Por qué engordo si como poco

Por qué engordo si como poco

¿Te cuesta perder peso? A muchas personas les acostumbra a ocurrir que, todo y comer poca cantidad de comida, no son capaces de bajar de peso. Esta situación es debida, sobre todo, por cuestiones de hábitos perjudiciales alimenticios pues el secreto para adelgazar y cuidarse no está solo en reducir la cantidad de comida ingerida sino en saber comer de forma saludable y coherente con las necesidades de nuestro organismo. En este artículo de Sabioz vamos a responder a tus duda sobre “¿Por qué engordo si como poco?”, por esta razón, aquí te indicaremos las causas más frecuentes y, también, te daremos los mejores consejos para que puedas disfrutar de una alimentación saludable y ligera. ¡Toma nota!

¿Por qué engordamos y adelgazamos?

El secreto para bajar de peso de forma eficaz y saludable no reside en dejar de comer o limitar mucho la ingesta alimentaria. En absoluto. El secreto está en que conozcas de qué forma marcha nuestro organismo y, así, podrás organizar una dieta equilibrada y coherente con las necesidades que tiene tu cuerpo durante todos los momentos del día.

Por lo general, has de saber que el hecho de engordar se debe a que estamos consumiendo más calorías de las que precisamos. Las calorías son la energía de nuestro cuerpo pero si un día nos pasamos y le damos más de lo que va a consumir, esta energía se guarda en el organismo en forma de grasa amontonada. Por tanto, debemos procurar nunca excedernos de las calorías al día recomendadas para, así, evitar coger peso.

Tienes que saber que nuestro organismo consume esa energía en forma de calorías por diferentes vías:

  • Metabolismo basal: nuestro cuerpo precisa cada día una cantidad mínima de energía para poder marchar adecuadamente tanto a nivel externo (caminar, moverse, etc.) como a nivel interno (nuestros órganos también consumen calorías para hacer sus funciones al día). Por tanto, por el simple hecho de estar vivos precisamos energía y este consumo es lo que es conocido como metabolismo basal. Hay personas que, de forma natural, queman más cantidad de energía y otras que queman menos y, por lo tanto, tienden a engordar más de forma fácil.
  • Efecto térmico de el alimento: por el simple hecho de comer, nuestro cuerpo también consume calorías en tanto que debe procesar estos comestibles y metabolizarlos. Por este motivo, existen algunos comestibles que son considerados como “calorías negativas”, esto es, que nos aportan menos calorías que las que precisamos para procesarlos y digerirlos.
  • Actividad física: caso de que trabajes haciendo ejercicio o que te guste hacer deporte, has de saber que esta es otra de las formas que tiene nuestro cuerpo de consumir la energía. Ante esta demanda “extra” de energía, el organismo accede a las reservas de grasa para satisfacer este incremento energético y, así, quema la grasa amontonada. Por este motivo, cuando se quiere adelgazar, el deporte y el ejercicio físico resultan muy esenciales para conseguir resultados de forma más veloz.

Por tanto, no comer o comer poco NO es la solución para adelgazar. Lo que debemos hacer es conocer cuántas calorías precisas al día y, basándonos en ello, readaptar un tanto nuestra dieta para comer un tanto menos de las precisas y que, así, cada día nuestro cuerpo vaya quemando el exceso guardado.

Por qué engordo si como poco - ¿Por qué engordamos y adelgazamos?

7 causas por las que engordas comiendo poco

Ahora que has entendido de qué forma marcha nuestro organismo, entraremos ya en materia para contarte por qué engordas si comes poco. Aquí te indicaremos las causas más frecuentes que pueden estar haciéndote ganar peso aunque comas pequeñas cantidades de comida.

Como ya te hemos dicho, el truco no está en dejar de comer o comer poquísimo sino el truco está en conocer nuestro organismo y, basándonos en ello, darle el alimento teniendo presente nuestras necesidades. Dicho esto, las causas más frecuentes de que estés engordando pueden ser las próximas:

1. No distribuyes bien los comestibles

Tenemos que tener en cuenta que no es la misma cantidad de energía la que precisamos por la mañana que la que necesitaremos por la noche. A primera hora del día, nuestro organismo está vacío y precisa de energía suficiente para enfrentar toda la jornada pero, por la noche, esta energía no es tan precisa y únicamente debemos cenar para satisfacer nuestro hambre pero sin excesos.

