Por qué tengo el flujo amarillo

El flujo vaginal es un líquido transparente o blanco sin olor que segregan las glándulas de la cérvix y la vagina, preciso para quitar impurezas y células fallecidas de nuestro organismo. Aparte de prevenir la zona de infecciones, el flujo actúa como lubricante además, con lo que su presencia es muy esencial en la vagina de la mujer.

Hay ocasiones en las que este no es suficiente y podemos presentar infecciones que identificaremos gracias al cambio del color y el olor del flujo, tornándose amarillento y despidiendo un olor fuerte y pestilente. Es cuando deberemos alertarnos y acudir a un médico especialista a que nos diagnostique el posible inconveniente. En unComo os vamos a adelantar, ahora, las claves de por qué tengo el flujo amarillo.

Pasos a proseguirse:

La cantidad de flujo vaginal que expulsamos las mujeres difiere de una a otra, sobre todo dependiendo de factores como pueden ser la ovulación, la lactancia, el embarazo o la propia excitación de cada una. Así que dependiendo del ciclo en el que se encuentre, la cantidad será mayor o menor.

Si conversamos de un flujo vaginal normal, lo estaremos haciendo si este presenta un color transparente o blanco y no tiene ningún género de olor. En este caso no tenemos de qué preocuparnos.

Ahora bien, si el flujo se presenta amarillo podemos estar frente a una inflamación o una infección, generalmente de carácter sexual, que deberíamos atajar cuando antes para evitar enfermedades crónicas que nos lleven a la infertilidad, como contraer el EIP (Enfermedad Inflamatoria Pélvica).

Ante un flujo amarillo podemos estar frente una blenorragia. Se trata de una enfermedad de transmisión sexual causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae cuyos síntomas son los del color amarillento en el flujo y, a veces, ardor al orinar o sangrados entre las reglas.

La blenorragia hay que tratarla a base de una combinación de antibióticos pautados por un ginecólogo, en tanto que esta enfermedad podría derivar en algo más grave y además irresoluble como la EIP.

Por qué tengo el flujo amarillo - Paso 3

La clamidia es otra infección que nos puede estar anunciando nuestro flujo amarillo y la bacteria llamada Chlamydia Trachomatis se transmite sexualmente además aunque sus síntomas aparezcan a las 2 o 3 semanas del contagio. En este caso, al color amarillento del flujo se acompaña un mal olor y picazón en la vagina, siendo la fiebre y las náuseas los síntomas en los casos más graves.

Hay que tratarla con antibióticos además si no queremos desarrollar un inconveniente de infertilidad a largo plazo. En unComo te contamos de forma específica de qué forma tratar la clamidia para que sepas la mejor forma de poder combatir esta infección.

Podemos tener un flujo amarillo a raíz de otra de las infecciones sexuales más habituales, como la llamada tricomoniasis, donde el tono del flujo puede llegar a adquirir un tono verdoso además y nuestros genitales sufrir irritación, con lo que el hecho de orinar o de tener relaciones íntimas puede ser realmente doloroso.

La administración de antibióticos será esencial para finalizar con esta enfermedad de carácter sexual, donde el hombre además tendrá que ponerse en tratamiento para evitar un sobrecontagio.

Aparte de las infecciones, además podemos estar frente a un inconveniente de inflamación del cérvix y que nuestro flujo adquiera un tono amarillento, así como dolor y sagrados en las relaciones íntimas o entre periodos.

Se trata de la cervicitis y se puede contraer no solo al haber sufrido una enfermedad de transmisión sexual sino a raíz de un mal empleo del diafragma o a sufrir alergia a los preservativos y a los espermicidas. Esta inflamación puede alargarse en el tiempo, debemos descubrir su causa para tratarla y será un médico quien te la pueda diagnosticar de forma segura.

Por qué tengo el flujo amarillo - Paso 6

Además de estos inconvenientes, una de las infecciones más habituales que podemos sufrir las mujeres en la vagina es la vaginosis que se trata de un desequilibrio entre una bacteria anaeróbica que tenemos en pequeñas cantidades con la bacteria lactobacilli que se ocupa de desinficionar de forma natural y sostener a los organismos de la vagina en niveles normales. Este desequilibrio conduce a esta infección que muchas veces ocurre al efectuarnos duchas vaginales o al alternar muchas veces de pareja sexual. En unComo te damos ciertas claves para que sepas sanar la vaginosis bacteriana.

No debemos confundir el tono del flujo cuando este es blanco y tiene textura de requesón, a la vera de los síntomas de escozor y picor, por el hecho de que aquí estamos frente a una infección por hongos, generalmente el llamado Candida albicans y tiene otro género de tratamiento.

Recuerda que frente a un cambio del color de tu flujo y si este va acompañado de otros síntomas que ignoras de tu cuerpo, debes ponerte a cargo de un profesional, en tanto que como muchos síntomas son similares, no podemos saber exactamente a qué nos encaramos hasta el momento en que nos hacen las pruebas específicas. Automedicarse no es la solución en ninguno de los casos.

Este artículo es meramente informativo, en Sabioz no tenemos capacitad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún género de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier género de condición o malestar.

Si quieres leer más artículos similares a Por qué tengo el flujo amarillo, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Salud de la Familia.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario