Tratamiento de la pancreatitis aguda

La pancreatitis aguda se define por ser una hinchazón o inflamación del páncreas, que se genera de forma repentina. Esta nosología es diferente de la pancreatitis crónica, que hace su aparición por causas muy similares y con una sintomatología muy similar, pero que es más prolongada en el tiempo y cuyos episodios se suceden de forma reiterada.

La forma en la que debe afrontarse la pancreatitis difiere en función de si es aguda o de tipo crónico. Desde Sabioz te daremos las principales claves del tratamiento de la pancreatitis aguda, aunque no te olvides siempre y en toda circunstancia de consultar con el médico y de proseguirse sus consejos especializados.

Qué es una pancreatitis y cuáles son sus causas

Como hemos indicado anteriormente, la pancreatitis aguda es una inflamación del páncreas que se genera de forma súbita. En general, esta nosología afecta más a los hombres que a las mujeres. Sus causas pueden ser distintas, aunque muchas de ellas están relacionadas con:

  • Malos hábitos: o bien por no proseguirse pautas y cuidados saludables como, por poner un ejemplo, el consumo de alcohol. De hecho, se calcula que alrededor del 70% de los casos diagnosticados de pancreatitis aguda se debe a un exceso de ingesta de bebidas alcohólicas.
  • Cálculos biliares: esto es pues hacen que se acumule en el páncreas la bilis.
  • Genética: como ocurre con muchas enfermedades, la genética juega un papel esencial.
  • Otros: también puede darse por inconvenientes autoinmunitarios, tener altos los triglicéridos, lesiones en el páncreas por traumatismos o accidentes de automoción y también, incluso, por una operación en la que se haya dañado este órgano o sus conductos.
Tratamiento de la pancreatitis aguda - Qué es una pancreatitis y cuáles son sus causas

Tratamientos para la pancreatitis aguda

El tratamiento de la pancreatitis aguda cambia dependiendo de la causa que ha desencadenado esa inflamación repentina del órgano. En general, en estos casos, es frecuente que la persona sea hospitalizada para hacer todas las pruebas pertinentes y determinar el tratamiento que debe proseguirse, además de esto de hacerle un control los primeros días más pormenorizado de de qué forma responde y de sus muy frecuentes vitales.

  • Tomar calmantes: en un principio, la pancreatitis aguda se trata con calmantes, aunque es usual que se provea tratamiento también por vía intravenosa y que se suspenda la ingesta de comestibles y de líquidos para parar la actividad del páncreas. De esta forma, el paciente pasa a estar hidratado y nutrido por una vena del brazo, ya que no se puede comer ni tomar hasta el momento en que la inflamación del páncreas esté bajo control. Cuando es de esta forma, se comienza a comer de nuevo moderadamente, empezando por comestibles blandos.
  • Sonda en la nariz o boca: además de esto, es frecuente que los médicos determinen la conveniencia de poner una sonda en la nariz o en la boca para extraer todo lo que se tenga en el estómago, lo que es esencial si los dolores no mejoran o bien la persona devuelve.
  • Drenar el líquido amontonado: en otros casos, el tratamiento, siempre y en toda circunstancia mientras que se está hospitalizado, puede consistir en drenar el líquido que se ha amontonado en torno al páncreas, como la extirpación de los cálculos biliares, si este ha sido el factor que ha desencadenado el brote agudo.
  • Eliminar las obstrucciones del páncreas: de igual forma, el médico podrá barajar la opción de suprimir, si se han producido, las obstrucciones del conducto pancreático. En estos pacientes, se acostumbra a realizar una colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, consistente en emplear un tubo largo (se introduce por la garganta), que incorpora en su extremo una cámara para examinar el páncreas y las vías biliares. De este modo, se consiguen imágenes del sistema digestible que asisten a solucionar esta nosología.
  • Desintoxicación: en aquellos pacientes que la pancreatitis aguda se haya producido por un nivel alto de ingesta de alcohol o bien sean personas alcohólicas, lo más frecuente es que se deba proseguirse un tratamiento para evitar esta adicción o reducir el consumo de este género de bebidas.

También posiblemente te interese este otro artículo sobre Dieta para la pancreatitis aguda.

Tratamientos quirúrgicos para la pancreatitis aguda

El tratamiento de la pancreatitis aguda también puede incluir el paso por el quirófano. En este caso, podemos dialogar de dos géneros de operaciones:

  • La cirugía de la vesícula biliar: que se realiza cuando la pancreatitis aguda se ha producido por los cálculos biliares. Son situaciones en las que, incluso, se puede llegar a extraer la vesícula biliar.
  • La cirugía pancreática: este es otro tratamiento, que se aplica cuando es necesario drenar el líquido del páncreas o bien suprimir tejido que esté dañado o enfermo.

Estas cirugías son las más frecuentes en el tratamiento de la pancreatitis aguda. De todos modos, como hemos comentado, no hay toda vez que recurrir al quirófano. Desde Sabioz te invitamos a que asistas siempre y en toda circunstancia al médico ante cualquier indicio de que tienes una pancreatitis aguda y que sigas con todo detalle el tratamiento.

Tratamiento de la pancreatitis aguda - Tratamientos quirúrgicos para la pancreatitis aguda

Este artículo es meramente informativo, en Sabioz no tenemos capacitad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún género de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier género de condición o malestar.

Si quieres leer más artículos similares a Tratamiento de la pancreatitis aguda, te invitamos a que entres en nuestra categoría de Enfermedades y efectos secundarios.

Entradas relacionadas:

Deja un comentario