Saltar al contenido

Por qué tengo un bulto en el paladar

18 julio, 2021
Por qué tengo un bulto en el paladar

¿Alguna vez te ha pasado que has sentido una bola en tu paladar, por ejemplo, al estar comiendo, hablando o lavándote los dientes? Es algo que puede ocurrirle a cualquiera, sin importar un mínimo la edad o cualquier otro factor o condición. Aunque no es para que te alarmes en exceso, sí es muy esencial que actúes con velocidad, pues la pluralidad de posibles causas es muy extensa.

Si te has preguntado “¿por qué tengo un bulto en el paladar?“, entonces sigue leyendo este artículo de Sabioz te contamos los principales síntomas, las posibles causas de su aparición, de qué manera puedes saber si es benigno o maligno y de qué manera actuar para que facilitar que desaparezca, hablando de posibles tratamientos.

Síntomas de un bulto en el paladar

Además de sentir la bola en tu paladar, también posiblemente sientas determinados de estos otros síntomas de un bulto en el paladar o el cielo de la boca:

  • Dolor.
  • Hinchazón o inflamación.
  • Picazón.
  • Molestias.
  • Irritación del área.
  • Cambios de color en la zona.
  • Sangrado.

Debes saber que no todos los bultos que salen en el paladar presentan determinados síntomas que acabamos de describir. Hay determinados que pasan inadvertidos y también, incluso, hay bultos asintomáticos en el paladar, o sea, no presentan ningún síntoma.

Por qué tengo un bulto en el paladar - Síntomas de un bulto en el paladar

Las posibles causas de un bulto en el paladar

Las posibles causas para que medre un bulto en el paladar son variadísimas. Por ejemplo:

  • Paladar de fumador: son bultos benignos en el paladar que habitúan a salir en personas fumadoras. El diagnóstico es fácil, pues además de esto de que la persona es fumador, se pueden ver bultos colorados con el centro blanco. Las lesiones tienden a desaparecer cuando se deja de fumar.
  • Granuloma piogénico: aunque puede afectar a personas de cualquier edad, acostumbra a presentarse en mujeres embarazadas en la mitad del paladar. Su apariencia es blanda y de color rosado. Puede crecer velozmente y sangrar. Debe ser extraído mediante cirugía realizada por un dentista.
  • Absceso o quiste odontogénico: el absceso bucal se relaciona con alguna nosología que afecta a los dientes cercanos a la zona donde aparece el bulto.
  • Enfermedad de transmisión sexual: este género de nosologías puede causar lesiones en la boca. Por ejemplo, el herpes simple provoca vejigas, llagas o ampollas muy dolorosas y molestas, que al principio pueden parecer como un bulto doloroso en el paladar, las encías y las mejillas.
  • Quiste mucoso o mucocele: como su nombre lo apunta, tiende a formarse por la acumulación de moco o la alteración de glándulas salivales. Crece de forma lenta y es blando y, generalmente, desaparece solo. Si te causa molestias, el especialista puede extraerlo.
  • Torus palatino: esta protuberancia es, en la mayoría de casos, de origen genético. Se forma en el hueso, con lo que es como un bulto duro en el paladar o la encía. No duele y prácticamente nunca causa molestias, pero se puede extraer mediante cirugía.
  • Adenoma pleomorfo de glándulas salivales: es un tumor benigno que acostumbra a aparecer a los lados del paladar, en la glándulas salivales. Crece de forma lenta y sin dolor, con lo que puede pasar inadvertido durante mucho tiempo. Aunque no es canceroso, es mejor extraerlo por el hecho de que puede causar molestias al comer o inconvenientes en la voz. Si no se quita por completo, puede crecer de nuevo, y en ciertos casos hasta desarrollar una lesión maligna.
  • Tumor maligno de glándulas salivales: aunque existen diferentes grados de malignidad, este escenario puede resultar fatal. Así que, si notas una bola en el paladar actúa de forma inmediata, por el hecho de que si se trata de esta enfermedad, la lesión debe eliminarse cuanto antes. También se realiza una biopsia que determina si es necesario un tratamiento más violento para evitar metástasis o si no lo es. Este tumor puede aparecer en cualquier persona, pero es más frecuente en adultos, fumadores y usuarios regulares de alcohol.

