Saltar al contenido

Qué son los abonos orgánicos y tipos

15 julio, 2021
Qué son los abonos orgánicos y tipos
Qué son los abonos orgánicos y tipos

Si quieres progresar la calidad de las plantaciones y aumentar la cantidad de nutrientes en el suelo, los abonos orgánicos son justamente lo que precisas. Entre los beneficios de utilizar abonos orgánicos, se encuentra también su capacidad para aumentar la actividad microbiana del suelo, como el bajo consumo energético que requiere su preparación respecto a otros fertilizantes.

Si quieres que tus plantaciones se mantengan más fuertes y sanas, te traemos un artículo ideal para ti. Desde Sabioz te descubrimos qué son los abonos orgánicos y géneros de abonos orgánicos que existen para que elijas el que mejor se acomoda a tus necesidades.

Qué son los abonos orgánicos

Los abonos orgánicos son fertilizantes elaborados de manera artesanal cuya composición se basa en desperdicios y restos animales y vegetales, además de esto de restos leñosos y también industriales. Estos desechos se degradan y mineralizan para generar un compuesto el como, al entremezclarse con la tierra, optimiza sus particularidades químicas, físicas y biológicas, dejando de esta forma el terreno listo para conseguir cosechas vegetales sanas.

Este género de abonos acostumbra a ser más costoso que el abono inorgánico por una razón es muy simple: los abonos orgánicos son imprescindibles para restablecer la materia orgánica que la actividad humana genera sobre el suelo, mientras que que los abonos inorgánicos no. Asimismo, el uso de abonos orgánicos mejora la absorción y drenaje de agua en los suelos, facilitando de esta forma la fijación de carbono sobre el terreno y la capacitación de nutrientes.

La premisa del empleo de los abonos orgánicos es reducir la producción de agentes químicos para el tratamiento de los suelos. Si bien los fertilizantes artificiales, aparentemente, dismuyen costos, su impacto ambiental es más notable. Los abonos orgánicos, en cambio, representan una alternativa sostenible que ha sido adoptada, progresivamente, en la agricultura ecológica y los cultivos intensivos.

Qué son los abonos orgánicos y tipos - Qué son los abonos orgánicos

Tipos de abonos orgánicos

Como hemos visto, los huertos pueden optimar su desarrollo gracias a los compuestos orgánicos. Prescindir de los diferentes géneros de abonos químicos y otros fertilizantes químicos te dejará conservar los suelos con un grado de nutrientes ideal para la conservación de tus plantas y del medio ambiente. A continuación, te presentamos determinados géneros de abonos orgánicos ideales para el cuidado y conservación de huertos y plantaciones.

Abono compost

El compost es el más conocido de los abonos orgánicos. Se trata de un abono que se consigue desde la descomposición de compuestos orgánicos como restos de vegetales, frutas, hortalizas, cascarillas de huevo, restos de comestibles, cenizas de papel, youghourts caducos y estiércol animal. Los restos son preparados en capas y puestos en conserva durante tres o cuatro meses a altas temperaturas (60-70ºC) y de allá se consigue una mezcla color cobrizo, libre de microbios, ideal para esparcir sobre las plantaciones.

Vermicompost

Se trata de una alteración del compost común rica en ázoe que se compone de heces fecales de lombrices, tierra negra y compost corriente. Las lombrices rojas californianas son las idóneas para su preparación, siendo una rica fuente de ácidos acéticos y húmicos.

Turba

Este abono consiste en materia orgánica fosilizada procedente de minerales, hidratos de carbono y ácidos fúmicos y húmicos. Se consigue al acumular grandes fuentes de materia vegetal, sometiéndolas a temperaturas heladas con escasa oxigenación y rebosante agua. La mezcla final es un lignito libero, ideal para progresar el pH del suelo.

Enmienda orgánica

Este abono concentrado procede de la mezcla de diferentes fertilizantes orgánicos descompuestos como la turba, el compost y el estiércol. Las enmiendas húmicas pueden ser sólidas o líquidas y, entre estas últimas, cabe resaltar el té de compost (compost común descansado en agua), un abono orgánico líquido de lo más eficaz.

Cenizas

Ricas en fósforo y potasio, las cenizas de madera, leña y hojas secas incineradas pueden reciclarse y convertirse en excelentes abonos orgánicos. ¿Sabes de qué manera se consigue esto? Se consigue mezclando las cenizas con el sustrato y el agua de riego de los cultivos, algo que hace que mejore el pH de los suelos principalmente ácidos.

