Retinol: qué es y para qué exactamente vale

Solemos asociar el término “retinol” a la cosmética, pero ¿realmente qué es el retinol y para qué exactamente vale? La contestación corta es que el retinol es uno de los compuestos presentes en la vitamina A, un enorme antioxidante esencial para el recomendable desarrollo de tejidos, huesos y órganos.

El retinol es un tradicional en tratamientos médico-estéticos debido a sus múltiples y eficaces propiedades, no obstante, en el siguiente artículo de Sabioz detallaremos los sorprendentes beneficios de este derivado y te contaremos todo lo que has de saber sobre el retinol: qué es y para qué exactamente vale, como cuáles son los efectos secundarios del retinol que debes tener en cuenta antes de apostar por un tratamiento en específico.

Qué es el retinol

Genéricamente, el retinol es uno de los compuestos activos de la vitamina A, motivo por el como además se le llama vitamina A preformada. Pertenece a la familia de los retinoides y, aunque todos ellos son similares (ácido retinoico, retinol palmitato, retinaldehído, etc.), no son exactamente lo mismo. La principal diferencia entre ellos reside en su interacción con nuestro organismo.

La forma más pura y activa de los retinoides es el ácido retinoico, pero además es el que tiene más efectos secundarios para nuestro organismo y, por ende, se destina a tratamientos bajo supervisión médica. El retinol, por otro lado, es más inocuo, razón por la como es el metabolito más empleado en tratamientos que no precisan prescripción médica; los tratamientos estéticos de empleo tópico, los productos de cosmética, etc.

El retinol es un compuesto frágil, pues sus moléculas inestables se pueden ver perjudicadas por factores tan básicos como la luz y el aire. Se oxida con sencillez y, conforme se corrompe, pierde eficiencia. Es por este motivo que este producto se puede localizar en diferentes formatos que tratan de conservar su pureza: cápsulas, ampollas, dosificadores, etc. Las muy frecuentes investigaciones para sostener su estabilidad dan lugar a nuevos compuestos, como es el caso del retinol palmitato; una forma de retinol esterificada con ácido palmítico.

Dónde se encuentra el retinol

El retinol está presente en frutas y verduras ricas en vitamina A. Mediante la alimentación, los seres vivos lo sintetizamos y guardamos en el hígado, por eso además está presente en productos de origen animal que forman una parte de nuestra dieta. Una regla extendida para saber qué vegetales tienen un alto contenido en retinol es su color: verduras de hoja verde (lechuga, espinaca, etc.) y otros vegetales y frutas de color naranja (zanahoria, calabaza, melocotón, albaricoque, naranja, etc.). En este otro artículo encontrarás Alimentos ricos en vitamina A que deberías consumir con cierta periodicidad.

No obstante, si quieres asegurar un aumento de retinol en tu organismo, te invitamos a decantarse por productos dietéticos, médicos o bien homeopáticos ricos en vitamina A.

Para qué sirve el retinol

El retinol de empleo tópico es uno de los productos más empleados en cosmética por sus efectos en nuestra piel, y más concretamente para la capacitación y conservación de las células epiteriales. Esto, para resumir, quiere decir que dependiendo del retinol que contenga nuestro organismo tendremos una buena piel o no, esto es, una piel sana y flexible durante un buen tiempo.

Es por este motivo que el retinol para las arrugas es uno de los antídotos más frecuentes en el planeta de la estética, pues se trata de una sustancia presente en casi todos los tratamientos anti edad que existen. Esto se debe a sus increíbles efectos regeneradores sobre las células de nuestra piel y a su alto poder antioxidante. Así pues, el retinol es uno de los grandes milagros antiaging de la cosmética moderna. En el siguiente artículo de Sabioz te explicamos con más detalle Cómo utilizar el retinol para las arrugas, con lo que si tu objetivo es lucir una piel más joven, no te pierdas los fáciles pasos que te ofrecemos.

Sin embargo, y aunque este es su empleo más frecuente, no podemos dejar de conversar del retinol para el acne. La acción queratolítica del retinol exfolia las células fallecidas de la piel y desbloquea los poros, consiguiendo de esta forma una limpieza profunda muy ventajosa para las personas en tratamiento por acne.

La ligereza molecular del retinol le deja penetrar en las capas más profundas de la piel para regular la producción de substancias tan vitales para nuestro organismo como la melanina, la elastina, el colágeno o el ácido hialurónico. Pero no solo debemos conversar del retinol para la piel, en tanto que el tono de nuestros ojos, como el tener una buena vista son además responsabilidad del retinol. Esto se debe a que dicho derivado actúa directamente sobre la capacitación y la salud de la retina, de ahí su nombre.

Efectos secundarios del retinol

A pesar de sus múltiples beneficios, es esencial conocer los efectos secundarios que puede tener el retinol. Estos posibles efectos pueden evitarse sin inconvenientes, no obstante, desde Sabioz queremos que los conozcas bien:

  • Irritaciones y picores: un exceso de retinol puede resultar beligerante para la piel(especialmente en pieles sensibles). Para evitar que esto ocurra y se generen irritaciones y quemazones en tu piel, evita exceder la dosis diaria recomendada.
  • Manchas en la piel: no es recomendable la exposición al sol tras el uso inmediato del retino, en tanto que la oxidación del retinol con la luz podría provocar máculas en la piel y cambios de pigmentación. Desde Sabioz te invitamos a utilizar el tratamiento de noche y conjuntarlo siempre y en todo momento con el uso de protectores solares durante el día.
  • Intoxicación: en casos muy extremos, ingerir oralmente una cantidad desmedida de retinol (o vitamina A) puede provocar intoxicación. La toxicidad del retinol se debe a que nuestro cuerpo lo guarda en el hígado, de forma que si la cantidad ingerida es demasiado elevada, el hígado no conseguirá metabolizarlo y además interferirá con su recomendable funcionamiento. La toxicidad hepática puede causar además anemia, cambios de presión arterial (que se materializan en cefaleas y alteraciones del sueño, por poner un ejemplo), fotosensibilidad (sensibilidad a la luz que puede afectar a nuestra vista y a nuestra piel) y inconvenientes tanto óseos como musculares.

Debido a estos efectos secundarios, el retinol está desaconsejado a lo largo del embarazo y el periodo lactancia. Si se ingiere, he de ser en forma de productos homologados que hayan pasado un control de calidad y siempre y en todo momento bajo la supervisión profesional de un médico.

Si quieres leer más artículos similares a Retinol: qué es y para qué exactamente vale, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Belleza y Cuidado Personal.

Deja un comentario