Por qué me mareo cuando como

Por qué me mareo cuando como

La sensación de mareo o vértigos se puede generar por un enorme número de razones y cada persona lo puede probar de formas variadísimas. Desde querer que la cabeza da vueltas, hasta opinar que se perderá el equilibrio, pasando por sentir que nos fuimos a desmayar. Se puede presentar de diferentes formas y las causas que lo provocan pueden estar íntimamente relacionadas con la forma de experimentarlo.

Este género de síntoma, que puede señalarse diferentes géneros de nosologías o ser absolutamente normal dependiendo de la situación, acostumbra a ser bastante molesto, en tanto que conforme el tiempo que dure puede provocar limitaciones en la vida diaria. También causa una alarma esencial en la persona que lo sufre, especialmente si se reproduce de forma muy frecuente. Uno de los momentos en los que es más habitual que se generen los mareos es tras comer. ¿Te ocurre con cierta frecuencia? No te preocupes, en Sabioz respondemos a la pregunta de por qué me mareo cuando como.

Pequeños mareos tras comer – la causa principal

Si es la primera vez que padeces de mareos cuando acabas de comer puede resultarte extraño. Todos sabemos que el hecho de estar sin comer durante un tiempo puede generarte esa sensación de mareo, en tanto que las neuronas, las células presentes en tu cerebro, no tienen la cantidad suficiente de glucosa (azúcar presente en los comestibles), que es su único comburente. En este caso, el mareo es un aviso para que seas consciente de que ha llegado el momento de comer algo para que tu cerebro y, en consecuencia, todo tu organismo pueda proseguirse marchando con normalidad. Entonces, si nuestras células ya tienen la energía suficiente cuando acabamos de comer, ¿por qué nos mareamos?

Este hecho es más habitual de lo que asemeja, y no tienes por qué sobresaltarte, en tanto que tiene una fácil explicación. Cuando comemos, sobre todo en ingestas más rebosantes, un sinnúmero de sangre se dirige a tu aparato digestible para hacer la digestión apropiadamente y absorber los nutrientes precisos. Por tanto, queda menos cantidad de sangre en nuestro cerebro, lo que provoca, prácticamente siempre y en toda circunstancia, que nos apetezca echarnos una siesta, o, habitualmente, que se generen breves episodios de mareo. Esta sensación puede aparecer en mayor o menor medida, dependiendo de de qué manera comemos y de lo que comemos.

¿A qué nos referimos? En cuestión del género de comestibles que se ingieren, si en nuestras comidas incluimos productos con gran cantidad de azúcar y grasas, el proceso de digestión será más largo y difícil, con lo que la cantidad de sangre usada para esto será mayor, conque si tenemos la costumbre de tomar estos comestibles vamos a ser más propensos a sufrir mareos tras las ingestas.

Como hemos dicho antes, la cantidad también importa. Si tomas más cantidad de comida, el aparato digestible también precisará más sangre para realizar la digestión. Y la velocidad también es esencial. Aquellas personas que tienden a comer más veloz mastican menos los comestibles, con lo que no están efectuando apropiadamente el paso inicial del proceso de digestión, que es la masticación. Por tanto, el resto de órganos tendrán que enfrentarse a digerir comestibles mal digeridos y tendrán que cubrir ese déficit con su trabajo, lo que implica una digestión más pesada y, en consecuencia, más sangre en la zona.

Aquellas personas que sean diabéticas, tendrán que tener singular cuidado si refieren mareos tras las comidas, en tanto que posiblemente no sea por la digestión, sino por una mala regulación de la hormona insulina, con lo que precisarán ajustar la dosis. Si es tu caso, no vaciles en acudir al especialista.

Por qué me mareo cuando como - Pequeños mareos después de comer - la causa principal

Cómo tratar los mareos tras comer

Si has terminado de comer (a veces, por circunstancias singulares como una celebración o un evento no podemos evitar hacer comidas rebosantes) y sientes que te estás mareando y que puedes perder el conocimiento, lo primero que debes hacer es parar de hacer lo que estés haciendo en ese momento para tumbarte. No importa si es en el suelo o en otra superficie como un sofá o una cama, lo que sí es esencial es que mantengas los pies levantados sobre la cabeza.

De esta forma, favorecerás el retorno de la sangre a la misma y vas a apreciar de qué manera el mareo va desapareciendo, además de esto de que en el caso de que te desmayes, no padeces riesgo de caída. Cuando ya estés en esta situación, intenta relajar el cuerpo y controla el ritmo de tu respiración para oxigenarlo adecuadamente.

Cómo prevenir los mareos tras comer

Si últimamente habitúas a sufrir mareos al finalizar de comer tal vez debas hacer cambios en tu rutina alimentaria:

  • Disminuye la cantidad de grasas: si habitúas a consumir productos muy, muy ricos en grasa y azúcares intenta reducirlos durante tu día, sustituyéndolos por otro género de comestibles, como verduras o frutas. Tus digestiones serán más ligeras y recibirás una mayor cantidad de nutrientes.
  • Come despacio: ¿habitúas a finalizar de comer en 10 minutos, postre incluido? Comer veloz no es bueno para el aparato digestible por el hecho de que, como ya hemos explicado antes, estás forzando a determinados órganos a hacer funciones que no deberían, complicando tu digestión. Mastica despacio y disfruta de tu comida.
  • Relájate tras comer: cuando termines de comer no hagas ninguna actividad física, al menos en 45 minutos. Deja que tu cuerpo se dedique únicamente a digerir el alimento para que tu sangre no deba repartirse en más zonas de tu cuerpo.

Ahora que sabes por qué me mareo tras comer, posiblemente también te interese este otro artículo de Sabioz sobre Cómo mejorar la digestión.

Este artículo es meramente informativo, en Sabioz no tenemos capacitad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún género de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier género de condición o malestar.

Si quieres leer más artículos similares a Por qué me mareo cuando como, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Deja un comentario