Abono Biol

Este compuesto se basa en estiércoles fermentados en un bidón durante dos o tres meses. El extracto del estiércol debe entremezclarse con ceniza y agua, además de esto de hojas de alfalfa, melaza y levadura. El compuesto debe fermentarse con desechos orgánicos hasta conseguir una mezcla húmeda y viscosa, la como debe esparcirse sobre las hojas de las plantas. Además, cabe resaltar que el abono biol marcha como plaguicida y facilita el desarrollo de frutos vegetales.

Biofertilizantes

Los biofertilizantes se componen de esencias de microorganismos naturales residentes en el suelo y dejan, entre otras cosas, fijar el ázoe a los suelos, como captar el fósforo procedente de desechos sólidos. Su principal función es dotar de nutrientes las plantaciones para progresar el desarrollo y desarrollo de los cultivos.

Biosólidos provenientes de aguas negras

Estos abonos orgánicos emplean fundamentalmente aguas tratadas de alcantarillados, las que pueden servir para el riego de cultivos cuyo suelo denote alta concentración de patógenos. Las aguas son tratadas eliminando esmeradamente la predisposición de desechos sólidos para prevenir cualquier brote contaminante a tu cultivo.

Compost Bocashi

Proveniente de Japón, este abono se consigue al fermentar semolina de arroz, soja y harina de pescado. A estas materias se le añade suelo de bosque antes de comenzar la mezcla continua de los ingredientes para progresar y estimular la aportación de nutrientes. Su preparación es muy similar a la del compost pero se identifica por ser de manera notable más veloz (de una a tres semanas) y de efecto prácticamente inmediato.

Abonos verdes

Estos compuestos orgánicos se consiguen al sembrar plantas pequeñas como leguminosas y gramíneas. Dichas plantas deben arrancarse y enterrarse en la tierra para que se descompongan en el lugar, lo que dotará al suelo de ázoe y nutrientes ideales para facilitar la siembra de futuras cosechas.

Qué son los abonos orgánicos y tipos - Tipos de abonos orgánicos

Abonos orgánicos caseros

Muchos de los abonos orgánicos tienen como ventaja sus bajos costos de producción y simple preparación. A continuación, desde Sabioz, te presentamos múltiples géneros de abono orgánico casero que puedes preparar sencillamente. Abono orgánico líquido, abono orgánico en pellets y abono orgánico ecológico que alimentará al máximo tus cultivos.

Abono orgánico de Estiércol

El estiércol animal es el más habitual de los abonos caseros. Las heces de equinos, reces y aves son ricas en nutrientes para optimar los cultivos, por lo como es suficiente con dejar las heces compostar y descomponerse poco a poco para poder reutilizarlas.

Té de plátano

Para plantas carentes de potasio, no hay nada mejor que el té de plátano. Este abono orgánico líquido se consigue al hervir durante 10 minutos cascarillas de plátano troceadas en un litro de agua. A continuación, solo debes colar la infusión y agregar dos litros más de agua fría… ¡ya tendrás listo el té para regar tus plantas!

Residuos vegetales

Una opción espléndida y de lo más sostenible es volver a utilizar todos los vegetales que no hayas usado en tus cultivos. ¿Cómo? Pues solo debes enterrarlos en el suelo. Gracias a los nutrientes liberados por los vegetales, su descomposición enriquecerá el suelo.

Enraizantes para plantas

Los enraizantes para esquejes marchan como bioestimulantes para facilitar el desarrollo de las raíces. Los enraizantes se consiguen tras dejar en agua durante múltiples horas (de tres a cinco) granos de café, canela, semillas de trigo, ramas de sauce o lentejas. La idea es utilizar el líquido de los granos y semillas tratados para regar las plantas, dotando las raíces de nutrientes naturales que favorecen y agilizan su desarrollo.

Cáscaras de huevo para plantas

Utiliza las cascarillas de huevo, en pedazos o pulverizadas, para proteger las raíces de tus plantas del ataque de caracoles y orugas. Solo debes asegurarte de lavarlas bien antes de ponerlas sobre las plantaciones y, una vez descontaminadas, dejar que aporten calcio a las verduras y hortalizas de tu cultivo.