La organización recomendable de los conjuntos de comestibles para el día sería la próxima:

  • Desayuno: está tolerado cualquier conjunto de comestible
  • Media mañana: se aconseja tomar una pieza de fruta
  • Almuerzo: el alimento ideal llevaría una pequeña porción de hidratos de carbono, una porción de vegetales y una porción de proteína
  • Merienda: se aconseja tomar un iogur o una fruta. Evitar los hidratos de carbono
  • Cena: la cena ideal no debe contener hidratos de carbono, la mejor combinación es la que mezcla proteínas con vegetales

El tema de la fruta es algo complicado. Hay muchos nutricionistas que apuntan que la mejor forma de comerla es de forma individual, esto es, a media mañana o media tarde. Por la noche se aconseja no comer fruta por el hecho de que tiene muchos azúcares simples que pueden hacernos engordar.

2. No observas la cena

Una de las causas más frecuentes de que las personas no adelgacen incluso comiendo poco es que no se tiene presente la cena. Por mucho que estés la mayoría del día comiendo poco, si al llegar la hora de la cena te atiborras o comes un sinnúmero de comestibles ricos en grasa, al final te engordarás. Esto es por el hecho de que, a esta hora del día, nuestro metabolismo se ralentiza por el hecho de que se prepara para dormir, además de esto, no gastarás esa energía por el hecho de que lo próximo que vas a hacer es irte al sofá o a la cama a dormir. Es esencial decantarse por cenas ligeras que nos calmen el hambre pero que no nos llenen de energía superflua.

3. Comes muchos comestibles grasos

Si quieres saber por qué engordas si comes poco también debes examinar qué género de comestible comes cuando comes. Es decir, aunque comas en pequeñas cantidades, si estas pequeñas cantidades son muy, muy ricas en grasas, azúcares, etc., no vas a adelgazar. Lo esencial no es tanto cuánto comas sino qué comes, por lo tanto, lo idóneo es comer bien y equilibrado pero decantarse por comestibles que sean saludables y que sean bajos en grasas saturadas. Evita las salsas, los fritos, los rebozados, los dulces, etc., y apuesta por una dieta más natural y fresca.

4. No tomas múltiples comidas al día

También es posible que engordes por el hecho de que no comas adecuadamente. Todos los nutricionistas y especialistas en salud aseveran que repartir los comestibles en 5 tomas al día es esencial para que nuestro cuerpo esté nutrido durante todo el día, para evitar la sensación de hambre insaciable y, también, para activar el metabolismo. Si únicamente comes en 3 ocasiones del día vas a hacer que tu metabolismo trabaje más lento y, además de esto, que las digestiones sean más pesadas y que te sientas más hinchado. Lo mejor es comer cada 2 o 4 horas y conseguirás que tu cuerpo esté activo durante todo el día.

5. Comes muchos productos light

Otra de las causas de que engordes aunque comas poco es que tengas en tu despensa un sinnúmero de comestibles light. Tienes que saber que este género de producto está concebido para ser tomado de forma eventual y para satisfacer un “antojo”, no obstante, no pueden formar parte activa de nuestra dieta por el hecho de que, aunque tengan menos grasa y calorías que el producto original, de la misma forma son ricos en estos ingredientes. Por tanto, los light se deben tomar puntualmente si lo que quieres es adelgazar.

6. Duermes poco

El reposo nocturno es esencial para que nuestro organismo funcione de forma inmejorable. Si no duermes bien o de manera profunda, el metabolismo se altera y, por lo tanto, probablemente consumas menos energía durante el día haciendo que se queden guardadas en tu cuerpo. Para poder disfrutar de una vida sana, descansar de 7 a 8 horas al día es básico.

7. Bebes alcohol con frecuencia

Aunque comas poco, si tomas alcohol a menudo vas a terminar engordando. El alcohol es una bebida que está cargada de calorías vacías y que, además de esto, promueven la retención de líquidos, la hinchazón del cuerpo, etc.. Por tanto, es completamente contraproducente en los regímenes de adelgazamiento. Además, bebidas con gas como la cerveza también harán que tu estómago se vea más voluminoso y que tu, normalmente, estés más hinchado.

Por qué engordo si como poco - 7 causas por las que engordas comiendo poco

Si quieres leer más artículos similares a Por qué engordo si como poco, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Peso y también imagen anatómico.

Deja un comentario