Por qué no sube el bizcocho

Por qué no sube el bizcocho

El bizcocho es uno de los productos de repostería que más se habitúan a hacer en casa pues es bastante fácil de hacer, además de esto de ser muy, muy rico. Sin embargo, no siempre y en toda circunstancia sale bien. Y es que, a pesar de la sencillez de su preparación, no es extraño que en alguna ocasión se vea que se hunde cuando se saca del horno, se note que se ha quemado la base o sus laterales al desmoldarlo o está crudo por la parte interior a pesar de tener un espléndido color dorado por fuera. Son solo determinados de los inconvenientes a los que se añade otro también bastante usual: que el bizcocho no haya subido todo lo que debería o más bien no suba nada. Con independencia del nivel del recipiente en el que se haya quedado, múltiples son las causas que explican por qué no sube el bizcocho. Desde Sabioz, te vamos explicar una por una para que puedas corregir estos fallos y hagas unos bizcochos dignos del mejor repostero.

El bizcocho no sube pues la masa no está bien hecha

Uno de los principales motivos de por qué no sube el bizcocho es pues la masa no está bien hecha. Es decir, que el proceso que has seguido para realizarlo no es el recomendable o bien has cometido algún fallo, aunque no te hayas dado cuenta. Normalmente, los inconvenientes con la masa están relacionados con:

  • La harina: el bizcocho no sube pues has añadido toda la cantidad de harina al tiempo lo que hace difícil que se mezcle bien y que la masa quede homogénea. Siempre es recomendable irla incorporando poquito a poco a la mezcla que prepares. Además, de la misma forma, es esencial tamizarla para que sea más fina y, por lo tanto, la masa quede más ligera y la harina se ligue mejor con el resto de ingredientes del bizcocho.
  • Montaje: otro de los inconvenientes más habituales que explican por qué no sube el bizcocho es la mezcla de huevos y de azúcar. Es esencial montarla bien para darle aire y que ligue mejor con la harina, que se debe agregar poquito a poco para no quitarle ese aire que le hemos dado. Asimismo, posiblemente se cometa el fallo al substituir algún ingrediente básico de los bizcochos por aspectos de salud o de preferencias, como es el caso de mudar el huevo por otros ingredientes que cumplan su función. En este otro artículo de Sabioz te explicamos Cómo substituir el huevo en los bizcochos.
  • Reposo: otro de los fallos frecuentes que se cometen y que hacen que no suba el bizcocho es que se deja descansar la masa un buen tiempo antes de enhornarlo. En general –a menos que en la receta se indique lo opuesto-, es clave que no pase demasiado tiempo entre la preparación y el momento de enhornar el bizcocho. Y es que, conforme van pasando minutos, aumenta el peso de la harina y el bizcocho pierde el aire.
  • Cantidades: otra de las razones que explican que el bizcocho no suba es la cantidad de los ingredientes. Tanto si se pone poca o mucha harina, el bizcocho no subirá. Y lo mismo sucede con la levadura –por agregar más no subirá más- o si se te ha olvidado incorporarla a la mezcla.
  • Calidad: es esencial que todos los ingredientes que se empleen sean de calidad pues, de lo contrario, el bizcocho no saldrá bien. Especial cuidado se debe tener con la harina, en tanto que no es bueno que tenga demasiada proteína, sobre todo, aquellas que se adquieren específicas para repostería o repostería. Igualmente, es clave no emplear los ingredientes que estén caducados, aunque sea por poco tiempo.
Por qué no sube el bizcocho - El bizcocho no sube porque la masa no está bien hecha

Si la temperatura no es la recomendable el bizcocho no sube

Otro de los principales motivos de por qué no sube el bizcocho está en la temperatura. Y es que siempre y en toda circunstancia es necesario poner el horno con los grados suficientes para que no se haga por fuera y se quede el bizcocho crudo por la parte interior y, de esta forma, pueda subir lo suficiente, aunque no es el único factor a tener en cuenta en relación con los grados. Si tu bizcocho no sube en el horno, fíjate en la temperatura tanto del horno en sí, como en la temperatura de los ingredientes en el momento de cocinarlo.

  • Temperatura del horno: antes de meter el bizcocho al horno es esencial que lo precalientes con el objetivo de que comience a percibir calor desde el primer segundo y la masa no repose. La temperatura siempre y en toda circunstancia he de ser la que se indique en la receta que prepares aunque, por norma general, se acostumbra a señalarse a 180 grados. Si has puesto el horno a precalentar a más grados, puedes bajarla con el bizcocho ya dentro y mantenerla hasta el momento en que esté ya horneado.
  • Temperatura de los ingredientes: a veces el fallo no está en la temperatura del horno, sino en la de los ingredientes. Todo lo que se emplee para hacer este pastel ha de estar a temperatura ambiente, pues cuando están friísimos de la nevera no se mezclan bien. Además, si los metes al horno, el bizcocho ya una parte de una temperatura inferior y no estará compensada con la que hayas puesto, complicando que suba y que la levadura haga su función.

 

Malos hábitos que explican por qué no sube el bizcocho

Además de tener precaución con los diferentes aspectos que hemos comentado anteriormente, es esencial fijarse bien en otros gestos, que habitúan a ser hábitos perjudiciales que hacen que el bizcocho no suba en el horno:

  • Abrir la puerta del horno: no es bueno abrir la puerta del horno pues se altera la temperatura y el bizcocho baja. De todos modos, si no puedes evitarlo y quieres ver de qué manera se está enhornando, has de saber que no es nada recomendable que lo hagas antes que hayan pasado, por lo menos, 30 minutos.
  • No precalentar bien el horno: al precalentar el horno, siempre y en toda circunstancia es recomendable sumar a la temperatura de preparación (por ejemplo, los 180 grados), un total de 25 grados más.
  • Colocar mal el bizcocho: por norma general, es recomendable poner el bizcocho en la zona media del horno. Si lo pones muy alto, se quemará por fuera velozmente y, si está muy bajo, tardará más tiempo en hacerse y probablemente no subirá todo lo que debiera.
  • No poner papel de aluminio o de horno: no te olvides de poner papel de aluminio sobre la masa de bizcocho cuando vayas a meterlo al horno para que no se queme demasiado por arriba y le dé tiempo de subir.

Con estas explicaciones sobre por qué no sube el bizcocho que te hemos dado en Sabioz, aguardamos haberte ayudado. Siempre es recomendable leer realmente bien la receta y no saltarse ninguna indicación ni paso para que el bizcocho quede con una pinta increíble y delicioso. Ahora que sabes de qué manera evitar estos fallos y conseguir que te quede un buen postre, te invitamos a múltiples Recetas de bizcochos muy, muy ricos y esponjosos.

Por qué no sube el bizcocho - Malos hábitos que explican por qué no sube el bizcocho

Si quieres leer más artículos similares a Por qué no sube el bizcocho, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Recetas.

Deja un comentario