Remedios caseros para la tos ferina

La tos ferina o tosferina es una enfermedad infecciosa y infecciosa causada por la bacteria Bordetella pertussis. Puede afectar a personas de cualquier edad y se identifica por una tos realmente fuerte que a veces puede complicar la respiración. Con la tos, y en consecuencia a través del aire, esta afección pueden contagiarse a otras personas.

Si bien la tos ferina he de ser diagnosticada y tratada por un médico, existen antídotos que se pueden preparar en casa y que pueden acudir a mejorar los síntomas de esta manera como el tratamiento médico indicado. Si buscas antídotos caseros para la tos ferina, en el presente artículo de Sabioz compartimos ciertas recetas que pueden asistirte a localizar alivio.

Remedio casero con ajo

El ajo contiene un principio activo llamado alicina, que entre otros beneficios es un antiinflamatorio y antibacteriano por antonomasia, lo que resulta de gran ayuda para combatir procesos infecciosos como los producidos por la bacteria de la tosferina. Un dato de interés es que aunque muchas personas habitúan a comer los ajos enteros para aprovechar los beneficios del ajo, la alicina se libera cuando el bulbo del ajo es cortado o triturado, con lo que esta es la forma recomendable de consumirlo con fines medicinales.

Un antídoto casero y fácil para combatir la tos ferina o tos convulsiva es rallar o desmenuzar tres dientes de ajo, agregar dos cucharadas de miel o azúcar moreno y tomar una cucharadita de esa mezcla 3 veces al día. Para hacerlo más digerible se puede mezclar la dosis con agua o una infusión natural sin azúcar.

Remedios caseros para la tos ferina - Remedio casero con ajo

Vinagre de manzana

El vinagre de manzana comparte con el ajo propiedades antibacteriales, con lo que resulta una buena mezcla para hacer antídotos caseros. En este caso, se puede mezclar una taza de este vinagre con 10 ajos desmenuzados y una taza de miel orgánica en un envase de vidrio con tapa. La mezcla resultante da para múltiples días de tratamiento y se toman dos cucharadas justo al levantarse. Pero es preferible tomar este tratamiento 1 vez al día durante 5 días, en tanto que pasados estos días las propiedades de los ingredientes van reduciendo, conque hay que consumirlo antes de ese tiempo.

Remedios caseros para la tos ferina - Vinagre de manzana

Infusión con drosera

También conocida como rocío del sol o hierba de la gota, la drosera o Drosera rotundifolia es una planta carnívora (se nutre de insectos) que tiene entre sus principios activos la plumbalgina, una sustancia que tiene propiedades antibióticas, expectorantes y antitusivas, y en el espectro de bacterias que combate se encuentra la autora de la tos ferina, con lo que se emplea como antídoto casero para calmar y mejorar los síntomas de la enfermedad.

La drosera acostumbra a encontrarse en tiendas expertas en forma de extracto, en tanto que la comercialización de la planta está prohibida en determinados países. La forma de consumirla para combatir la tos ferina es mezclando una cucharadita del extracto en un vaso de agua y tomar cada dos horas tantos días como precisemos hasta encontrarnos mejor, aunque es mejor proseguirse las pautas que se señalen en el envase o las que nos indique el médico.

Vapor de aceite de ciprés

El aceite esencial de ciprés tiene propiedades astringentes, asépticas y cicatrizantes que lo transforman en un aliado para mejorar determinados inconvenientes de la piel. Pero además tiene efecto antiespasmódico y antiinfeccioso, con lo que ayuda a mejorar los síntomas de inconvenientes respiratorios como la tos seca, bronquitis y tos convulsiva o tosferina mientras que ayuda a combatir los agentes infecciosos que los causan.

El aceite esencial de ciprés solo puede ser usado de forma externa, y como antídoto casero para la tos ferina se aprovecha mejor en forma de vapor medicinal. Para ello se disuelven 10 gotas de aceite esencial en un litro de agua caliente y se aspiran los vapores, preferiblemente en el baño para que no se desperdiguen tan velozmente. Este antídoto puede hacerse todas las noches hasta presentar mejoras.

Remedios caseros para la tos ferina - Vapor de aceite de ciprés

Preparado de cebolla y miel

La cebolla es un expectorante y depuratorio natural que combate las bacterias que causan la tos ferina, mientras que ayuda a adecentar las vías respiratorias y a expulsar la flema amontonada. Por su parte, la miel además de esto de ser un comestible con propiedades antimicrobianas comprobadas genera una salivación refleja (según lo que parece por su sabor dulce) que calma la irritación en la faringe y laringe, reduciendo la tos.

Uno de los antídotos caseros para la tos ferina que combina estos dos ingredientes consiste en recortar una cebolla grande, agregar en un recipiente a la vera de tres cucharadas de miel y dejar descansando toda la noche. A la mañana siguiente se cuela la mezcla y toma una cucharada cada dos horas.

Este artículo es meramente informativo, en Sabioz no tenemos capacitad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún género de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier género de condición o malestar.

Si quieres leer más artículos similares a Remedios caseros para la tos ferina, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario