Retinol para el acne: beneficios y de qué forma emplearlo

El acne es una afección cutánea común que se genera a raíz de un exceso de grasa en nuestra piel. Esta grasa es eliminada mediante los poros y, cuando estos se tapan o se inficionan, se generan los granos y las espinillas. Es una afección molesta y muy observable, en tanto que acostumbra a aparecer en el rostro. Además, el acne puede generar picor, malestar y dolor, y las espinillas pueden dejar cicatrices o marcas en las zonas en las que aparecen.

Por todas estas razones, son muchas las personas que intentan tratamientos para atacar el acne de forma eficaz. Uno de los activos naturales más potentes contra el acne es la vitamina A. Esta vitamina contiene compuestos orgánicos, llamados retinoides, de los que el más conocido es el retinol. El retinol es una de los compuestos más empleadas contra el acne, conque, en el artículo de Sabioz, te explicaremos por qué se emplea el retinol para el acne, cuáles son sus beneficios y de qué forma emplearlo.

Beneficios del retinol para el acne

El retinol está presente en muchos tratamientos cosméticos por los múltiples beneficios que aporta a nuestra piel. Principalmente, el retinol para la piel actúa en tres aspectos esenciales a lo largo del tratamiento del acne:

El retinol tiene efectos calmantes y antibióticos

Los granos y espinillas del acne pueden llegar a inficionarse. Durante su evolución se llenen y revientan dejando heridas que exponen las capas internas de la piel. Rascarlos, tocarlos, o simplemente su contacto con elementos contaminantes externos, puede generar pequeñas infecciones que complican su curación. El retinol combate las bacterias amontonadas, con lo que reduce el picor, el malestar y el riesgo de infección en los poros perjudicados.

El retinol regula la grasa

Además, el retinol es un enorme regulador de la grasa que se acumula en las distintas capas de la epidermis. Al compensar la producción de sebo, además reduce la aparición de nuevas espinillas. Al mismo tiempo, actúa de forma directa sobre la inflamación ya existente en los poros, impidiendo nuevas acumulaciones de lípidos. Por lo tanto, el retinol hace que la piel se vea más sana y lumínica.

El retinol reduce los efectos de los cambios hormonales

Una de las principales causas del acne es la existencia de desajustes hormonales, singularmente los que se generan cuando nuestro cuerpo sufre los cambios de la pubescencia. El retinol ayuda, de forma natural, a reducir los efectos que los cambios hormonales causan en la piel, con lo que resulta muy atinado en los tratamientos contra el acne juvenil.

Si quieres conocer más sobre la composición del retinol, dónde está y cuáles son sus usos, no dejes de visitar nuestro artículo Retinol: qué es y para qué exactamente vale.

Cómo utilizar retinol para el acne

Hay dos géneros de tratamientos de retinol para el acne: los tratamientos internos y los externos. Ambos pueden ser combinados entre sí.

Los tratamientos internos son aquellos en los que ingerimos el retinol, por lo general en forma de suplementos alimenticios. Actúan desde nuestro interior y son los más recomendados en casos de acne severo, acne juvenil y otros géneros de acne que requieren cuidados a largo plazo.

Los tratamientos de retinol en cápsulas son los más populares. Además, habitúan a combinar retinol con otro género de substancias de la misma forma ventajosas para la piel. Se toman cómodamente con un tanto de líquido, pero la cantidad, frecuencia y duración del tratamiento deben ser supervisados por un especialista.

Los tratamientos externos son los que aplicamos de forma directa sobre la piel, como las cremas con retinol o las ampollas de suero de retinol. Pueden emplearse como un complemento para los tratamientos internos o emplearse por separado con fines médicos o cosméticos, todo depende de la concentración del compuesto activo.

Las cremas con retinol tienen una estructura ligera que les deja penetrar hasta las capas más profundas de la epidermis. Están singularmente diseñadas para compensar la presencia de grasa, como además para favorecer la hidratación y la elasticidad de la piel. Hay cremas con retinol de empleo cosmético que, aunque no son particularmente indicadas para el acne, son recomendables, pues asisten a fortalecer la estructura cutánea natural.

Las ampollas de suero de retinol se emplean cuando se busca una mayor concentración del compuesto activo, así sea para tratamientos más específicos o simplemente pues se pretenden resultados veloces. La ligereza del suero hace que penetre velozmente y sus efectos se aprecian desde las primeras aplicaciones.

Además del retinol, exfoliar el rostro con regularidad es ideal para sostener la piel libre de impurezas. Entra a nuestro artículo Cómo hacer exfoliantes para el acne y para descubrir de qué forma hacer el tuyo.

Efectos secundarios del retinol para el acne

Los tratamientos a base de retinol para la piel pueden tener efectos secundarios. El más frecuente es la irritación, que puede ir desde un simple enrojecimiento hasta una ligera descamación. No es nada grave y desaparecerá al detener la aplicación.

La irritación acostumbra a formar parte del proceso de renovación de la piel, en tanto que el efecto exfoliante del retinol elimina las capas superficiales dañadas, mientras que estimula la regeneración. De cualquier forma, es frecuente querer la piel más sensible de lo normal.

Otros posibles efectos secundarios del retinol para el acne incluyen:

  • Aceleración del proceso: la piel expulsa el exceso de grasa por los poros, dando la sensación de que el acne empeora. En realidad, el retinol depura la piel y ayuda a disolver la grasa, por eso da la impresión de que esta se expulsa con más sencillez.
  • Aparición de máculas: si exponemos nuestra piel al sol durante un tratamiento a base de retinol, pueden aparecer máculas en la piel. La forma de minimizarlo es cuidar la higiene de la piel, evitando la acumulación excesiva de restos de crema y, además de esto, empleando protección solar.
  • Alergias al retinol: si se aprecian reacciones alérgicas tras aplicar tratamientos con retinol, será preciso suspenderlo y consultar a un especialista.

De cualquier forma, todos estos efectos secundarios se pueden evitar si se tiene la cautela de probar el tratamiento de forma progresiva. Se aconseja comenzar con pequeñas cantidades y separar las aplicaciones. De esta forma, dejamos que la piel se acostumbre poquito a poco.

Mantener el rostro limpio además es muy esencial tratándose de prevenir el acne. En Sabioz, te contamos todo lo que precisas para aprender Cómo hacer jabón para el acne.

Si quieres leer más artículos similares a Retinol para el acne: beneficios y de qué forma emplearlo, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Deja un comentario