Qué es la taquigrafía y de qué manera aprenderla

Qué es la taquigrafía y cómo aprenderla

Las primeras muestras de taquigrafía en la historia brotaron en etnias viejas como la griega, la romana o la egipcia. Para entonces, los habitantes de estas etnias precisaban una metodología que les dejara escribir tan veloz como charlaban sus interlocutores, no solo para aprender sino además para dejar constancia de ciertas situaciones. El resultado fue un listado de símbolos, signos y abreviaturas que facilitaban la toma de nota y eran capaces de traducir un alegato entero.

Si te resulta interesante saber qué es la taquigrafía y de qué manera aprenderla, no te pierdas el siguiente artículo de Sabioz. Ponemos a tu alcance el conocimiento y las herramientas precisas para que puedas formarte como taquígrafo y descubras este curioso y además interesante planeta.

Qué es la taquigrafía

La taquigrafía es un procedimiento de escritura basado en trazos cortos, símbolos singulares y abreviaturas que dejan escribir a mayor velocidad de la que frecuentemente se puede conseguir. De esta forma, la taquigrafía es un sistema que ayuda a tomar nota de una alocución completa a la misma velocidad de quien la interpreta.

También llamada Estenografía, su nombre procede de las palabras griegas Taquis y Grafein, “veloz y escribir”. Esta técnica tiene múltiples adaptaciones, con lo que es realmente difícil que un mismo taquígrafo sea capaz de transcribir el material escrito por otro especialista.

Como ya hemos dicho, el origen de este sistema se encuentra en distintas etnias viejas. Sin embargo, es esencial tener en cuenta que durante la Edad Moderna, Inglaterra fue la cuna de esta técnica, lugar desde el como se expandió al resto de países europeos. En el caso de España, su creador −Francisco de Paula Martí Mora− desarrolló una de las formas de taquigrafía más precisas del planeta. Tan relevante fue este procedimiento, que pronto se convirtió en una de las formas más universales de este sistema y además incluso formó la Real Escuela de Taquigrafía, centro que el mismo Francisco de Paula Martí Mora encabezó durante 25 años.

Para qué sirva la taquigrafía

La taquigrafía era un procedimiento muy popular en la antigüedad y hasta el siglo XIX. Con la llegada de la tecnología y los dispositivos que dejarían grabar conversaciones, su empleo −lógicamente−, se hizo menos usual. Sin embargo, todavía existen hoy día quienes prefieren proseguirse empleando esta técnica para cubrir alocuciones.

El empleo más habitual de la taquigrafía es para tomar nota de un alegato, en especial si se precisa que sea lo más preciso posible al original. La taquigrafía es, además de esto, muy habitual en juicios, aunque con el tiempo se popularizó la llamada estenotipia, una técnica similar pero en la que se emplea una especie de máquina de escribir.

Durante los años 50 y 60, la taquigrafía fue popular en asistentes para tomar nota de cartas, comunicados o recados. En la actualidad, determinados cronistas siguen empleando la taquigrafía para tomar las notas de sus entrevistas o bien cuando hacen cobertura en tiempo de real de alguna participación política.

Qué es la taquigrafía y cómo aprenderla - Para qué sirva la taquigrafía

Taquigrafía Gregg, Pitman y Teeline

Si te has resuelto a aprender taquigrafía, has de saber que existen múltiples adaptaciones o sistemas de esta metodología. En total hay unos 6 sistemas de taquigrafía y, cada uno de ellos de ellos, tiene alteraciones que en ciertos casos pueden facilitar el proceso de aprendizaje.

Los sistemas más estudiados son el Pitman y el Gregg, dos métodos que han sido amoldados a todos los idiomas y que dejan escribir más de 200 palabras por minuto. Ambos sistemas están basados en el sonido de las palabras, pero difieren entre sí por la forma del trazo, el grosor y la inclinación de los símbolos.

Otro sistema muy usado es el Teeline; una taquigrafía en especial desarrollada para los cronistas que se basa en la escritura de la palabra en lugar del sonido. Este sistema, incorporado y además dado en todas las escuelas de periodismo de Inglaterra, no brinda la misma velocidad que los precedentes, pero es más simple de aprender y memorizar.

Qué es la taquigrafía y cómo aprenderla - Taquigrafía Gregg, Pitman y Teeline

Cómo aprender la taquigrafía

Si deseas aprender algún sistema de taquigrafía, desde Sabioz te invitamos a que sigas los pasos que te detallamos ahora:

  1. Conoce y elige el sistema de tu preferencia: recuerda que los sistemas cambian por estilo, velocidad de escritura y complicad de aprendizaje.
  2. Busca el material preciso para aprender taquigrafía: en Internet puedes hallar gran cantidad de tutoriales y vídeos punto por punto que te van a enseñar la base del aprendizaje de taquigrafía. Desde Sabioz, te invitamos a que adquieras o prepares un diccionario de taquigrafía para consultar tus dudas cuando lo precises.
  3. Prepara tus notas: comienza por memorizar las letras, entonces las palabras y finalmente las palabras compuestas. Hacer llanas o caligrafía de los símbolos y caracteres singulares te ayudará a memorizarlos.
  4. Practica en voz alta: repetir en voz alta todo lo que estas escribiendo estimulará tu cerebro y conseguirá que retengas toda la información.
  5. Realiza sesiones de escritura: todos los días, toma 30 minutos de tu tiempo para practicar taquigrafía. Cada semana trata de ir aumentando el tiempo para que puedas poner a prueba la velocidad del sistema.
  6. Toma dictados de práctica: cuando creas que dominas el listado de símbolos y caracteres, comienza a hacer dictados cortos hasta el momento en que estés capacitado para proseguirse un alegato completo.

Consejos útiles sobre este procedimiento

El primer consejo que recibe todo taquígrafo es que una vez terminado el alegato, transcriba sus notas lo más veloz posible, en tanto que puede olvidar de manera fácil el significado de todos los símbolos y, en consecuencia, las notas tomadas.

Estudiar los géneros de sistemas de taquigrafía precedente a empezar el proceso de aprendizaje es muy esencial para dar con el sistema que mejor se adapte a ti. Como ya hemos dicho, los sistemas cambian mucho entre sí: desde los símbolos y las formas de abreviar hasta la forma de tomar las notas.

Una de los beneficios que tiene la taquigrafía frente a la escritura normal, además de esto de la velocidad a la que deja tomar notas, es que los escritos quedan plasmados en forma de clave, esto es, que solo la persona que toma las notas puede entender y además interpretar realmente el significado de estos símbolos.

Si esta información te ha resultado útil y te apetece conocer más sobre temas similares, te invitamos a los siguientes artículos:

  • Cómo escribir apropiadamente un informe
  • Cuál es la estructura de un ensayo

Si quieres leer más artículos similares a Qué es la taquigrafía y de qué manera aprenderla, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Formación.

Deja un comentario