Los pequeños también pueden sufrir de bultos en el paladar. Por ejemplo, además de esto de que pueden desarrollar la mayoría de las nosologías descritas antes, los pequeños son muy propensos a los quistes gingivales o Perlas de Epstein, protuberancias indoloras y también inofensivas.

Cómo saber si el bulto es benigno o maligno

El diagnóstico terminante sobre el grado de malignidad de un bulto en el paladar está al cargo del médico especialista. Es preciso que te pongas en sus manos para conocer su diagnóstico profesional, que es el más fiable de todos los que podrás conseguir.

En primera instancia, el dentista hará una anamnesis, un examen físico y valorará el historial clínico y los antecedentes familiares. Luego determinará si son precisas otras pruebas como radiografías, análisis de sangre, tomografías, biopsias, etc.

Existen síntomas que pueden señalarse que estamos frente a una lesión cancerígena:

  • Pérdida de peso.
  • Dificultad para cicatrizar.
  • Dolor agudo.
  • Sangrados.
  • Inflamación excesiva.
  • Dificultad para ingerir comestibles y/o dialogar.

Si tienes uno o múltiples de estos síntomas apartados, no siempre y en toda circunstancia quiere decir que tienes un tumor maligno. Por eso, desde Sabioz estimamos que es necesario contar con el diagnóstico profesional ante cualquier bulto que adviertas en tu paladar, pues es el único que podrá decirte claramente si tienes un bulto benigno o maligno en el paladar.

Qué hacer si tengo un bulto en el paladar

Como has visto, una protuberancia en tu paladar no debe pasar desapercibida. Es esencial que recibas el tratamiento recomendable y este va a depender del género de bulto y de su evolución.

El médico podría prescribirte fármacos (como antibióticos, calmantes o antiinflamatorios), hacer una cirugía para extraer el bulto y también, incluso, utilizar quimioterapia en los casos más graves.

También hay determinados antídotos caseros para calmar el dolor, como gárgaras de agua fría y compresas de aloe. Estos antídotos deben ser autorizados por el médico y nunca reemplazar el tratamiento que este indique, sino ser un complemento.

Cuando adviertas un bulto en tu paladar y precises dar con el tratamiento recomendable, el como cambiará conforme el caso, vas a deber proseguirse estos pasos:

  • Conserva la calma: los nervios pueden acrecentar tu agobio y hacerte empeorar tu cuadro general, o pueden llevarte a tomar la resolución de no buscar ayuda especializada. Así que, conserva la calma y evita pensar lo peor.
  • Recurre de forma inmediata a un especialista: aunque existan muchas posibilidades de que no sea algo grave, no debes correr riesgos superfluos. Actuar velozmente puede salvar tu vida en el caso de una lesión cancerígena.
  • Cuéntale todo a tu médico: cada detalle sobre la evolución de tu bulto, tu historia clínica, antecedentes familiares y hábitos puede ser útil para un buen diagnóstico.

Sigue las indicaciones del especialista al pie de la letra, incluso si son incómodas o crees que no son precisas para ti. También recuerda que lo más esencial es visitar a un especialista cuanto antes. Él o ella será la persona capacitada para hacer un diagnóstico, prescribir un tratamiento o hacer una intervención quirúrgica si es necesario.

En Sabioz aguardamos haberte ayudado lo suficiente para que sepas qué hacer si adviertes un bulto en tu paladar.

Por qué tengo un bulto en el paladar - Qué hacer si tengo un bulto en el paladar

Este artículo es meramente informativo, en Sabioz no tenemos capacitad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún género de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier género de condición o malestar.

Si quieres leer más artículos similares a Por qué tengo un bulto en el paladar, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Entradas relacionadas: