Por qué nos ponemos tristes cuando llovizna

¿No te agradan los días grises? Existe una fuerte vinculación anímica entre el tiempo y nuestro estado de ánimo y, además de esto de ser un factor psicológico, además lo es fisiológico pues los rayos solares nos aportan vitamina D, nutriente esencial para conseguir estar de buen humor y segregar la hormona que se conoce como “serotonina” o, por lo general, “la hormona de la dicha”. En este artículo de unComo vamos a contarte por qué nos ponemos tristes cuando llovizna para que sepas qué relación existe entre el tiempo y nuestro bienestar. Sigue leyendo y entiende mejor el funcionamiento del humano.

La falta de luz solar (o vitamina D)

Si quieres saber por qué nos ponemos triste cuando llovizna debemos entender que hay una fuerte relación entre nuestro estado de ánimo y la luz solar. Los rayos UVA activan la actividad cerebral y, por ende, cuando falta, es muy normal que las personas nos sintamos con menos energía, con escasas ganas de salir a la calle, estemos más cansados, etc..

Pero ¿por qué ocurre esto? Básicamente pues la luz solar nos aporta vitamina D, nutriente que promueve la liberación de una sustancia cerebral conocida como “serotonina“, un neurotransmisor que regula nuestro estado de ánimo y nos produce una sensación de placer y bienestar. Se conoce como “la hormona de la dicha” y el motivo es pues, cuando la liberamos, nos sentimos a gusto con nostros mismos, satisfechos y de buen humor. Esta hormona además la liberamos en otras situaciones de nuestra vida como, por ejemplo, cuando tenemos un clímax, cuando comemos algún comestible que nos agrada mucho o cuando hacemos deporte.

Los rayos solares es otro de los factores que hacen que nos sintamos bien, felices y sosegados en tanto que estimulan la producción de serotonina. Este es el principal motivo por el como nos ponemos tristes cuando llovizna: la falta de luz solar hace que no liberemos serotonina y, por ende, nos sintamos más decaídos y con menos energía, algo que nos puede llevar a una sensación de tristeza o depresión.

Además no debemos olvidar que, cuando estamos a oscuras, nuestro cuerpo segrega melatonina, la hormona que nos ayuda a dormir y descansar de forma profunda. Por este motivo, cuando llovizna o el día está gris, es frecuente que durmamos hasta después o que vayamos haciendo cabezaditas durante el día. La falta de sol y la presencia de la oscuridad provocan esta situación.

En este otro artículo de unComo te descubrimos los beneficios del Sol para la salud.

Por qué nos ponemos tristes cuando llueve - La falta de luz solar (o vitamina D)

Cuestión de actitud

Pero estar triste cuando llovizna no solo depende de la luz del Sol sino, sobre todo, va a depender de tu actitud y tu predisposición para estar feliz. Es decir, aunque es verdad que hay una relación entre el Sol y nuestro estado de ánimo, no es motivo suficiente para sentirnos deprimidos o extremadamente tristes. La ausencia de luz, como hemos dicho, puede hacer que estemos más cansados, con escasas ganas de salir y sin demasiada energía pero que estés o no estés triste depende de tu voluntad.

Es esencial que, aunque afuera esté lloviendo, intentemos hacer algo que nos guste en casa y, así, aprovecharemos al máximo un día gris y le vamos a sacar desempeño. Es decir, en lugar de quedarte todo el día mirando “la caja tonta” ¿por qué no pruebas a hacer algo que te guste o aprender algo nuevo? Por ejemplo, puedes aprovechar que estarás todo el día en casa para preparar una buena comida, ponerte a leer, hacer un tanto de yoga o meditación, etc.. Aprovecha los días de lluvia para conectar contigo y, entonces, verás que la falta de Sol tampoco te afecta tanto.

Hay personas que se entristecen cuando llovizna pero otras que no y el motivo está en la actitud que tengas para enfrentar ese día.

Otros factores que pueden hacer que estés triste

De todas formas has de saber que hay otros factores que pueden hacer que estés triste y que es esencial tener en cuenta. Por ejemplo, si eres mujer y estás con las hormonas revolucionadas por el ciclo menstrual o por la menopausia, probablemente los días grises te pongan más triste que al resto. El motivo no es que afuera esté lloviendo sino tus hormonas están desequilibradas y, por ende, un hecho como la lluvia puede alterar todavía más tu ánimo.

También puede que estés triste pues lleves una vida de mucho agobio y no tengas tiempo para ti. Las personas que viven sin tenerse apenas en cuenta tienden a vivir con potentes depresiones pues viven de una manera externa, haciendo mil cosas pero sin estar con ellas mismas. Es esencial que, al menos, te dediques un día a la semana para ti: apagar la tele y estar contigo. Leer, oir música, escribir, pensar o hacer cualquier manualidad pueden hacer que explotes esa parte creativa que todos tenemos dentro y que por el desvarío de la vida acaba descuidada. En unComo te contamos de qué manera vivir sin agobio para que empieces a vivir con consciencia del aquí y ahora.

Otro factor que puede hacer que estés triste es que no lleves una dieta equilibrada y nutritiva. Hay una aseveración que es muy atinada y es que “Somos lo que comemos”, por esta razón, es esencial darle al organismo los nutrientes que precisa para que todo en nuestro interior funcione apropiadamente. Existen comestibles que suben la serotonina como, por ejemplo, los hidratos de carbono, los huevos o los lácteos, por ende, comienza a incorporarlos en tu dieta y conseguirás estar con más energía y optimismo.

En unComo te descubrimos 8 claves para ser feliz que puedes comenzar a añadir desde hoy mismo a tu vida.

Si quieres leer más artículos similares a Por qué nos ponemos tristes cuando llovizna, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Relaciones Familiares.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario