonada en los poros, previene la aparición de este género de impurezas.
  • Propiedades hidratantes: gracias a su riqueza en fibra soluble y ácidos grasos, la avena es un poderoso humectante natural que ayuda a que nuestra piel absorba y sostenga la humedad, evitando de esta forma la resequedad.
  • Propiedades exfoliantes: debido a su textura, este cereal se emplea como un exfoliante natural, en tanto que consigue adecentar nuestro rostro y quitar la acumulación de células fallecidas en la piel. De esta forma, la avena ayuda a que nuestra piel luzca más suave y además alumbrada. Si quieres aprender más detalladamente Cómo hacer exfoliantes con avena, no te pierdas este artículo.
  • Propiedades antiinflamatorias: debido a su poder calmante, la avena además es una excelente opción para pieles sensibles, en tanto que calma determinados de sus síntomas como la sequedad o la aparición de rubicundeces, entre otros.

Propiedades del limón para la piel

El limón es una fruta que además de esto de caracterizarse por su sabor cítrico, además destaca por contener nutrientes como vitaminas (A, B y D), minerales (selenio, magnesio, potasio y hierro), pectinas, ácidos y flavonoides. Debido a ello, el limón cuenta con las próximas propiedades para la piel:

  • Propiedades astringentes: el limón marcha como un tónico facial para pieles grasas, pues cuenta con un poder limpiador que elimina tanto el sebo como las bacterias amontonadas en los poros de la piel. De esta forma, además ayuda a prevenir otro género de impurezas, por lo como el limón se emplea frecuentemente en las mascarillas de avena para el acne o bien otros inconvenientes cutáneos similares.
  • Propiedades antioxidantes: gracias a este género de substancias, el limón resguarda nuestra piel del envejecimieno prematuro, en tanto que previene el daño realizado por los radicales libres, principales responsables de la oxidación celular de la dermis.
  • Propiedades exfoliantes: debido a su composición y textura, esta fruta elimina las células fallecidas y otros restos de suciedad amontonados en las capas superficiales de la piel, mejorando de esta forma tanto su suavidad como su aspecto por norma general.
  • Propiedades blanqueadoras: debido a su riqueza en ácido cítrico y en vitamina C, el limón inhibe la producción de melanina, con lo que ayuda a aclarar y aunar el tono de la piel y a reducir las máculas oscuras que se puedan hallar en esta.

Si quieres descubrir Cuáles son todas las propiedades del limón para la piel con más profundidad, échale un vistazo a este artículo.

Mascarilla de avena y limón: de qué manera prepararla y aplicarla

Ahora que sabemos las propiedades de los dos ingredientes y para qué exactamente vale este antídoto natural, ahora te explicaremos de qué manera realizar la mascarilla de avena y limón con un fácil punto por punto.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de harina de avena
  • Jugo de medio limón
  • Opcional: 1 cucharada de aceite de oliva (es recomendable sobre todo en pieles muy secas, en tanto que este ingrediente aumenta los efectos hidratantes de la mascarilla)

Preparación y tratamiento

  • Corta un limón en dos y exprime una de sus mitades en un recipiente.
  • Añade en el mismo recipiente tanto las cucharadas de harina de avena como la cucharada de aceite de oliva (en el caso de que tengas la piel seca). Remueve los ingredientes hasta conseguir una pasta compacta.
  • Con el rostro limpio y seco, aplica la mascarilla de avena y limón por todo el rostro dando un suave masaje circular.
  • Deja que actúe durante 30 minutos y entonces enjuaga tu rostro con rebosante agua templada para retirar los restos de mascarilla.
  • Aplica este antídoto 1-2 veces a la semana.

    Mascarilla de limón, avena y miel

    Además de la precedente receta, además puedes incorporarle un tanto de miel a este antídoto casero, en tanto que este producto cuenta con excelentes propiedades astringentes, hidratantes, blanqueadoras y nutritivas, con lo que puede fortalecer los efectos de la mascarilla de avena y limón. Para realizar este tratamiento, sigue estos pasos:

    Ingredientes

    • 1 cucharada de copos de avena
    • 2 cucharadas de miel
    • Jugo de un limón

    Preparación y tratamiento

  • Muele la avena hasta el momento en que quede una especie de polvo y entonces añade en el mismo recipiente las cucharadas de miel.
  • Corta un limón en dos partes y exprime sus dos mitades en el mismo recipiente.
  • Remuévelo todo hasta conseguir una pasta bien compacta.
  • Aplica la mascarilla en el rostro limpio evitando el contorno de los ojos.
  • Deja que actúe 30 minutos y entonces retírala con rebosante agua templada.
  • Utiliza este antídoto 1 vez a la semana.

    Si quieres leer más artículos similares a Mascarilla de avena y limón, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

    Deja un comentario