Abonar con hierba cortada

Toda la hierba podada es fuente de nutrientes orgánicos, con lo que guárdala bien para nutrir tus cultivos al máximo. Para aprovechar los pedazos de hierba que cortes, llena un recipiente grande (de unos 20 litros) con restos de hierba cortada, añade rebosante agua y deja descansar la mezcla durante un par de días. Luego, aplica el compuesto sobre la base de las plantas, siempre y en todo momento antes de realizar el riego común.

Abono con posos de café

Si no sabes qué hacer con todos los restos de tu cafetera, desde Sabioz te invitamos a que los acumules. Viértelos en un recipiente con agua y déjalos descansar durante dos o tres días para conseguir un abono orgánico líquido (o fertilizante líquido) ácido, muy rico en sustratos y en ázoe.

Restos de pelo

¿Sabías que el pelo humano y animal podría ser un enorme fertilizante ecológico? Quizá te suene extraño, pero la verdad es que si quieres dar con un abono orgánico casero económico y eficaz, el pelo de animales y personas puede ser una muy, muy buena opción. Esto se debe a que el pelo es rico en ázoe, por lo como puedes mezclarlo con tierra y agregarlo directamente sobre los cultivos, cerca de la raíz de las plantas.

Vinagre para abonar

Para plantas que requieren suelos ácidos (como las hortensias y las camelias, por ejemplo), el vinagre puede ser de gran ayuda. El ácido acético preciso para el recomendable desarrollo del cultivo se conseguirá de forma ideal al mezclar una cuchara de vinagre con 10 litros de agua. El riego aconsejado con este abono orgánico líquido es cada tres meses.

Lavanda

Plantar lavanda marcha como un abono orgánico ideal, pues esta planta atrae a un número significativo de insectos polinizadores. Como ya sabrás, cuantas más flores se polinicen, mejor salud tendrá tu huerto y/o tu jardín, con lo que aprovecha la lavanda para dar más vida a tus plantas.

Si quieres conocer con mayor detalle Cómo hacer abono natural, no te pierdas esta guía práctica de Sabioz.

Qué son los abonos orgánicos y tipos - Abonos orgánicos caseros

Abono orgánico en pellets

Para concluir la explicación, te presentamos la opción de utilizar abono orgánico en pellets. Si no sabes en qué consiste este procedimiento, desde Sabioz te contamos que se trata de una alternativa idónea para penetrar hasta el fondo de los cultivos de forma respetuosa con el medio ambiente.

Los pellets son un producto muy pequeño y de forma cilíndrica que se emplean, principalmente, como comburente, pues son de simple acceso y resultan una muy, muy buena opción renovable. Sin embargo, los pellets también son un fertilizante natural infrecuente, ya que los que se emplean para el bienestar de huertos y jardines están compuestos de materias primas que hacen de él un producto natural muy práctico que se puede repartir con sencillez y velocidad.

Qué son los abonos orgánicos y tipos - Abono orgánico en pellets

Diferencia entre abonos y fertilizantes naturales

En Sabioz te mostramos las principales diferentes entre abonos y fertilizantes, ya que muchos habitúan a confundirlos o, incluso, pensar que su función es la misma. ¡Veamos!

Qué son los abonos

  • Los abonos enriquecen la estructura del suelo sin alterar su composición.
  • Son, en su mayor parte, de origen vegetal y animal.
  • Se aplican directamente sobre el terreno, sin soluciones.
  • Su principal objetivo es devolver al suelo los nutrientes perdidos durante la siembra.

Qué son los fertilizantes

  • Los fertilizantes aportan nutrientes directamente a la planta.
  • Suelen utilizar compuestos químicos y requieren tratamiento industrial para su preparación (motivo por el como, a menudo, cuando la gente busca fertilizantes orgánicos acaba topando con los abonos citados anteriormente).
  • Deben disolverse en agua antes de tomar contacto con el suelo.
  • Aportan nutrientes y combaten la propagación de plagas y microbios.

Aunque, en su mayor parte, los fertilizantes son artificiales, también existen fertilizantes naturales caseros que puedes realizar desde la comodidad de tu hogar. Estos compuestos incorporan tanto materia orgánica como abono mineral, y la principal ventaja con respecto a los fertilizantes industriales es que requieren mucha menos energía y menos recursos para su preparación. Sin embargo. requieren un tratamiento cauteloso, pues su mezcla orgánica y mineral puede contener patógenos o bien otros agentes infecciosos que podrían dañar tus cultivos.

Si quieres leer más artículos similares a Qué son los abonos orgánicos y tipos, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Jardín y césped.

Entradas relacionadas: