Por qué mi regla es muy rebosante

El sangrado menstrual rebosante es una condición que se conoce médicamente como menorragia, algo que puede presentarse en mujeres que tienen un flujo de sangre excesivo durante sus reglas o que pasan por periodos menstruales prologados (de más de 7 días). Este he de ser motivo de consulta ginecológica, y es que puede ser consecuencia de diferentes factores, entre aquéllos que se encuentran afecciones o trastornos ginecológicos que precisan de un diagnóstico temprano y un tratamiento médico específico para prevenir dificultades futuras. En unComo te asistimos a proteger tu salud íntima y sexual y en el artículo, te detallamos todas las posibles causas que pueden responder a la pregunta de por qué tu regla es muy rebosante.

¿Cuándo se calcula que la regla es rebosante?

Según los especialistas, la regla se considera rebosante (menorragia) cuando acarrea la pérdida de más de 80 ml de sangre en todos y cada uno de ellos de los periodos, como que su duración se alargue durante más de 7 días. No obstante, como resulta poco práctico o prácticamente imposible medir la cantidad de pérdida de sangre así, para saber si padeces de menorragia y tus periodos pueden ser clasificados como rebosantes será preciso que tengas presente los datos que te mostramos ahora:

  • Tener un periodo menstrual con flujo rebosante y con una duración superior a 7 días.
  • Necesidad de mudarse la compresa o el tampón cada hora y durante dos o más horas consecutivas.
  • Necesidad de levantarse en medio de la noche para mudar la compresa.
  • Encontrarse en la obligación de limitar o suspender las actividades al día debido a tener sangrados menstruales muy rebosantes.
  • En casos más graves, la menorragia puede dar lugar a la aparición de síntomas de anemia, como fatiga, debilidad, cansancio o falta de aliento.

A pesar de que todas las mujeres pueden presentar menorragia, hay ciertas que son más propensas a tener reglas rebosantes, y estas son:

  • Chicas adolescentes a las que les acaba de bajar la regla durante los últimos 12 o 18 meses.
  • Mujeres que están cerca de la etapa de la menopausia.
  • Mujeres que cuentan con antecedentes familiares de menorragia.
  • Mujeres que sufren obesidad.
  • Pacientes que sufren algún género de afección ginecológica, la como he de ser tratada y controlada médicamente.

Ciclos menstruales sin ovulación, la causa más habitual

Es recomendable apuntar que habitualmente, la causa precisa de la menorragia se ignora, pero sí que hay ciertas condiciones o afecciones que pueden ser el origen de sangrados menstruales rebosantes. Y una de las causas más frecuentes es la llamada regla sin ovulación o sangrado ovulatorio, un inconveniente que puede darse tanto en la adolescencia como los meses que preceden a la menopausia, en los que el proceso de ovulación puede ocurrir de forma ocasional y también irregular.

Cuando nos encontramos frente a un ciclo menstrual anovulatorio, en el que no se genera el proceso de la ovulación, las hormonas estrógenos favorecen el desarrollo del endometrio, que es lo que se desprende y se expulsa en forma de sangre durante los días que dura la regla. Además, cuando la ovulación no tiene lugar, no se genera progesterona que es la hormona que deja que el endometrio pase a la fase luteínica, en la como la pared interna del útero se engrosa para acoger al óvulo fecundado en el caso de que esto se genere.

Por qué mi regla es muy abundante - Ciclos menstruales sin ovulación, la causa más común

Otras posibles causas de las reglas rebosantes

Si embargo, la precedente no es la única posible causa que puede dar contestación a la pregunta de por qué la regla es muy rebosante, y es que en otros casos la menorragia se presenta como uno de los síntomas de una determinada afección o nosología en específico. A continuación, detallamos qué condiciones pueden causar ese sangrado excesivo:

Problemas hormonales

Sufrir de inconvenientes hormonales que den lugar a una producción excesiva de estrógenos (hormonas sexuales femeninas), puede causar sangrado menstrual rebosante. Cuando se sufren afecciones como el hipotiroidismo que también implica un desequilibrio hormonal, es posible presentar periodos menstruales con mayor sangrado.

Quistes en los ovarios

Se pueden definir como sacos con líquido en su interior que se forman en uno de los ovarios o en los dos. Causan síntomas cuando medran de tamaño y, además de esto, de irregularidades en la regla, se pueden presentar dolores abdominales, pélvicos y molestias durante las relaciones íntimas. En el siguiente artículo puedes ver Cómo saber si tienes quistes en los ovarios.

Fibromas o miomas uterinos

Son tumores benignos que aparecen en la matriz de las mujeres y que, cuando son sintomáticos, se manifiestan mediante sangrados anormales entre periodos y reglas más prolongadas o rebosantes (incluso con coágulos) de lo frecuente.

Pólipos en el útero

Son crecimientos benignos en el endometrio que se presentan con más frecuencia en mujeres mayores de 40 años. Cuando sí son sintomáticos, provocan sangrados vaginales entre periodos o tras las relaciones íntimas, reglas con sangrado rebosante y prolongado, anemia y vicisitudes para quedar encinta si los pólipos son grandes o hay múltiples. Descubre en el siguiente artículo Cómo tratar los pólipos en el útero.

Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP)

Es una infección usual en la edad reproductiva que afecta a los órganos sexuales femeninos y que, por lo general, está causada por enfermedades de transmisión sexual, como la blenorragia o la clamidia. Sus principales síntomas son sangrados vaginales anormales, dolores en el abdomen, dolores al orinar y al sostener relaciones íntimas, náuseas, vómitos y fiebre. Se precisa de un tratamiento antibiótico temprano para evitar posibles dificultades, como infertilidad o embarazo ectópico.

Endometriosis

Es una afección que sucede cuando las células de la matriz medran en otras partes del cuerpo, dando lugar a la capacitación de bultos sangrantes que provocan diferentes molestias. Puede causar reglas rebosantes, más cortas o sangrados entre periodos, además de esto de dolores abdominales, pélvicos, lumbares y molestias durante o tras las relaciones íntimas.

Problemas de coagulación

Determinados trastornos de coagulación de la sangre, también pueden ser los responsables de las reglas rebosantes. Un ejemplo podría ser la llamada enfermedad de von Willebrand, que es una enfermedad hereditaria en la como un significativo factor de coagulación de sangre es deficiente, provocando que las plaquetas no se unan y se adhieran a las paredes de los vasos sanguíneos de forma recomendable.

En otras ocasiones, la menorragia puede estar asociada a enfermedades hepáticas o renales, cáncer, bulimia, anorexia, cuadros de agobio severo, la utilización del DIU o la toma de algunos fármacos.

Por qué mi regla es muy abundante - Otras posibles causas de las reglas abundantes

Si durante tus reglas cumples los factores que hemos convocado en el primer apartado, es muy esencial que visites a tu ginecólogo lo más pronto posible. Especialmente, vas a deber hacerlo si cada hora has de estar cambiándote la compresa o tampón, sí el sangrado vaginal es irregular y si se presenta cualquier sangrado anormal tras la menopausia.

Será preciso que te realices las pruebas ginecológicas oportunas para descubrir cuál es la posible causa de la menorragia y también comenzar el tratamiento más recomendable para tu caso, y es que el médico establecerá el tratamiento farmacológico dependiendo del factor originario, y también incluso un tratamiento quirúrgico si fuera preciso.

Por qué mi regla es muy abundante - Cuándo acudir al ginecólogo

Este artículo es meramente informativo, en Sabioz no tenemos capacitad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún género de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier género de condición o malestar.

Si quieres leer más artículos similares a Por qué mi regla es muy rebosante, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario